Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hockey masculino español se despide tras una cruel derrota

Un penalti a falta de un minuto y medio para la conclusión clasifica a Argentina para las semifinales

Delas, desolado, tras la derrota de España.

El veterano Juan Gilardi fue el verdugo de la selección española de hockey hierba. Transformó el penalti stroke con el que fue castigada una falta de la defensa española a falta de un minuto y medio para el final. Y ahí acabó el periplo del equipo que dirige Frederic Soyez desde hace dos años y que había rendido a un magnífico nivel en Río con tres victorias, una de ellas ante la gran favorita, Australia, y un empate. El cruce de cuartos de final resultó fatal, como ya había sucedido en Londres hace cuatro años. Entonces el equipo español se despidió echando pestes de los árbitros, que les machacaron en el partido decisivo ante el anfitrión, Gran Bretaña.

ESPAÑA, 1; ARGENTINA, 2

España: Cortés (p), Alegre, Casasayas, Delas, Sergi Enrique, Oliva, Lleonart, Piera, Carrera, Quemada (1), Romeu, Terraza, Pérez-Pla, Ruiz, Sallés, Iglesias y Casasayas.

Argentina: Vivaldi (p), Peillat (1), Gilardi (1, de penalti stroke), Ibarra, Callioni, Matías Rey, Paredes, Menini, Vila, Ortiz, López, Saladino, Lucas Rey, Brunet, Mazzilli y Rossi.

Árbitros: Blasch (Alemania), Van Bunge (Holanda) y Grochal (Polonia).

Parciales: 0-1, 0-0, 0-0 y 1-1.

Centro Olímpico de Hockey en Deodoro. Unos 3.000 especadores. Argentina se clasifica para las semifinales.

Esa vez, el equipo español se estrelló con la defensa argentina y tuvo la mala suerte de encajar un primer gol al final del primer cuarto, con el reloj ya a cero, y en la repetición de un penalti córner que, en segunda instancia, convirtió en gol Gonzalo Peillat.

España reaccionó y fue arrinconando al equipo argentino. Romeu envió una bola al poste y Juan Vivaldi, el portero argentino, evitó el gol con la manopla tras un disparo de Pau Quemada. Pero fue el propio Pau Quemada, faltando cuatro minutos, y en el séptimo penalti córner que lanzó el equipo español, quien obtuvo el tanto del empate. Los argentinos forzaron un penalti córner, el octavo en su cuenta, y fue en la defensa del remate de Peillat en esa acción cuando los árbitros castigaron a España con un penalti stroke.

Gilardi batió por alto a Quico Cortés y el equipo español perdió el pase a las semifinales. La desolación fue enorme y la mayoría de jugadores de Soyez concluyeron con lágrimas en los ojos, derrengados sobre el césped azul del Centro Olímpico de Hockey en Deodoro. Fue una derrota cruel para España en el momento más decisivo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información