Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Davor Suker: “El Sevilla es un grande de España y Europa”

El exdelantero del club andaluz y del Dinamo de Zagreb reconoce tener el “corazón partido” con el choque de este martes

Suker, con la camiseta de Croacia en el Mundial Francia 98.
Suker, con la camiseta de Croacia en el Mundial Francia 98.

Davor Suker no para. El presidente de la Federación Croata de Fútbol acudió al hotel de concentración del Sevilla en Zagreb para visitar a la expedición andaluza. La mejor competición del mundo, la Liga de Campeones, pone en liza esta noche a los que fueron dos de los equipos que marcaron su carrera deportiva: el Dinamo de Zagreb y el Sevilla (20.45, beIN Sports). “Qué puedo decir. He tenido una carrera amplia, he jugado tres Mundiales y he estado en grandes como el Madrid, pero el Dinamo y el Sevilla son mis dos amores. ¡Tengo el corazón partido! En el Dinamo me hice futbolista y en Sevilla pegué el salto, pero Sevilla tiene un color muy especial en mi vida. Fue el equipo en el que me hice un delantero importante. Es algo muy bonito para mí que estos dos equipos se enfrenten en la Liga de Campeones”, admite Suker, de 48 años, a este diario, entre gestión y gestión con la Embajada de España en la capital croata. En su mandato al frente de la federación balcánica, Suker se ha propuesto pelear contra la violencia y el racismo, lo que le ha ocasionado una dura pelea con aficionados ultras de su país, como se demostró en la pasada Eurocopa de Francia.

“Viene el Sevilla a Zagreb y voy a estar con mis amigos, con Monchi, con el presidente, que está trabajando muy bien, con el nuevo cuerpo técnico…”, destaca el delantero balcánico, que en 1996 abandonó el club hispalense para fichar por el Madrid. “Lo que está haciendo el Sevilla en los últimos años es impresionante. Se ha instalado muy arriba, juega la Liga de Campeones y ha empezado la fase de grupos muy bien. Me alegro mucho por mis amigos. También tiene mérito lo que hace el Dinamo de Zagreb, así que espero, aunque sea muy difícil, que ambos puedan lograr la clasificación para los octavos de final”, aclara Davor Suker.

Cinco años en el Pizjuán

El internacional croata y máximo goleador del Mundial 98, donde Croacia quedó en tercera posición, jugó en el Dinamo de Zagreb entre 1989 y 1991. Un total de 60 partidos, en los que anotó 34 goles. Llegó al Sevilla junto a su compatriota Petrovic y en la capital andaluza jugó desde 1991 a 1996. La operación costó 350 millones de pesetas (2,1 millones de euros) y Suker llegó a Sevilla en octubre de 1991, mientras su ciudad natal, Osijek, se desangraba en la Guerra de los Balcanes. 25 años después, Suker sigue siendo uno de los mitos del sevillismo. Anotó 76 goles en 153 partidos. “Solo tengo buenos recuerdos de mi paso por el Sevilla, de mi gol al Olympiakos. Jugué con Maradona o Zamorano, pero no llegamos a lo que han hecho en estos últimos años”, recuerda Suker, quien tiene previsto viajar hasta Sevilla para el partido de vuelta entre andaluces y croatas. Será el próximo dos de noviembre. “Allí estaremos para hacer turismo, para saludar a tantos amigos como dejé, para saludar a todos los sevillistas”, proclama el ahora directivo.

En su análisis de la década triunfal del Sevilla, el delantero croata encuentra en Monchi a una de las claves del crecimiento del que fuera su equipo. Ambos fueron compañeros durante toda la estancia del croata en el Sevilla. “Monchi es un fenómeno, un gran trabajador. Creo que es una de las partes más importantes del Sevilla. Con sus fichajes, ha convertido al Sevilla en uno de los grandes de España y de Europa. Monchi es un buen amigo, como Juan Martagón, como Diego. Me acuerdo del entonces presidente, Luis Cuervas, de José María del Nido…”, destaca Suker.

“¿25 años ya se han cumplido de mi llegada al Sevilla? No me diga eso, amigo, cómo pasa el tiempo. Cuántos recuerdos. La verdad es que Sevilla siempre será especial para mí. Tengo enormes recuerdos. Por cierto, no se le olvide mandar un saludo muy fuerte a mi amigo el frutero de Bormujos”, finaliza Suker, contento con recibir a su Sevilla en Zagreb. El frutero de Bormujos, localidad cercana a Sevilla, es José Cuevas, todavía amigo de Suker. Cuevas le regaló 24 melones a la finalización de la temporada por los 24 goles que el croata marcó durante la campaña de 1993-1994.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información