Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Messi-Neymar, una pareja feliz

El Barcelona, de la mano del argentino, del brasileño y de sus titulares, recupera sus mejores sensaciones y desarbola al Celtic

Barcelona - Celtic Ver fotogalería
Barcelona - Celtic  Messi celebra junto a Neymar y Suárez uno de los goles del Barça.
Champions League Grupo C Jornada 1

FINALIZADO

Nada mejor que un relajante partido de Champions para combatir la pesarosa derrota en la Liga contra el Alavés. El Celtic ya no es el Celtic. Ha dejado de ser agresivo y desquiciante para convertirse en un equipo educado y aseado, una golosina para el niño Messi. El 10 ofició como solista excelso y de vez en cuando se juntó con Neymar para complacer al Camp Nou. Ambos se divirtieron en una noche bochornosa, presidida por la pitada de rigor al himno del torneo y rematada con la exhibición de esteladas, señal de que son muchos los hinchas cabreados porque la UEFA sancionó al Barça en la final de Berlín.

Barcelona

4-3-3

Luis Enrique

1

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Ter Stegen

20

Sergi Roberto

3

Piqué

23

Umtiti

18

Alba

21

André Gomes

10

3 goles Gol Gol Gol

Messi

9

2 goles Gol Gol

Luis Suárez

11

1 goles Gol

Neymar

4

Cambio Sale Iniesta Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Rakitic

5

Cambio Sale Rafinha

Busquets

24

De Vries

12

Cristian Gamboa

23

Lustig

2

K. Touré

63

Kieran Tierney

8

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Brown

11

Sinclair

10

Dembele

28

Cambio Sale O'Connell

Erik Sviatchenko

27

Cambio Sale Stuart Armstrong

Patrick Roberts

6

Cambio Sale McGregor

Nir Bitton

Celtic

5-4-1

Brendan Rodgers

La afición pasó una noche estupenda con el delicado juego del Barça. Los azulgrana completaron un encuentro estupendo ante la admiración de los domesticados muchachos del elegante Brendan Rodgers, un técnico de etiqueta que tuvo su crédito en la Premier cuando entrenaba al Liverpool. La elaboración funcionó tan bien como la recuperación y la goleada se adivinó desde que Ter Stegen le paró un penalti a Demélé con 1-0. Los barcelonistas combatieron la ansiedad, recuperaron las mejores sensaciones y dieron a entender que cuando se activa Messi y salen los titulares no se ha inventado aún la fórmula anti Barça.

La receta táctica que se había comercializado como antídoto para enfrentar al Barça también llegó hasta Glasgow. Al igual que el Betis y el Alavés, el Celtic dispuso una defensa de cinco para defender a los dos interiores y al tridente azulgrana, un plan expreso y único para el partido del Camp Nou. No se trata de jugar contra los azulgrana sino de negar el fútbol del Barcelona, alguna vez más sorprendido que sorprendente, por más que intente no ser tan previsible, incluso desde la alineación, que en el estreno europeo presentó las novedades de Umtiti y André Gomes.

Messi marca el segundo gol. ver fotogalería
Messi marca el segundo gol.

El despliegue de los contrarios obliga a reparar en los laterales del Barça, anoche amenazados además por los dos buenos extremos del Celtic, que son Roberts y Sinclair. Y apareció desde la izquierda Jordi Alba para desequilibrar a los escoceses nada más ponerse el balón en juego y arrancar Messi. El zaguero asomó a la carrera en un córner, combinó con Neymar y el pase filtrado del brasileño lo cruzó Messi a la red de De Vries. Un minuto después no llegó el segundo por muy poco después de una nueva internada de Alba, activado por Messi. La cinta de capitán revitalizó al 10, amo de la noche del Camp Nou.

Reaparecido Ter Stegen

La mayor goleada en Champions

La de ayer (7-0) es la mayor goleada del Barcelona en la historia de la Champions. “Una muy buena bienvenida a la competición”, decía el técnico, Luis Enrique. Los seguidores azulgrana ya vieron siete goles de su equipo hace unos años en competición europea. Fue el 7-1 al Bayer Leverkusen, la temporada 2010-2011. Aquella noche Messi firmó un repoker de goles. Esta vez tuvo que conformarse con un triplete —es el jugador con más tripletes en la historia de la Champions, seis en 107 partidos; suma ya 86 goles y 24 asistencias—.

Claro que nadie como el argentino para repartir juego en el área rival, si bien no fue quien más se prodigó en asistencias (una), ese papel se lo quedó Neymar, quién, con cuatro asistencias, parecía empeñado en hacer brillar a Leo. Entre uno y otro, más Suárez (y el delicioso Iniesta), el Barça logró ayer igualar la mejor racha de victorias en casa en Liga de Campeones: 12, como el Manchester United entre 2006 y 2008.

Alrededor de Messi, el Barcelona atacó mejor que contra el Alavés y consecuentemente sufrió menos en la defensa del marco del reaparecido Ter Stegen. Avalada la salida del balón por el pie de Piqué, los azulgrana aseguraban la posesión, sus ataques era largos y sus recuperaciones efectivas para desesperación del Celtic, que renunció a la presión alta y se concentró en tapar las líneas de pase a Messi. Al equipo de Luis Enrique le faltaba precisamente aire, profundidad y velocidad de balón, empeñados los jugadores en apoyarse siempre en el 10. El tiempo pasaba, el segundo gol no llegaba y, mientras, cayó un penalti a favor del Celtic.

Dembélé impuso su velocidad ante Ter Stegen y el árbitro pitó la pena máxima ante el escalofrío del Camp Nou. El suspense duró poco porque el portero estuvo más rápido y certero a balón parado que en su salida y rechazó el tiro de Dembélé. El acierto de Ter Stegen envalentonó a la pareja platino azulgrana, Neymar-Messi, que se marcó un tuya mía precioso por el contraste en cada pared, finalizada con un remate del 10. Acostumbrado a atacar, goleador en su Liga, al Celtic le costó defender, desbordado por el recital de Messi, virtuoso y efectivo, protagonista de un repertorio precioso, convertido en un delantero total, el número uno.

Los goles se sucedieron de forma cadenciosa para dar sentido al partido: apareció Iniesta para enganchar una volea tremenda en el punto de penalti, Messi le cedió un tiro libre a Neymar para que batiera a De Vries, el argentino puso el 5-0 en un escorzo digno de un ariete de otra época y Luis Suárez se dio media vuelta para rematar el 6-0 y después firmar el 7-0. Luis Enrique pudo cambiar, ensayar y divertirse, convencido de que los rivales deberán volver a darle vueltas a la defensa de cinco si Messi —tres goles y una asistencia—, Neymar —cuatro asistencias y un tanto— y Suárez —dos dianas— están de dulce como anoche en la Champions.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información