Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zaza por fin es del Valencia

La Juventus cede el delantero italiano al club che, con opción prácticamente obligada de compra por 16 millones de euros

Zaza en el West Ham.
Zaza en el West Ham. REUTERS

La sinrazón que mal gobierna el Valencia ha elevado la paradoja a la enésima potencia. Simone Zaza, el deseado delantero por el que suspiraba Prandelli, que también quería García Pitarch, jugará definitivamente en Mestalla hasta el final de temporada. Finalmente, Alexanco, el director deportivo interino y Vicente Rodríguez, adjunto a la secretaría técnica, cerraron con la Juventus de Turín el acuerdo del préstamo del delantero italiano que ha ocasionado un terremoto en el seno del club che, con las renuncias de Prandelli al banquillo de Mestalla y de García Pitarch de la dirección deportiva.

Como si no hubiese otro delantero en el mundo, el empeño del Valencia en Zaza no le saldrá barato. En posición de debilidad, más aún tras la fractura de tobillo de Rodrigo Moreno que se produjo el viernes, la necesidad del conjunto che ha sido aprovechada por la Juventus que cobrará dos millones de euros por la cesión de Zaza, obligando a su vez al Valencia a quedárselo en propiedad a final de temporada previo pago de 16 millones si el delantero disputa un mínimo de diez partidos, siempre y cuando el club che permanezca en Primera.

Zaza fue el detonante de la renuncia de Prandelli al banquillo de Mestalla al comprobar que su apuesta por el jugador perteneciente a la Juventus era cuestionada por la propiedad. Según el técnico italiano “consejeros externos al club” persuadían a Lim para no contratarlo. Prandelli, haciendo las veces de negociador, tras convencer a Zaza para que se incorporase al Valencia en el mercado invernal y comprobar que tras el parón navideño el delantero no estaba fichado, se sintió deslegitimado, traicionado por Lim, Layhoon y García Pitarch y presentó su renuncia. El director deportivo continuó el camino marcado por el dimisionario entrenador che para cerrar de una vez por todas el fichaje de Zaza. Y García Pitarch se encontró también con la reticencia de Lim desde Singapur. Y al igual de Prandelli desistió de su cargo. “No quiero ser más un paraguas para la propiedad”, dijo en su despedida el exdirector deportivo.

Cinco meses de permanencia en la Premier han devaluado a Zaza que tan solo solo ha dispuesto de 460 minutos de juego repartidos en ocho partidos disputados en el West Ham sin anotar ningún gol, tampoco en la Copa de la Liga inglesa en tres partidos más. El club londinense tenía la obligatoriedad de quedarse con el atacante internacional italiano de disputar 14 partidos con los Hammers. 20 millones de euros era el precio a pagar a la Juventus, renunciando el club londinense finalmente a tal posibilidad. “Potencia, instinto, clase y capacidad para marcar goles. Muy pesado”, definía a Zaza la web de la Juventus en su despedida camino de Londres, paso intermedio hacia la capital del Turia y de Mestalla.

Nacido hace 25 años en Policoro, en la provincia de Matera a orillas del Mar Jónico, Simone Zaza se formó en el Atalanta de Bérgamo donde debutó en la serie A italiana con 18 años. Tres cursos después, sus 18 goles anotados con el Ascoli en la serie B propiciaron su fichaje por el Sassuolo, destapando sus cualidades y contribuyendo al ascenso a la máxima categoría del Calcio del club de Módena con el que logró 21 goles en 69 partidos. En el verano del 2015 la Juventus pagó 18 millones al Sassuolo por su jugador estrella ya convertido en internacional. En Turín, bajo la sombra de Higuaín y Dybala, el rendimiento de Zaza fue discontinuo, consiguiendo ocho goles en 24 encuentros dispuestos con La Vecchia Signora. En la selección italiana ha disputado 16 partidos anotando un gol.

Zaza tiene un reto por delante. La dolorosa venta de Alcacer dejó un vacío en la afición che y sin un delantero del área al Valencia. “No quiero vender a Alcácer. No vamos a vender a Alcácer”. Mientras pronunciaba ante los peñistas che tales palabras en dificultosos castellano la presidenta Layhoon, Lim cerraba la venta de Alcácer al Barça. Munir hacía el camino inverso hacia Mestalla y la maquinaria de comunicación del Valencia bautizaba la cesión del hispano-marroquí como “el nou nou”, juego de palabras en valenciano, el nuevo nueve, dando por hecho que Munir haría olvidar la ausencia de Alcácer, vilipendiado por la afición che por aceptar la oferta culé. Ni Munir (tres goles), Santi Mina (2) y Rodrigo (4), tienen el instinto de área de Alcácer. Mestalla confía en que Zaza, el delantero por el que apostó Prandelli, sea el que saque de la miseria al Valencia con sus goles.

Más información