Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Hace meses decían que no aguantaban”

El cuerpo técnico del conjunto español, plata en Río, valora el desgaste de sus gimnastas y su resistencia a la presión

El conjunto español celebra la plata. TATYANA ZENKOVICH EFE EFE

“Hace meses nos dijeron que no podían aguantar, pero han aguantado”, explicaba Sara Bayón tras celebrar la plata. Se refería la segunda entrenadora del conjunto español a Alejandra Quereda y Elena López, que ahora tendrán que pasar por el quirófano. Sandra Aguilar, Artemi Gavezou y Lourdes Mohedano también están lesionadas. Es el peaje del sacrificio, la huella del desgaste físico de las gimnastas que se proclamaron subcampeonas olímpicas. “Nadie nos ha regalado nada. Todo lo que no nos ha matado nos ha hecho más fuertes. Ha sido un camino lleno de espinas, pero ahora mismo esto sabe a gloria”, resumió Quereda, la capitana. “No podemos estar más felices ahora mismo. Creo que esto es un sueño”, añadió.

El cuerpo técnico celebró la capacidad del conjunto de competir bajo la presión de haber pasado a la final con la mejor nota, de salir primeras e incluso haberle podido discutir el oro a las favoritas. “Nosotras siempre pensamos que podemos competir con Rusia. No podemos decir si hay tanta diferencia, eso lo tienen que decir los jueces”, comentó la seleccionadora, Anna Baranova, que rompió a llorar cuando su conjunto culminó la segunda rotación sin fallos.

“Las rusas tienen un ejercicio con mucha dificultad, pero nosotras también. Se trataba de competir. En los Juegos las jueces suelen ser más justas, aunque en Londres no nos valoraron como debían”, agregó Mohedano.

Sobre ese capítulo grabado a fuego en la memoria del equipo también habló Bayón. “Después de Londres Anna decía que la medalla la teníamos ahí, como colgada y que en un momento dado tenía que caer y ha caído en el momento justo”, celebró la entrenadora, en alusión al bronce que Italia le arrebató a España en 2012 tras una polémica valoración de los jueces. Entonces se lloró de rabia; en Río las lágrimas fueron de emoción.

Más información