Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bale se pone en modo líder

El galés, el más enchufado de la BBC, solventa con dos goles un partido complicado

para el Madrid. Mientras, Cristiano vive en la pesadumbre pese a la renovación

La celebración de Bale tras el segundo gol al Leganés. Ver fotogalería
La celebración de Bale tras el segundo gol al Leganés. Getty Images

Gareth Bale decidió ayer que la modorra con la que el Madrid saltó al campo para enfrentarse al Leganés tenía un límite. A eso de las 12.37, cuando en el Reino Unido ya están terminando de comer, en lugar de dirigirse a tomar el vermut, el galés recogió un pase de Isco y enfiló la portería contraria. En realidad, ya había tirado la diagonal antes de que Isco pusiera la pelota en el suelo para centrar. No le pudo frenar nadie.

El Madrid no había hecho nada y se encontró con ventaja en el marcador. Bale marcó el segundo un instante antes del descanso. Un gol de pillo, estaba justo donde cayó la pelota —peinada por Varane tras un centro de Kroos— y puso la puntera para anotar. “Ese gol nos mató”, reconoció Asier Garitano, el técnico del Leganés.

Bale se puso ayer en modo líder. El galés lleva siete goles en lo que va de temporada. Tres seguidos después de no ver portería contra el Athletic y el Alavés. El extremo, de 27 años, había anotado un doblete en el estreno liguero en Anoeta y luego nada hasta el tanto del empate contra el Eibar un mes y medio después.

Parece el más activo de una BBC gris y falta de forma (tres goles menos que el año pasado a estas alturas de temporada). Benzema es baja por problemas musculares mientras que Cristiano vive sumido en la pesadumbre. Ayer no remató ni una sola vez a portería. Todo el peso del partido y del ataque recayó en Bale. De los siete remates a puerta del Madrid, seis fueron del galés, que también lideró la estadística de pases entre los tres atacantes (40, por los 28 de Cristiano y los 8 de Morata) y la de las acciones totales (63 por las 38 del portugués y las 24 del español). Fue también el que más jugadas finalizó, 21, por delante de Marcelo (20), Morata (14) y Cristiano (12).

Lleva Bale los mismos goles que el portugués, pero para marcar los siete ha necesitado 18 remates menos (60 por los 78 de CR). Su participación en el juego es superior a la de Cristiano (489 pases y 764 toques de balón por los 390 y 598, respectivamente, de su compañero). Cristiano se mueve de un sitio a otro y cambia continuamente de posición con la esperanza de cazar más balones y, sin embargo, Bale está siempre en el sitio correcto en el momento correcto, como lo demuestra el segundo gol. El galés se está convirtiendo en un depredador.

Todos defienden a Cristiano, hacen piña a su alrededor y dicen que no pasa nada, pero que vive desquiciado sin el gol es evidente. Su último tanto en el Bernabéu fue el 14 de septiembre contra el Sporting de Portugal. Ayer se mosqueó con todo el que le pasaba por delante: con el árbitro por no pitar una falta y por no sacar tarjeta, con Carvajal si no llegaban los centros, con Isco si no encontraba línea de pase, con Bale si no le pasaba la pelota… En cada perdida de balón (ocho) ni corría detrás de él o del rival para intentar recuperarlo.

Mimos al portugués

Cristiano tiene 31 años, su físico ya no es el de sus primeras temporadas y él lo sabe. Cada vez vive más cerca del área para no bajar sus registros goleadores. Ha perdido influencia en el juego porque ya no es el velocista de antaño —las rodillas le han castigado—; vive obsesionado con el gol y nunca lo ha ocultado, pero la única manera de dejar huella es marcando y si no lo consigue ve reducido su protagonismo. Y cada vez lo lleva peor.

Todos le miman e intentan que no haya agravios. A Zidane le preguntaron ayer cuánto de cerca estaba de empezar la era del Madrid de Bale. Y el técnico tuvo a bien quitarse elegantemente del debate. “Yo estoy pensando en el equipo, me importa el equipo, estoy contento con el trabajo de todos. Luego, hay uno que puede marcar la diferencia, pero a mí lo que me mola es el equipo”, dijo para evitar golpear la moral del portugués.

Todos los que han renovado antes que él (Kroos, Modric, Lucas y Bale) han comparecido en la sala de prensa del Bernabéu. A Cristiano, que ha ampliado su contrato hasta 2021, se le concede otro tipo de honor. Este lunes (13.30) será acompañado por Florentino Pérez en el palco del estadio. Una forma de seguir dándole protagonismo y liderazgo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información