Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mónaco -Villarreal: ser o no ser en Montecarlo

El equipo de Escribá, recuperada su defensa titular, está obligado a la remontada para ingresar en la Champions por cuarta vez

Villareal
Alexandre Pato, tras marcar en Vila-real. EFE

Todo el esfuerzo de una temporada se verá recompensado o quedará en poco tras 90 o más minutos de juego en el estadio Lois II del principado monegasco. El Villarreal se juega el ser o no ser de Champions en Montecarlo este martes (20.45. BeIn Sports), obligado a la remontada tras caer derrotado en El Madrigal (1-2) seis días atrás ante el conjunto de Jardim, un buen equipo sin más que supo aprovechar las numerosas ausencias y dos fallos defensivos del conjunto de Fran Escribá. El nuevo técnico amarillo apenas tuvo una semana para conocer a sus nuevos jugadores, recién aterrizado en el club de Roig tras el despido de Marcelino García Toral. “Es vital no hacer errores en defensa. En esa parcela no podemos cometer fallos”, recalca Escribá sobre una de las claves para darle la vuelta a la situación ante el Mónaco.

En el estreno en la Liga en Granada, el Villarreal recuperó sensaciones recientes mostrando el mismo semblante serio que le ha distinguido en los últimos tiempos, negada la victoria por la falta de puntería, necesaria en el principado monegasco para situar al club de Roig por cuarta vez en su reciente y noble historia en la élite europea. Dos goles al menos es lo que requiere el conjunto castellonense para alcanzar su merecido deseo, responsabilidad que recaerá, ante las ausencias de Soldado y Bakambu, principalmente en Alexandre Pato, autor del tanto amarillo en la ida.

“Necesitamos de todos los jugadores, debemos estar muy juntos. Este grupo es especial y seguro que podemos pasar la eliminatoria y estar en la Champions”, se muestra convencido el delantero brasileño. “El gol que nos acerque a la clasificación puede llegar en cualquier momento”, sugiere Escribá, que pretende que su equipo no afronte con desesperación el partido ante el Mónaco.

Con serenidad, Escribá pretende dar continuidad al estilo automatizado que ha definido en los últimos tiempos al conjunto amarillo. “El míster nos ha dicho que tenemos que jugar tranquillos y muy concentrados”, remarca Pato, convencido de revertir la eliminatoria por la calidad de la plantilla, a pesar de las destacadas ausencias. “Poco a poco, el grupo, el equipo y el entrenador nos vamos conociendo. Tenemos jugadores muy importantes para llegar muy alto”, reconoce el exmilanista a sabiendas de que el vital partido ante el Mónaco ha llegado muy pronto, en el arranque de temporada y con un técnico nuevo sin apenas tiempo para explicar sus ideas al vestuario.

En el Lois II, un estadio sin tradición futbolística ni presión ambiental, Escribá dispondrá de la sincronizada defensa titular en el Villarreal en los dos últimos cursos, recuperado de una lesión muscular Jaume Costa y con el regreso de Víctor Ruiz al eje de la zaga acompañando a Musacchio. También se espera en el once a Bruno Soriano tras no poder estar en el estreno liguero por molestias en la espalda. Para un partido tan trascendental para el club castellonense, no puede faltar su capitán y emblema en las últimas temporadas. “Este grupo es muy especial, tenemos grandes jugadores. Seguro que podremos pasar y jugar la Champions. Tenemos una misión. Yo vine aquí para eso”, arenga Pato en el que el Villarreal, necesitado de goles, deposita toda la confianza para que en El Madrigal vuelva a sonar el himno de la Liga de Campeones. “Estamos convencidos de que podemos remontar la eliminatoria”, sentencia Escribá.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información