Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una cámara oculta deja al seleccionador inglés Sam Allardyce contra las cuerdas

Una grabación muestra como el entrenador se ofrece a cambio de una comisión de medio millón de euros para burlar la normativa de su propia federación sobre traspasos de futbolistas

Sam Allardyce, entrenador de la selección inglesa de fútbol.
Sam Allardyce, entrenador de la selección inglesa de fútbol. AFP

Dos meses y dos partidos después de acceder al cargo de seleccionador inglés, Sam Allardyce puede perder su puesto tras salir a la luz una grabación en la que ilustra a sus interlocutores, que se habían presentado ante él como representantes de inversores asiáticos, sobre como podrían burlar la normativa de la federación inglesa que trata de evitar la intervención de fondos de inversión en los traspasos de los futbolistas. En las imágenes difundidas por The Daily Telegraph se aprecia como Allardyce, que cobra al año 5 millones de euros y es el seleccionador mejor pagado del mundo, negoció una comisión de medio millón por viajar a Hong Kong o Singapur y reunirse para aconsejar a los supuestos inversores. La federación se ha dirigido al diario londinense para solicitarle las transcripciones completas de todas las grabaciones, solicitud que no ha sido todavía contestada. El diario además anuncia nuevas revelaciones. “Tenemos que respirar hondo, poner todos los hechos sobre la mesa, escuchar a todo el mundo y tomar una decisión”, apunta su presidente Greg Clarke.

Pero el escándalo crece a cada minuto. Allardyce ya había estado en problemas hace diez años cuando otra cámara oculta de un programa de la BBC sacó a la luz conversaciones con varios representantes que implicaban al entonces entrenador del Bolton en el cobro de comisiones ilegales. Supuestamente Allardyce ingresó dinero por fichar a determinados jugadores, pero de inmediato clamó por su inocencia y nunca se pudo demostrar que se lucró de manera ilegal. Ahora está en una situación más comprometida no ya desde el punto de vista legal sino también desde el ético porque la grabación recoge opiniones que como poco semejan imprudentes sobre quien le paga, sobre su antecesor o incluso respecto a miembros de la familia real británica.

“Aquí estamos hablando de hacer dinero, ¿no?, le espeta Allardyce a sus interlocutores. Y les explica: “Pues dicen que la federación inglesa es la más rica del mundo y no lo es. Es la que más vende, pero por ejemplo se han gastado 870 millones de libras en reconstruir Wembley cuando si hubieran hecho un estadio en otro lugar les hubiese costado 400”. Además afea el trabajó de sus antecesores en el cargo. Así, de Roy Hodgson apunta que no tiene personalidad y que cuando hablan “todos se ponen a dormir”. Y critica su labor en la pasada Eurocopa, demasiado pendiente de los consejos de su segundo Gary Neville. “Gary era una mala influencia. Tenía que haberle dicho que se sentarse y se callase”. Allardyce se refiere además en la grabación a Roy Hodgson como “Woy” en una burla sobre sus problemas de dicción. Hace cuatro años la federación clamó contra un titular del tabloide The Sun en el que se refería con esa experesión al veterano técnico, entonces seleccionador. “Es inaceptable, de mal gusto y una falta de respeto”, apuntó. La mayoría de medios británicos censuraron aquellos modos periodísticos.

Allardyce se disculpará públicamente ante su predecesor Roy Hodgson, pero estima que su conducta no es la de un corrupto sino que estaba "mal aconsejado"

La reacciones se suceden apenas horas después de que Allardyce se haya puesto sobre el foco. “Hay mucho dinero ahí y no es un problema esquivar las ridículas reglas”, sugiere el técnico inglés sobre la normativa de la federación que le paga su cuantioso sueldo y que ahora deberá buscar como resolver la situación casi de inmediato porque el día 8, por ahora con Allardyce al frente, la selección recibe a Malta en Wembley y tres días después visita a Eslovenia en partidos valederos para la clasificación del próximo Mundial. La primera reacción de Allardyce apunta a que emitirá una disculpa pública a Hodgson, pero según la cadena inglesa Sky Sports está convencido de que la grabación no le muestra como una persona corrupta sino como alguien "mal aconsejado".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.