Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Espanyol se rebela ante el síndrome del nuevo rico

El equipo blanquiazul, que invirtió 10 millones con Yansheng, se estrena en Sevilla

Hernán Pérez, en un entrenamiento del Espanyol.
Hernán Pérez, en un entrenamiento del Espanyol.

En el Espanyol hay que bucear hasta los libros de cuentas de la campaña 2010-2011 para encontrar una inversión en fichajes superior a los 10 millones de euros. En aquella oportunidad la entidad blanquiazul se gastó 18,5 millones en cuatro jugadores: Osvaldo (5), Mattioni (3), Dátolo (2,5) y Sergio García (6). Sin embargo, aquel desembolso se justificó con los ingresos: 18,5 millones en traspasos. En la última década las ventas siempre fueron superiores a las compras. Las delicadas finanzas blanquiazules, hipotecadas por la construcción del estadio de Cornellà, no permitían otra cosa. “Cogíamos dinero de lo que vendíamos y, lo poquito que podíamos, lo invertíamos en fichajes”, explican desde los despachos. El pasado lustro, el club traspasó por 70,5 millones y solo invirtió 10,4. Todo cambió este verano. Chen Yansheng, el nuevo máximo accionista, ha traído los euros desde China y el Espanyol se olvidó de la penuria.

Reyes, en su presentación.
Reyes, en su presentación. EFE

Este verano, el Espanyol invirtió 8,9 millones —10 si se tiene en cuenta la llegada de Óscar Duarte en el mercado de invierno— y ha ingresado 200.000 euros, por la cesión de Mamadou al Eupen belga. Llegaron siete caras nuevas: Baptistao (3,5), Roberto (3), Javi Fuego (1,2), Jurado (1), Piatti (0,2), Reyes (libre) y Demichelis (libre). “Hemos tenido que resolver dos problemas: no pecar de club nuevo rico y fichar a cualquier precio y pactar salidas amistosas con los jugadores que no entraban en el proyecto”, explican desde el club. Hasta 13 jugadores dejaron el Espanyol y todavía falta resolver la situación de Álex Fernández y Ciani.

“Trabajamos con la idea de cambiar al equipo. Valoro mucho el esfuerzo del club. Hemos pasado de ser un club que no podía fichar jugadores a hacerlo de muy buena manera”, analiza Quique Sánchez Flores. El presupuesto del primer equipo ahora es de 35 millones, cuando el curso pasado era de 18. “La dirección general, la secretaria deportiva y Míster Chen están trabajando muy duro para, de verdad, cambiar al Espanyol”, completa Sánchez Flores.

Plantilla incompleta

En cualquier caso, para el entrenador del Espanyol la plantilla todavía no está cerrada. “Necesitamos más competencia en el mediocampo y en la defensa. Del centro del campo para adelante nos falta un jugador, pero la competencia está bien”, entiende el entrenador blanquiazul. Desde la dirección deportiva quieren dejar satisfecho a su nuevo técnico y aseguran que ya tienen “prácticamente” cerrada la incorporación de un mediocentro y un defensa. “Aún queda mercado, lo importante es el partido ante el Sevilla”, cierra Sánchez Flores, que hoy estrena en el banquillo del Espanyol en el Sánchez Pizjuán (22.15 horas, beIN).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información