Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Javier Fernández se queda fuera del podio de la final del Grand Prix

Yuzuru Hanyu revalida el título gracias a la ventaja obtenida en el corto. Mala actuación de los favoritos

Javier Fernández, durante el  programa libre.
Javier Fernández, durante el programa libre. REUTERS

Los dos patinadores que se han disputado todos los títulos en los últimos años con una supremacía indiscutible exhibieron una de las peores actuaciones que se les recuerda en la final del Grand Prix de Marsella. De este mal capítulo para dos grandísimos competidores salió coronado Yuzuru Hanyu, cuya ventaja obtenida en el programa corto le valió para revalidar la corona y convertirse en el primer patinador que gana tres títulos seguidos. De hecho, en el largo solo pudo obtener la tercera mejor puntuación (187,37) para sumar un total de 293,90. El bicampeón del mundo Javier Fernández, que buscaba el único grande que le falta sin contar los Juegos, se hundió hasta la cuarta plaza tras obtener 177,01 en el programa largo (la cuarta mejor nota) y 268,77 en total. Es la primera vez que se cae del podio de un grande desde su cuarto puesto en los Juegos de Sochi 2014. 

Hanyu le abrió la puerta. Había una posibilidad para la remontada de Javier Fernández, a 15 puntos de diferencia, y se estaba dando: la exigencia y dificultad del programa libre condenaron al japonés y lo llevaron al suelo y a la extenuación. Fernández, su compañero de entrenamiento y rival sobre hielo, salía justo después con la presión de poder ser campeón en la final. Al descalabro del japonés le siguió el del español, cuyo primer cuádruple (cuatro giros) se quedó en triple y que en el triple axel (tres giros y medios) se fue al suelo.

La jornada del largo en la final dejó dos actuaciones soberbias de dos jóvenes talentos. El estadounidense Nathan Chen, de 17 años, logró la mejor nota del día (197,55), mejor marca personal, con un programa que incluía cuatro cuádruples, algo que solo hizo también Yuzuru Hanyu, pero Chen los aterrizó todos bien en una espectacular exhibición de fuerza que le valió la plata en la final (282,85 en el total). El bronce fue para el japonés Shoma Uno, 19 años, con un programa casi sin errores, completando bien los tres cuádruples para sacar también su mejor marca personal en el libre (195,69) y un total de 282,51.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.