Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un partido inoportuno

La coincidencia del Real - Barcelona con la víspera de la tamborrada enerva al club donostiarra

Tamborrada en la playa de La Concha en las fiestas de San Sebastián.
Tamborrada en la playa de La Concha en las fiestas de San Sebastián.

“¿Se imaginan un partido en Sevilla en Viernes Santo a las nueve de la noche...? Pues es lo mismo que un partido de la Real a las nueve y cuarto en la víspera del día de San Sebastián”, clamaba el presidente del equipo donostiarra, Jokin Aperribay, contra el horario impuesto al encuentro de este jueves contra el Barcelona en la ida de los cuartos de final de la Copa del Rey. La Real llevaba días y días señalando lo importuno de esa fecha o/y de ese horario para el trascendental encuentro. Cuando el día se consideró inamovible, la Real solicitó que se disputase en el otro horario de la Copa, las 19 horas. El motivo es que la tradición dicta que la víspera del día de San Sebastián, con su popular tamborrada, comienza a las 00,00 horas con la izada de la bandera en la Plaza de la Constitución y previamente se celebran las cenas en las sociedades gastronómicas que preceden a dicho momento. El menú clásico se compone de consomé, angulas, solomillo y pantxineta, aunque las respectivas economías pueden alterar los ingredientes del menú.

La Liga de Fútbol Profesional no ha atendido los requerimientos de la Real, alegando que es un partido en abierto (Gol Tv) y obviando todos los condicionantes expuestos por el conjunto albiazul. Tal fue el enfado realista, que tras el partido contra el Málaga, no atendieron a las entrevistas obligatorias con el operador de televisión, en señal de protesta. Porque además de la fatal coincidencia del partido con la víspera de San Sebastián se denunciaba la diferencia de tiempo de recuperación entre el Barcelona, que jugó el sábado (en el Nou Camp) y la Real que lo hizo el lunes (en la Rosaleda).

Tras las negativas de los órganos decisorios, que “sí acceden a cambiar días y horarios cuando afecta a Madrid o Barcelona”, según afirmó Aperribay, la Real he puesto en marcha los mecanismos para que la tamborrada llegue al estadio de Anoeta. Para ello regalará 28.000 delantales y pañuelos (básicos en la indumentaria de la fiesta) a quienes acudan al campo. Ha establecido también la cesión de abonos para acceder al campo a los socios que no piensen acudir, rebajas a los estudiantes (con derecho a entrada y pintxo en varios bares) y tamborrada a cargo de dos peñas realistas, Goazen Erreala y Txirritako Txuri Urdinak, para que eleven el ambiente antes, durante y después del partido.

Ahora solo falta saber por qué optará el púbico donostiarra, por la tradición o por el presente de un partido apasionante. El Barça acostumbra a sufrir en Anoeta, un estadio que actúa como péndulo del destino blaugrana.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información