Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Messi lidera el veto a la prensa de la selección argentina

El astro anuncia la medida en respuesta a las acusaciones contra Lavezzi de que fumó porros en la concentración

Conferencia de prensa de los jugadores Argentina liderados por Messi

La selección de Argentina no tiene paz. No la tiene cuando pierde 3-0 contra Brasil, pero tampoco cuando gana. La victoria ante Colombia no calmó la tormenta de críticas que siguió a la caída en Belo Horizonte y el día después del triunfo en San Juan el tema pasó por otro lado.  Lionel Messi ha anunciado que los jugadores no hablarán más con la prensa local en solidaridad con el delantero Ezequiel Lavezzi, acusado por un periodista de radio de consumir marihuana en la concentración antes del partido contra Colombia, en el que ni siquiera fue al banco. Lavezzi ya ha anunciado que se querellará contra Gabriel Anello. El comunicador redobló la apuesta y en su programa tildó de "cobardes" a los jugadores del seleccionado.

"Preferimos dar la cara antes de mandar un comunicado. Estamos acá para comunicarles que hemos tomado la decisión de no hablar más con la prensa", dijo Messi, acompañado por sus 25 compañeros, antes de marcharse de la sala de prensa del estadio Bicentenario de San Juan. Los futbolistas comparecieron tras derrotar por 3 goles a 0 a la selección de Colombia. "Recibimos muchas acusaciones, muchas faltas de respeto y nunca dijimos nada. La acusación que le hicieron al Pocho [Lavezzi] es muy grave".

El día del partido para la selección de Argentina había empezado con un rumor lanzado por Anello en Twitter contra Lavezzi, de 31 años. El jugador del Hebei Fortune de China es uno de los futbolistas más criticados por la prensa local por haber sido convocado para esta doble fecha de eliminatorias a pesar de no haber jugado en los últimos cuatro meses por una lesión en el hombro.Sin embargo, para Bauza, Lavezzi "ayuda en la convivencia".

"Si no decimos nada, la gente se cree que es así, que es verdad. Y preferimos cortar esto de una vez. Lamentamos mucho que esto sea así, pero no nos queda otra. Sabemos mucho que aquí hay algunos que no están en ese juego de faltarnos el respeto, que pueden opinar si jugamos bien o mal, pero meterse en la vida personal de uno, que no es la primera vez que pasa, no lo podemos permitir, es muy grave. Nos van a seguir matando, van a seguir diciendo un millón de cosas como vienen diciendo, pero no vamos a ser partícipes de eso", dijo Messi.

El periodista, también señalado por sus colegas, no se dejó amedrentar: "Hay una cobardía en los chicos de la selección de quedarse con el mensaje que yo dije. A ver, simplemente podrían haber dicho 'no queremos hablar más con esa persona'. Si el problema soy yo, que no hablen más con mi medio y se acabó la historia".

Por la tarde, cuando el rumor ya ocupaba los portales de la prensa, Lavezzi usó su cuenta de Twitter para anunciar "acciones legales contra Gabriel Anello". "Por sus falsas declaraciones contra mi persona, por los graves daños que han generado a mi familia y en mi trabajo", escribió. El tuit que generó el enfrentamiento decía que "Lavezzi se fuma su segundo porro (cigarrillo de marihuana) en la concentración. Tenemos la selección y jugadores que merecemos".

No es la primera vez que sucede un episodio de este tipo en la selección nacional. En pleno Francia 98 los jugadores liderados por Diego Simeone decidieron cortar el diálogo con la prensa luego de que se corriera un rumor sobre un posible doping positivo de Juan Sebastián Verón. "Vos sos contra mí", le dijo el entonces entrenador de la albiceleste, Alfio Basile, al periodista Román Iucht en 2007, un poco cansado por las críticas y otro poco celoso por el prestigio que por esos días cobraba Marcelo Bielsa. Otro caso recordado es el de Diego Armando Maradona, al frente del combinado nacional, la noche en la que consiguió la clasificación al mundial de Sudáfrica 2010. "La tenés adentro", le espetó al reportero Toti Pasman, quien aprovechó comercialmente el exabrupto y editó un libro con ese título.

Se trata del último conflicto de una serie de muchos ocurridos en los últimos meses. El conflicto con intervención en la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), con una comisión normalizadora que parece enquistada en el poder, aunque sin el aval de los clubes más poderosos; las críticas de Messi a la organización logística de la AFA; la derrota en la Copa América Centenario -otra vez a manos de Chile- y la posterior renuncia con Messi; el cambio de entrenador; el fracaso en los Juegos Olímpicos; la lesión del astro y el entrevero dialéctico generado entre Bauza y el FC Barcelona, son algunos de los problemas acumulados y que enrarecen aun más el clima.

El próximo partido de Argentina es el 23 de marzo, cuando el combinado de Bauza recibirá a Chile. La clasificación para el Mundial de Rusia 2018 la lidera Brasil, con 27 puntos, por delante de Uruguay (23), Ecuador y Chile (20). Argentina está en el quinto puesto, con 19 puntos, lo que le obliga, por ahora, a jugar la repesca.

Más información