Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abelardo: “Si esto es una mierda…”

El entrenador del Sporting se defiende en una rueda de prensa de lo más tensa ante las acusaciones de los medios de comunicación

Abelardo Fernández, en el partido contra el Atlético de Madrid.
Abelardo Fernández, en el partido contra el Atlético de Madrid. EFE

Con el semblante serio pero con educación porque saludó al llegar, el técnico del Sporting, Pitu Abelardo, compareció por la pequeña sala de prensa de Mareo con bastante retraso. Se resistió a decir cómo jugara –“ya veréis si pongo o no una defensa de cinco”, dijo- y también a dar pistas sobre lo que pretende hacer, más allá de que reconoció que el Barça encajona atrás a los rivales y les quita la pelota. “Me preocupa todo porque juegan de maravilla con posesión, en posición, a la contra y sin balón”, resolvió; “y defienden muy bien, con una presión escalonada que enseña que es un equipo trabajado”.

Tampoco quiso darle importancia a la ausencia de Messi. “Es un jugador importantísimo, el más trascendental del mundo. Pero da igual que juegue o no porque el Barça ya ha demostrado que sin él tiene recursos y saca resultados”, explicó; “tienen una plantilla extraordinaria y por desgracia no van a notar su ausencia”. Aclarada la dificultad del encuentro, la rueda de prensa viró hacia el fútbol del Sporting, incapaz de crear juego ante el Celta, y Abelardo torció el gesto y aceptó el rifirrafe con los periodistas. “¿Entiende la decepción de la gente?”, le cuestionaron. “¿Qué gente? ¿Los medios de comunicación o los aficionados? Porque a mí el público me da mucho cariño”, replicó en un toma y daca para proseguir con sus argumentos: “Hay récord de socios, la afición está increíble en el Molinón y llevamos siete puntos. ¿El objetivo es salvarnos y hay una enorme decepción?”. Y, cuando le preguntaron por la falta de juego, subió el tono: “Hemos hecho partidos cojonudos ante el Alavés, Athletic y Leganés. Y ahora son todo decepciones, ¿no? Yo creo que estamos jugando muy bien y me pagan por intentar salvar al equipo. Contra el Atlético ya dije que fue un puñetero desastre y contra el Celta estuvimos mal en ataque pero bien en defensa. Si esto es una mierda… Somos el Sporting y el objetivo es salvarnos. Si queréis ver otra cosa… Ojalá tuviéramos otros objetivos. Y si hubiéramos perdido los demás partidos tendría que sentarme aquí para esquivar las balas y los puñales”.

Más apaciguado, retomó el discurso contra el Barcelona, duelo para el que tiene a todos los jugadores disponibles. “Ellos deben tener un día nefasto y nosotros perfecto. Es un reto muy bonito, también porque tengo a un amigo en el otro banquillo. Pero durante el partido intentaré machacarlo por mucho cariño que le tenga al equipo rival”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información