Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Simeone estrena la dupla Griezmann-Gameiro en Leganés

El técnico rojiblanco pretende apuntalar el estilo y superar los problemas con el gol

Griezmann durante el entrenamiento de este viernes.
Griezmann durante el entrenamiento de este viernes. EFE

Cuando esta noche, la casa del Leganés, el estadio de Butarque, se bautice en Primera División (22.15, beIn LaLiga), dos franceses que nunca han jugado juntos intentarán enamorarse a primera vista. Antoine Griezmann y Kevin Gameiro viven momentos distintos en el Atlético de Madrid. El primero se ha confirmado como uno de los mejores del mundo mientras que el ex del Sevilla comienza a liberarse de la timidez característica de un jugador que llega a un club más grande.

Hay algo que la primera dupla de ataque francesa en la historia del Atlético de Madrid tiene en común: el gol. Entre los dos sumaron 61 goles en la última temporada: 32 hizo Griezmann, 29 Gameiro. También comparten una velocidad endiablada para interpretar y ejecutar el juego. Hoy tienen su primer ensayo, que, en realidad, será ya una puesta en escena de la que está llamada a ser la pareja de delanteros titulares, Torres mediante. Ni Mandzukic, ni Jackson Martínez, los dos últimos nueves contratados por el Atlético en verano tenían esa punta de velocidad que tanto demanda el contragolpe que predica Simeone.

“Griezmann está entre los tres mejores jugadores del mundo”. Las flores al galo se las regaló ayer Simeone. Griezmann fue elegido como mejor jugador de la última Eurocopa y, si la moneda de los penaltis en la final de la Champions hubiese caído del lado Atlético o no hubiera aparecido el desconocido portugués Eder para arruinar la fiesta en Francia, podría haber sido el mejor de la temporada para la UEFA. Eso también lo repitió ayer Simeone cuando le preguntaron por la elección de Cristiano como mejor jugador de Europa. “Para mí, el mejor fue Griezmann”.

En la Champions, Griezmann le marcó dos goles al Barcelona en la vuelta de los cuartos de final; en la Euro, le hizo dos a Alemania en las semifinales. Está con más confianza que nunca, participa mucho más del juego colectivo, baja a pedir el balón con otra impronta y no sufre esas intermitencias que solía tener en sus primeros partidos con el Atleti.

En su debut contra el Alavés, Gameiro cumplió. Estuvo en las jugadas de gol más claras, pero le falló la definición. Marcó de penalti, pero también se esperaba que rompiera más en velocidad. Cuando se desplazó hacia los costados ante el encierro de los centrales, chocó en la banda con Carrasco o con Saúl. Tampoco pudo interpretar una carrera al espacio que le dejara mano a mano con la defensa o con el portero del Alavés.

Segunda opción

Gameiro ya tardó en acomodarse al Sevilla. Fue suplente del colombiano Bacca durante casi dos temporadas. El curso pasado fue el de su verdadera explosión goleadora en España y el que generó que el Atlético desembolsara 32 millones de euros por su traspaso. Al Atlético llegó como alternativa tras el frustrado fichaje de Diego Costa, y eso lo sabe desde el principio.

Hoy hay que ver cómo mezcla Gameiro con ese centro del campo compuesto por cuatro mediocentros (Saúl, Gabi, Augusto y Koke). Podrá sorprender con sus diagonales habituales cuando Griezmann baje a hacer fluir el fútbol del Atleti, a través de su endiablado pie izquierdo. Es tanto lo que el Cholo imagina de los franceses que en el banquillo esperan tres jugadores importantes: Gaitán, Carrasco y Tiago. De los franceses depende que esta primera prueba de velocidad le de la tranquilidad al Cholo para poner el piloto automático.

 

Más información