Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La dolorosa lesión de Luka Modric

El centrocampista croata se frena por un problema en el cartílago, dolencia cuya recuperación suele ser larga

Luka Modric protege el balón ante Araujo contra Las Palmas. Ampliar foto
Luka Modric protege el balón ante Araujo contra Las Palmas. Getty Images

Luka Modric no se entrenó este sábado por “unas molestias en la rodilla izquierda”, informaba el club después de la sesión de trabajo en la que tampoco estuvieron Sergio Ramos (el club le concedió día libre) y Coentrão (problemas musculares). Parecía una molestia sin más la del centrocampista croata, hasta que en la web del Madrid apareció el parte médico. Las pruebas a las que se sometió Modric hablan de “lesión condral en la rodilla izquierda”. Las lesiones condrales son el resultado del daño en el cartílago que se desgasta.

Es una lesión dolorosa que tiene un proceso de recuperación lento. El cartílago no se puede regenerar por lo que lo que se suele hacer es intentar evitar el dolor. Hay varios tratamientos antes de pasar por el quirófano: ejercicios para fortalecer los músculos que rodean la articulación e inyecciones de ácido hialurónico (como a las que se sometió, por ejemplo, el taekwondista Joel González, oro en Londres y bronce en los Juegos de Río) para mejorar la lubricación de la articulación y reducir la fricción. González contaba que después de las primeras tres inyecciones ya empezaba a notar alivio (la rodilla de los taekwondistas, eso sí, sufre mucho más golpes que la de un futbolista).

Modric no jugará hoy contra el Eibar y no viajará con su selección. No hay tiempo de baja previsto —depende de los casos y de los tratamientos a seguir—, pero lo más probable es que no reaparezca hasta dentro de cuatro semanas. Se perdería el partido de Champions contra el Legia en el Bernabéu, además de los choques contra Betis, Athletic y Alavés.

Un problema más para Zidane que tampoco puede contar con Casemiro (con una fisura en el peroné). Los centrocampistas puros de la plantilla, además del brasileño y del croata, son Kroos y Kovacic. James, Isco y Asensio, mediapuntas, tendrán que adaptarse, como llevan tiempo haciéndolo, para jugar en la línea de tres en el centro del campo.

Es la tercera lesión importante que sufre Modric, a sus 31 años, desde que está en el Real Madrid. En la temporada 2014-15, en un partido internacional contra Italia se retiró tras recibir un fuerte golpe y lo que parecía ser una lesión muscular se transformó, tras las pruebas médicas, en “arrancamiento del tendón proximal del recto femoral izquierdo”. Estuvo tres meses de baja. Regresó a mediados de marzo y volvió a lesionarse a finales de abril. Se perdió el resto de la temporada por un esguince de ligamento colateral de la rodilla derecha.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.