Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Luis Suárez: “Me río de la expulsión, parece que era lo que quería el árbitro”

El delantero, tras ser expulsado, arremete contra Gil Manzano, pese a que la directiva había pedido a los futbolistas que no hablaran más de los arbitrajes

Suárez celebra su gol en la Copa. En vídeo, rueda de prensa de Simeone. Foto: AP. Vídeo: ATLAS

En la previa, Luis Enrique había advertido que sus muchachos iban a sufrir si querían superar al Atlético. Tenía razón el asturiano. Lo que seguramente no preveía el entrenador del Barcelona era la intensidad del sufrimiento que padecerían los azulgrana. Hasta el duelo frente al cuadro rojiblanco, los azulgrana solo habían visto una cartulina roja; ayer, en el choque más importante de lo que va de campaña, vieron dos. Sergi Roberto y Luis Suárez se fueron antes de tiempo a las duchas. Primera expulsión para el catalán en su carrera, mientras que el charrúa vio la roja por primera vez con la camiseta del Barça. El 9 se perderá la final. “Se veía venir”, soltó, con rabia, el uruguayo.

“Me río de la expulsión porque parece que era lo que quería el árbitro. En ningún momento tengo la intención de golpearlo en el salto”, arremetió el goleador, una semana después de que la directiva del Barça pactara con los jugadores rebajar las protestas contra los colegiados. No fue Suárez el único que habló del arbitraje. Comenzó de manera sibilina el técnico del Atlético, Diego Simeone. “Ustedes ven todo. No hace falta que me pregunten. Nosotros tenemos que hablar de fútbol y ustedes tienen que hablar de lo que normalmente hablan”, concedió. Pero se soltó en declaraciones a GolTV: “Desde todos los lados se ven las cosas que más convienen a cada equipo, pero tengo claro por qué en Champions tenemos más opciones que en Liga o en Copa”.

Además de lanzar airadas críticas, quiere Luis Suárez que el club apele la segunda amarilla que le enseñó Gil Manzano tras la lucha por un balón aéreo con Koke. “Creo que es lo justo, pero ya se sabe cómo va...”, pidió el 9. Y el director deportivo, Robert Fernández, recogió el guante: “Estudiaremos las imágenes, sobre todo en el caso de Suárez, para ver si se puede apelar esa amarilla. Se ve claramente que no tiene ninguna intención de hacer daño”. Luis Enrique, sin embargo, no se mostró muy optimista. “Hay que recurrir, pero tira de antecedentes y verás lo que pasa con los recursos”, convino el técnico, que se marchó cabizbajo del Camp Nou, muy crítico con el juego de su equipo.

“Este tipo de partidos no me gustan y me hacen daño. La tensión de este partido nos ha pasado factura, no es normal que perdamos tantos balones. No estoy nada contento, pero tengo confianza máxima en mis jugadores. Será una noche muy larga”, subrayó. Y analizó: “La expulsión de Sergi Roberto nos hizo mucho daño. Hicimos una primera parte temerosa, y en el segundo tiempo, en el que habíamos empezado bien, después de la primera roja, volvieron todos nuestros miedos”.

Sin embargo, el entrenador del Barcelona invita al optimismo. “Tuvimos un calendario en enero súper exigente y con jugadores de baja, pero no caigamos en la tentación de analizar solo esto. No analicemos solo el día de hoy, ni tampoco el del Betis. No hay que mirar el árbol, hay que mirar el bosque y el bosque es muy frondoso”, explicó. Y se lamentó por la lesión de Mascherano (lesión muscular en los isquiotibiales de la pierna izquierda). “Pero estamos en la final. Mi equipo ha sabido sufrir”, concluyó.

Suárez no hizo caso al árbitro, según el acta

El acta de Gil Manzano refleja que Luis Suárez hizo caso omiso de sus instrucciones y de las del cuarto árbitro. En el apartado de “Otras incidencias”, Gil escribe:

“El jugador número 9 del equipo F.C. Barcelona, D. Luis Alberto Suárez Díaz, una vez expulsado, retrasó su salida del terreno de juego de manera considerable, haciendo caso omiso a mis instrucciones. Una vez fuera del terreno de juego permaneció en las escaleras de acceso al túnel de vestuarios observando el partido hasta que éste finalizó, a pesar de que el cuarto árbitro comunicó en reiteradas ocasiones de que debía marcharse a los vestuarios, haciendo nuevamente caso omiso a estas instrucciones”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información