Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La autocrítica de Keylor Navas

El portero, en una conducta poco habitual, asume el error contra el Borussia en su regreso a la titularidad

Keylor Navas, durante un entrenamiento en Dortmund.
Keylor Navas, durante un entrenamiento en Dortmund. EFE

Los compañeros de Keylor Navas hablan de él como de un portero al que le gusta mucho trabajar, con una gran fortaleza mental y una capacidad para centrarse en las tareas diarias y abstraerse de lo demás. El martes por la noche, después del empate a dos contra el Borussia Dortmund y de su pifia en el primer tanto de los alemanes, enseñó otra faceta. La de la autocrítica, algo que no se suele escuchar en el fútbol (y en la vida en general). Navas despejó mal la pelota en la falta lanzada por Guerreiro, el despeje rebotó en Varane y Aubameyang llegó como un cohete para meter la puntera y empujar el balón a la portería.

Zidane defendió al guardameta en la rueda de prensa —“fue mala suerte”—, pero Navas no tuvo problemas en reconocer su error. De las ocho paradas que hizo el martes en el Signal Iduna Park, por cierto, todas fueron despejes y algunos decisivos. “En el primer gol se ve claramente: hago muy mal despeje. Cuando uno se equivoca hay que afrontarlo, en ese momento no tomé la decisión adecuada, después de colocar la barrera pierdo el balón y no lo veo salir y cuando me llega de sorpresa mi reacción no fue la correcta, despejé mal. Hay que saber cuándo las cosas se hacen bien y cuándo se hacen mal e incluso cuando se hacen bien se pueden hacer mejor”, analizó el portero de 29 años.

Lejos de ser una señal de debilidad, su reflexión transmite la seguridad que tiene en sí mismo. Navas no jugaba desde la final de Champions en San Siro (28 de mayo); se operó en junio en el talón izquierdo, tuvo el alta el 22 de agosto pero no reapareció hasta el 27 de septiembre. Nadie quería arriesgar. “Mentalmente y físicamente me sentí bien el martes, tenía confianza y los compañeros ayudan a hacerte sentir tranquilo a pesar de llevar muchos meses fuera”, comentó Navas que asegura no saber qué planes tiene Zidane para la portería del Real Madrid ni quién será titular el domingo contra el Eibar.

El técnico ha empezado la temporada defendiendo la idea de las rotaciones: arriba, en la zaga y en el medio. Lo volvió a repetir el lunes en Alemania. “Si un jugador no juega nunca, es imposible que esté al 100% cuando lo necesites, por eso roto, para que cuando tenga de tirar de alguien ese alguien esté preparado. No soy tampoco tonto, no quiero inventar nada, solo pienso algunas cosas y ya está”, explicó. En la zaga, el único que no ha rotado es Ramos. En el centro y arriba todos han ido teniendo descanso.

Cuando hace unos días la preguntaron a Zidane si, con el regreso de Keylor Navas, su titularidad era innegociable o iba a empezar a rotar también en la portería dijo que en el Madrid todos son importantes y que se lo demostraría a los jugadores. “Dependiendo del partido, de la situación y de la competición va a haber rotaciones en todos los sitios”, aseguró. Eso reabre el antiguo debate sobre si el portero necesita continuidad para sentirse más seguro y sobre si el estar entrando y saliendo de la portería, en lugar de beneficiar a los guardametas, termina descolocando también a los defensas. “Yo a estar trabajando igual de fuerte, independientemente de los planes del técnico”, dice Navas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.