Casemiro, con una fisura, estará mínimo un mes de baja

El centrocampista brasileño pidió el cambio en Cornellà tras recibir una falta de Diop

Casemiro pugna con Javi López en el Espanyol-Real Madrid.
Casemiro pugna con Javi López en el Espanyol-Real Madrid. A. García (EFE)

Casemiro pidió el cambio el pasado domingo en Cornellà contra el Espanyol en el minuto 15 después de recibir una patada de Diop. Parecía un fuerte golpe sin más. Le colocaron hielo en el gemelo y el centrocampista brasileño se sentó en el banquillo junto al resto de sus compañeros. Contaba con perderse el choque del sábado contra Las Palmas, pero estar recuperado para el martes en Dortmund contra el Borussia en Champions.

Ayer, sin embargo, al ver que no remitía el dolor decidió someterse a unas pruebas. Se las han hecho hoy y los resultados los acaba de comunicar el Real Madrid en su página web. El centrocampista sufre una "fisura en el tercio medio del peroné izquierdo". El tiempo estimado de baja es mínimo un mes. Casemiro se perderá por lo tanto los partidos de Liga contra Las Palmas, Eibar, Betis y Athletic y los de Champions contra Borussia y Legia Varsovia. Además, claro, de los compromisos con su selección en el próximo parón.

El brasileño, hombre clave en la medular del Madrid de Zidane, llevaba 409 minutos en lo que va de temporada. Fue titular en todos los partidos salvo contra Osasuna cuando el técnico decidió darle descanso. Su baja abre ahora las puertas de la titularidad a Mateo Kovacic, pero también a James e Isco que podrían acompañar a Kroos y Modric en el centro del campo.

Sobre la firma

Eleonora Giovio

Es redactora de deportes, especializada en polideportivo, temas sociales y de abusos. Ha cubierto, entre otras cosas, dos Juegos Olímpicos. Ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS; ha sido colaboradora de Onda Cero y TVE. Es licenciada en Ciencias Internacionales y Diplomáticas por la Universidad de Bolonia y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS