Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Penalti para el Atlético, gol imposible

Desde la final de la Champions que perdieron en los once metros han fallado cinco de los últimos ocho

Gameiro falla el penalti ante el Barcelona.
Gameiro falla el penalti ante el Barcelona. REUTERS

En momentos de desconsuelo hay quien recurre a la nunca contrastada anécdota que recuerda la justificación que le dio a su entrenador un delantero argentino, grandón y poco habilidoso según la leyenda, cuando falló un penalti decisivo: “Míster, de penal no se gana”, dicen que dijo. Lo cierto es que el romanticismo futbolístico en el que se amparaba el jugador sin nombre no casa bien con el resultadismo que impera en la actualidad. Y mucho menos cuando la excepción parece haberse convertido en norma, al menos en lo que tiene que ver con el Atlético de Simeone.

Penalti para el Atlético, gol imposible

Desde que Juanfran envió al palo el octavo lanzamiento en la tanda de penaltis de la final de la Liga de Campeones de 2016 ante el Real Madrid, los rojiblancos suman cinco fallos en los siguientes ocho lanzamientos. El último, el desperdiciado por Gameiro el martes ante el Barcelona, y que habría igualado el partido a 30 minutos del final, supuso el 19º error desde los once metros en la era Simeone, de un total de 68.

Antoine Griezmann, con cinco desaciertos en 10 disparos, cuenta con el peor porcentaje de los tres principales tiradores con los que ha contado Simeone en sus seis temporadas en el banquillo. Falcao registró un solo error en 12 lanzamientos, y Diego Costa, cuatro en 14. “Hay jugadores que los asumen como lances del juego y otros que pueden manifestar este tipo de conductas de evitación”, asegura Carlos Rey, Psicólogo deportivo, coach y cofundador de UPAD Psicología y Coaching, sobre la decisión de Griezmann de ceder el último penalti a Gameiro. “El problema de la ansiedad es cuando nuestra mente deja de estar atenta y se va a la duda, al pensamiento que genera inseguridad. Para solucionarlo habría que tratar de que el jugador se focalizase en determinados pensamientos, sensaciones o rutinas que le ayuden después a centrarse en la consecución de un rendimiento”, añade Rey. “A veces los deportistas se concentran demasiado en el resultado y el partido de ayer [por el martes] puede ser ejemplo. El resultado no depende completamente del rendimiento. Por eso deben trabajar su atención en lo que es importante, en las habilidades de autodominio”, resalta.

Sin especialistas

El disparo de Gameiro, fuerte y centrado, supuso el primer desacierto del francés en su segundo lanzamiento con la camiseta rojiblanca. Lo curioso es que durante su época en el Sevilla logró 12 tantos en 15 intentos y esa especialización resultó uno de los puntos influyentes para su llegada a Madrid. A todo este infortunio se añade que Cillessen no es precisamente un especialista en la detención de penas máximas. El portero holandés del Barcelona solo ha salido airoso en dos de los 29 penaltis que le han lanzado a lo largo de su trayectoria. De hecho, durante el Mundial de 2014, en el último minuto de la prórroga de los octavos de final contra Costa Rica, Louis van Gaal, seleccionador holandés, hizo entrar al portero suplente, Tim Krul, para hacerse cargo de la tanda de penaltis. La decisión, pese a resultar efectiva —la Oranje pasó a cuartos—, irritó al entonces meta del Ajax.

Luis Aragonés, que en sus 12 temporadas como futbolista rojiblanco marcó 30 penaltis, se encuentra en lo más alto del ranking de especialistas de la historia del Atlético. Desde entonces hasta ahora las penas máximas para los rojiblancos lo son todavía más. Y no hay leyenda, real o no, que consuele semejante estadística.

Más información