Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Real Madrid se sobrepone a la fatiga y vence al Gran Canaria

El conjunto de Laso, desgastado tras disputar cinco partidos en 10 días, abraza la casta de Nocioni para consolidar el liderato

Llull sortea la marca de McCalebb.
Llull sortea la marca de McCalebb. EFE

El carácter de Nocioni permitió al Madrid superar el agotamiento del calendario y la autocomplacencia tras su exhibición en el Palau para, 48 horas después, superar al Gran Canaria (68-76). “Reaccionamos como debíamos. Vinimos con ganas de ganar otra vez tras un triunfo como el de Barcelona y, a pesar de la fatiga, sacamos eso que se necesita de vez en cuando para vencer. Hay que tratar de seguir haciendo las cosas bien”, resumió El Chapu tras la victoria blanca, cimentada en su defensa y en sus 12 puntos (con un 4 de 6 en triples).

El martilleo de Ayón (10 puntos y tres rebotes en el primer cuarto) y la puntería de Kuric marcaron la puesta en escena en el Gran Canaria Arena de Las Palmas. El dominio del pívot mexicano en la pintura, aprovechando la ausencia por lesión de Planinic y el destemple de Baéz y Pasecniks, protagonizó la arrancada madridista, pero la dirección de Oliver y la ráfaga de tres triples consecutivos de Kuric permitieron al conjunto de Casemiro equilibrar el pulso en un santiamén. Del 2-9 del minuto cuatro se pasó al 17-17 del minuto nueve, preludio de una batalla vibrante.

Precisamente los interiores del conjunto amarillo lograron el punto de ebullición en los locales aprovechando el tempranero viaje de Maciulis al banquillo por dos faltas. Primero Báez y después Pasecniks (autores de 13 de los 22 puntos de su equipo en el segundo parcial) elevaron la intensidad del duelo para calibrar la fatiga física y mental del Madrid después del homenaje europeo en cancha del Barcelona el viernes (63-102). Con cinco partidos en los últimos 10 días y las bajas de Thompkins y Draper en la rotación, los de Laso torcieron el gesto ante la vigorosa reacción de su rival y apenas pudieron capear el temporal con las apariciones episódicas de Felipe Reyes para evitar que la pugna por el rebote se desequilibrara del todo.

El aterrizaje de McCalebb puso los puntos necesarios para que el Gran Canaria diera su primer estirón (39-32, m. 19). “Hemos ido perdiendo energía y les hemos dejado correr. Nos falta frescura y la necesitamos para ganar”, analizaba Laso al descanso. Sin embargo, mientras Doncic medía sus cuotas de energía para no confundir la velocidad con las prisas, los primeros puntos de Llull volvieron a colocar al Madrid por delante a la vuelta de la caseta (41-42, m. 24). El base menorquín encontró la puntería antes que el resuello y entre gestos de achaques comenzó a acaudillar a los suyos.

Los 11 puntos de Llull en el tercer cuarto no bastaron para contener a un Gran Canaria más fluido en ataque y más potente en el rebote (56-55, m. 30). Sin embargo, ni Kuric ni McCalebb fueron capaces de estirar sus rachas y el partido entró en un atolladero hasta que la casta de Nocioni revitalizó al Madrid. La firmeza defensiva del Chapu, bien secundada por Taylor y Rudy, permitieron ganar aire a los de Laso (58-65, m. 36). Báez estiró la resistencia de los amarillos, pero el líder se sobrepuso a la fatiga gracias a su jugador más corajudo: Andrés Nocioni.

Todas las estadísticas del partido

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información