Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Serbia quiere reclutar a Bojan

La federación balcánica intenta que la FIFA le permita convocar al delantero pese a que ya ha jugado con España

Bojan Krkic (27) durante un partido con el Stoke City.
Bojan Krkic (27) durante un partido con el Stoke City. AFP

La Federación de Fútbol de Serbia confirmó este martes, a través del seleccionador Slavoljub Muslin, que ha solicitado permiso a la FIFA para que el jugador Bojan Krkic, nacido en Linyola (Lleida) e internacional con España en 2008, sea seleccionable con Serbia. El jugador no se ha pronunciado.

Según la reglamentación vigente de FIFA, quien desee cambiar de asociación nacional solo puede hacerlo si no ha jugado ningún partido internacional absoluto con otra selección. Por tanto, Bojan estaría descartado, ya que jugó 25 minutos con la selección española absoluta, hace ocho años (el 10 de septiembre de 2008), en un partido de clasificación para el Mundial de 2010 contra Armenia celebrado en el Estadio Carlos Belmonte de Albacete. “No se me ocurre ninguna forma de aplicar la norma para que tenga cabida la petición que ha hecho Serbia”, explica José Carlos Paez, abogado de Nebot & Páez y ex asesor de la FIFA.

Hasta ahora, FIFA solo ha otorgado este tipo de permisos en situaciones muy excepcionales: por cambios en las fronteras geopolíticas de algunos países, como la desintegración de Yugoslavia (es especialmente llamativo el caso de Robert Prosinecki, que consiguió marcar gol en el Mundial con dos selecciones diferentes, con Yugoslavia en Italia 90 y con Croacia en Francia 98). O por la creación de nuevos países, como ha sucedido en el último año con el reconocimiento de Kosovo por parte de la UEFA. “En caso de que la petición por Bojan sea atendida, FIFA sentaría precedente”, dice Paez. Se abriría un nuevo escenario que posibilitaría nuevas nacionalizaciones, algo contra lo que el organismo rector del fútbol mundial ha luchado activamente en los últimos años. Joseph Blatter, presidente de la entidad entre 1998 y 2015, mostró en noviembre de 2007 su preocupación por la nacionalización de futbolistas brasileños: “Es un peligro real, si no tenemos cuidado, en los Mundiales de 2014 o 2018 podemos tener 16 equipos llenos de jugadores brasileños”.

Precedentes

Históricamente, el trasvase de jugadores de una selección a otra no ha estado regulado. Son muy conocidos los casos de Alfredo di Stefano, que defendió los colores de su Argentina natal y, previo paso por Colombia, donde jugó cuatro amistosos con la selección nacional, ya como jugador del Real Madrid disputó más de 30 partidos con España. O el caso del histórico futbolista del Barcelona Ladislao Kubala, que jugó con Checoslovaquia, Hungría (su país natal) y España.

Ya en época moderna, después de que FIFA endureciera las normas de elegibilidad en el año 2004, el único caso más o menos similar al de Bojan es el de Thiago Motta, que jugó dos partidos (36 y 35 minutos) representando a su país natal, Brasil, en la Copa Oro de 2003, un torneo absoluto pero en el que la selección brasileña, invitada por la con la Concacaf, participó con el combinado sub-23. Ocho años después consiguió permiso para jugar con Italia, con la que ha disputado 30 partidos, entre ellos nueve en Eurocopas y tres en Mundial de Brasil 2014. 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información