Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Baskonia presume de solidez ante el Madrid

A contrapié toda la noche, los de Laso caen a pesar de la exhibición de carácter de Doncic. Su paisano Blazic sentencia

Doncic intenta pasar ante Blazic y Voigtmann.
Doncic intenta pasar ante Blazic y Voigtmann. EFE

El Baskonia se impuso al Madrid en la tercera jornada de la Euroliga con un ejercicio de solidez liderado por la puntería de Jaka Blazic. El alero esloveno se coló en la fiesta de su compatriota Doncic que persiguió, con casta y sin premio, una remontada que nunca llegó. A contrapié toda la noche, los blancos perdieron el décimo partido europeo en casa en toda la era Laso (cinco de ellos el curso pasado). El tesoro lo encontró el Baskonia que ya venció a los blancos en el doble duelo continental del año pasado.

Real Madrid, 87 - Baskonia, 91

Real Madrid: Llull (13), Rudy Fernández (3), Thompkins (-), Taylor (-), Ayon (16) —quinteto inicial—, Randolph (9), Draper (-), Doncic (15), Maciulis (-), Felipe Reyes (11), Carroll (11) y Hunter (9).

Baskonia: Larkin (11), Akognon (5), Hanga (12), Shengelia (14), Voigtmann (18) —quinteto inicial—, Sedekerskis (5), Blazic (21), Diop (-), Tillie (5) y Luz (-).

Parciales: 19-32; 24-22; 23-15 y 21-22

Árbitros: Javor (SLO), Mogulkoc (TUR) y Hordov (CRO). Eliminado por faltas Akognon.

BarclayCard Center. Unos 12.000 espectadores.

Se lucieron Voigtmann y, sobre todo, Shengelia en la vigorosa puesta en escena del Baskonia (0-7, m. 1; 4-13, m. 4). El ala-pívot georgiano cogió carrerilla aprovechando el destemplado marcaje de Thompkins y lanzó a su equipo mientras el Madrid buscaba el paso al partido que nunca terminó de encontrar. Apenas Ayón fue capaz de seguir el ritmo del rival. Con 12 puntos en sus ocho primeros minutos en pista, el mexicano acaparó la producción ofensiva del conjunto de Laso, pero fue incapaz de tapar las innumerables rendijas del dique de contención madridista. Ni el relevo de Maciulis por Taylor ni el de Randolph por Thompkins lograron rearmar a los locales. El dominio en el rebote y la productiva aparición de Larkin y Blazic consolidaron la ventaja del cuadro vitoriano en el primer acto (19-32, m. 10).

Ante el inopinado escenario, Laso comenzó a tocar teclas en el banquillo pero, lejos de aparecer las soluciones en ataque, los blancos perdieron aún más el oremus en defensa. En apenas 14 minutos el Madrid ya había encajado 45 puntos. Sin carrete para Ayón, Blazic afiló el colmillo y Shengelia recuperó posiciones en la pintura (28-45, m. 14). Sin embargo, en pleno desbarajuste madridista, dos triples de Doncic y uno de Carroll sirvieron para minimizar el demarraje del Baskonia y para equilibrar los biorritmos del encuentro.

La parroquia madridista abrazó el impulso de Doncic y la joya eslovena se puso al frente de las operaciones. El canterano vio a Carroll libre de marca en un rincón de la pista y el escolta de Wyoming estiró su 1,88m en busca de un mate con efectos psicológicos sobre el duelo. Pero ni se inmutaron los de Sito Alonso ni entró el triple inverosímil de Llull que suele coronar los finales de cuarto en el barrio de Goya cuando el Madrid apela a la épica (43-54, m. 20). El trabajo de Felipe y Randolph (siete rebotes en el segundo acto) bajo los aros sirvió para igualar la pelea en la zona, pero el Baskonia dominaba con claridad los porcentajes de tiro con Voigtmann, Blazic y Shengelia sacando lustre a su hoja de servicios.

Faltaban en el Baskonia dos pilares como Bargnani y Beaubouis, pero les sobraba intrepidez a los de Sito Alonso. “Tenemos que seguir siendo valientes”, explicaba el técnico visitante al descanso. “Hay que cambiar un poco todo. En defensa, en ataque, los despistes…”, resumía Laso. El entrenador del Madrid cargó su quinteto de bravura con el arrojo de Doncic y la brega de Felipe y su equipo respondió con un parcial de 6-0 a la vuelta de la caseta. Al toque de corneta respondieron Ayón y Llull (0 de 6 en triples) y los blancos fueron ajustando a la vez las tuercas en defensa y los guarismos en el marcador (56-60, m. 24).

Parcial de 13-2

Arriba y abajo, corriendo más que nadie y tirando de todos, taponando y anotando, defendiendo como una fiera y anotando como un killer, Doncic se tomó la remontada como una cuestión personal y espoleó a su equipo con una exhibición de carácter que cerró el tercer cuarto con un parcial de 23-15 (66-67, m. 29). Unas veces Hanga y otras Voigtmann seguían manteniendo al Baskonia por delante pero, a golpe de martillo, el Madrid logró tirar el muro tras un triple de Carroll (74-71, m. 33). No paró ahí el conjunto de Laso que, con un parcial de 13-2, pareció dejar encarrilada la victoria (81-73). Sin embargo, el Baskonia volvió al carril cuando parecía descabalgado. Con un triple de Blazic los de Sito Alonso recuperaron la ventaja (84-86, m. 39) y con otro bingo del esloveno tras una pérdida de balón de Llull pusieron la sentencia (87-91).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información