Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marina Alabau desdramatiza las medallas

La española, oro en Londres y quinta en Río, dice que hay cosas más importantes en la vida y que quiere irse de vacaciones

Marina Alabau, mano a mano con la brasileña Patricia Freitas en la RS:X. Ampliar foto
Marina Alabau, mano a mano con la brasileña Patricia Freitas en la RS:X. EFE

La playa de Flamengo, en el puerto de Marina da Gloria, campo de las regatas de vela, estaba de fiesta. Parecía el clásico domingo de barbacoa, barra libre de caipirinhas y siesta hasta que el calor te despierte. El equipo de vela español, capitaneado por Tamara Echegoyen y Berta Betanzos, colonizó parte de la playa. Carmen Vaz, la doctora, clavó tres banderas de España en la arena y todos se pusieron cómodos delante de la pantalla gigante esperando que saliese Marina Alabau en la Medal Race del RS:X. La salida, por cierto, se retrasó por falta de viento y mientras algunos amenizaban la espera dando vueltas en patinete, otros miraban arriba vigilando la fuerza del viento. No había banderas ondeando.

Las regatistas seguían con su ritual de preparación: algunas hacían yoga, otras escuchaban música con los cascos puestos y otras charlaban entre ellas. Como amigas más que rivales porque en el fondo, después de años compartiendo vientos, entrenamientos y campos de regatas, son casi más amigas que rivales. Marina Alabau paseaba nerviosa con un gorro blanco en la cabeza por la zona reservada a los deportistas. “Vamos a ver qué pasa”, decía la campeona olímpica de Londres 2012. Pasó que no consiguió subirse al podio y eso que después de las dos primeras boyas iba tercera. En las dos últimas se esfumaron sus sueños de medalla. “Dormí mal por el asunto de las reclamaciones, esta mañana estaba muy nerviosa pero cuando salté al agua me notaba muy bien y muy rápida”, confesó después de concluir la regata (fue quinta).

La mañana para ella había empezado más temprano que de costumbre ya que los jueces se reunieron a las 8.30 para estudiar una reclamación y una posible sanción. Los diez participantes en a Medal Race tienen que dejar el material (tablas y velas) en un parque cerrado –cuarentena, le llaman- hasta el momento de la regata para ser inspeccionado. Según reclamaron algunos, el material de Marina fue llevado al sitio equivocado. La reclamación, no prosperó y Alabau pudo competir sin penalización. Saltó al agua pendiente de la rusa y el oleaje de un barco de los jueces, según dijo, la frenó. “Lo he tenido cerca, cuando me pasó la china sabía que iba mejor que yo, yo estaba concentrada en la rusa y al final me terminó pasando la brasileña. Me entró un pequeño oleaje por la izquierda y me hizo perder el planeo”, explicó mientras terminaba la entrega de las medallas.

Estaba decepcionada, pero sonriente. Va con su carácter. Y con la maternidad. Igual que Maialen Chourraut, que fue oro el jueves, Alabau también fue madre después de la medalla de Londres. En mayo recordaba que su embarazo fue más sabático de la cuenta y que lo costó bastante retomar la vela. La pequeña Marta cumplirá tres años en septiembre. “No he ganado medalla, la vida y el deporte son así. Estoy triste pero tampoco siento que me tengo que deprimir. Tengo otras cosas importantes en la vida: mi niña y mi familia. Ser madre te hace quitar importancia al deporte y te hace ser positiva”, explicaba la regatista de 30 años en cuyos planes está alargar la familia.

¿Y Tokio? “Ufff, ahora mismo me queda lejísimo, no puedo pensar en eso. Ahora lo que quiero es irme de vacaciones. No he conseguido el puesto que me esperaba y que quería, pero tampoco es el fin del mundo. Estoy triste pero a la vez contenta de que este ciclo se haya acabado porque han sido meses muy estresantes”, contaba. Los viajes, planear los entrenamientos en función de los horarios de la pequeña Marta… Ya en mayo Alabau decía que no veía la hora de que llegaran los Juegos, para vivirlos pero también para que se terminaran de una vez, dejar atrás el estrés y poder irse de vacaciones. Es lo que hará a partir de mañana. Iván Pastor, por otra parte, terminó noveno en el RS:X masculino.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.