Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Victoria Pavón: “Ya es habitual ver a mujeres en todas partes”

Victoria Pavón celebra el ascenso.
Victoria Pavón celebra el ascenso.

El pasado 21 de mayo el fútbol madrileño perdía a dos de sus representantes en Primera. Getafe y Rayo abandonaban la élite después de varias temporadas en ella. Dos semanas después el Leganés llenaba parcialmente el hueco y asumía el colosal reto de compartir escena con dos transatlánticos como Real Madrid y Atlético, auténticos depredadores de masa social. El conocido como equipo pepinero es el nuevo en la clase más alta del balompié español, un debutante de 88 años de edad pero solo con un puñado de ellos en Segunda. El curso pasado se ganó el derecho a luchar por el ascenso y no falló. Un equipo sin estrellas donde la mano de su entrenador, Asier Garitano, se nota en cada pequeño detalle.

En 2009 los empresarios inmobiliarios Felipe Moreno y María Victoria Pavón (Madrid, 1960) llegaron a un club de Segunda B que estaba casi en ruinas. Ella asumió la presidencia y en plena crisis de todo el Lega fue levantando poco a poco la cabeza hasta conseguir colarse en el olimpo futbolístico. Debutan en Vigo, y Atlético y Barça serán los primeros visitantes de Butarque.

Pregunta. ¿Han asumido ya que están en Primera?

Respuesta. Los vamos asumiendo porque ha habido mucho trabajo durante el verano con el equipo, las obras del estadio… Luego miras el calendario y te das cuenta que estás en Primera. La realidad llegará cuando empecemos el primer partido.

P. La realidad del club cuando ustedes llegaron era muy cruda.

R. Llegamos en Segunda B, con muchas dificultades económicas. La verdad es que estos tres últimos años nos hemos metido en Primera casi sin darnos cuenta.

P. ¿Cómo se salva un club en el que los jugadores no cobran y pocos años después ponerlo en Primera?

R. Con muchísima austeridad. Bajando todos los costes y poniendo lo que faltaba. Pero sobre todo no hay que gastar más de lo estrictamente necesario. Pero los milagros no existen, y en un club que no genera apenas nada es muy difícil sobrevivir si no pones dinero. Cuando ya llegas a Segunda es diferente, pasas al fútbol profesional y ya cuentas con más dinero, aunque no se puede tirar la casa por la ventana.

Intento que no todo en mi vida sea fútbol. Me niego a dejar de lado lo demás

P. ¿Compensa personalmente todo esto?

R. Es una respuesta difícil. Tienes que dedicarle mucho tiempo. Dejas de lado muchas cosas de tu vida por esto. Aunque estos años nos ha ido compensando porque hemos ido creciendo y recibiendo los frutos poco a poco, con los ascensos. Pero yo soy una persona que da prioridades a las cosas y a veces sí que me planteo hasta qué punto merece la pena tanto esfuerzo, tanto sacrificio, pero intento dejar sitio a las cosas vitales, que no todo sea fútbol. Me niego a dejar de lado lo demás.

P. ¿Y compensa económicamente?

R. Cuando llegamos a segunda habíamos invertido en el club tres millones y aún no los hemos recuperado. En segunda ya teníamos derechos de televisión y un presupuesto más holgado, pero tienes que hacer mejoras en las instalaciones y requiere más inversión. Cuando subes a primera sí que queda un pequeño sobrante, pero tienes que pagar más primas. Resumiendo, estamos en Primera y esos tres millones no los hemos recuperado.

P. ¿Es más difícil el mundo empresarial o el del fútbol?

R. El fútbol es un mundo difícil de controlar. Todo es más imprevisible. Puedes hacer lo mismo todos los años que nunca se sabe cómo va a ir. Hay muchos factores como la suerte y hay que saber acertar con los jugadores, el entrenador… Muchas cosas quedan al azar. En todo caso, nuestro objetivo no es ganar dinero con el fútbol, de eso te das cuenta nada más llegar, es más una apuesta personal, una ilusión.

P. ¿Ahora con el dinero de la televisión es más fácil fichar?

R. No, para nada. Este verano está siendo el más difícil. El mercado de Primera es muy cerrado, no hay muchos jugadores y los pocos que hay están muy rifado. Además es difícil traerlos a un equipo pequeño y recién ascendido. 40 millones tampoco dan tanto de sí. No esperábamos tener tanta dificultad. Aún nos faltan como siete fichajes, pero esperamos tener un equipo competitivo.

P. Esta temporada son tres presidentas en Primera. ¿Está el mundo del fútbol preparado para ver a mujeres mandando?

Sería injusto que la afición se desanimara si empezamos mal

R. Yo creo que sí. Vas por la Liga, la Federación o por los campos y nadie se extraña, siempre hay el máximo respeto. Luego aquí en Leganés siempre me han tratado fenomenal y nunca tuve el más mínimo problema. Ahora es habitual ver a mujeres en todas partes.

P. ¿Le molesta que le hagan preguntas que no harían a presidentes? Como sobre la ropa que va a llevar.

R. No son preguntas habituales, solo ha pasado alguna vez y me lo tomo con humor, sin darle mayor importancia de la que tiene.

P. Pero a Florentino no suelen preguntarle eso nunca.

R. Está claro, ni a Florentino ni a ninguno. Pero no me molesta. Que todos los problemas fueran así.

P. Leganés está muy ilusionado con su equipo, ¿pero teme que la efervescencia baje si se empieza con derrotas o si la gente se habitúa a estar en la élite?

R. Leganés es un poquito más futbolera que Getafe, pero poco más. Hay que disfrutar la temporada y no sería justo que la afición se desanimara tan pronto si el equipo está sufriendo. Pase lo que pase hay que animar. Luego el tiempo nos pondrá donde nos merecemos.

P. ¿Se puede ser solo del Leganés?

R. Tenemos mucha gente que es solo del Leganés. Claro que hay gente de otros equipos porque es una ciudad grande. Los últimos años hemos hecho mucha promoción y hay muchos niños locos con el equipo y que conocen más a los jugadores del Leganés que a los del Madrid.

P. ¿Va a seguir muchos años o asume que esto es algo temporal?

R. Sí, esto son cosas temporales de la vida. Esta es mi octavo temporada. No me he puesto un límite, pero es bueno cambiar y que llegue gente a renovar ilusiones. No es que me falten pero a veces hay cansancio.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.