Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Orlando Ortega gana en Mónaco y bate el récord de España en 110m vallas

El vallista de origen cubano vence con 13,04s, ocho centésimas menos que su anterior plusmarca, lograda en mayo pasado

Orlando Ortega, en un competición en febrero.
Orlando Ortega, en un competición en febrero. EFE

El español Orlando Ortega estableció este viernes en Montecarlo un nuevo récord de España de 110 metros vallas con una marca de 13.04s que le otorgó la victoria en la reunión de la Diamond League. El vallista de origen cubano, que en agosto representará a España en los Juegos Olímpicos de Río, tenía el récord nacional en 13.12 desde el 6 de mayo pasado, conseguido en Doha en la apertura de la Liga de Oro.

El plusmarquista español realizó, como acostumbra, una carrera en progresión y terminó venciendo por 8 centésimas al nuevo campeón de Europa, el francés Dimitri Bascou, que a su vez superó a su compatriota Pascal Martinot-Lagarde (13.17s). Ortega nació en Cuba (en Artemisa, a 60 kilómetros de La Habana) hace 24 años y, aunque ha vivido en Ontinyent, es español sólo desde el 7 de septiembre de 2015. “Soy español porque España me lo pidió, porque España me concedió la nacionalidad”, dice Ortega, el mejor atleta mundial de 110m vallas del año y ahora residente en la Blume, donde convive con la elite del deporte olímpico español. “También en Cuba vivía en una residencia de deportistas, pero aquí tengo más medios a mi disposición: fisio, médico, gente que se preocupa por mí y unas instalaciones superbuenas”, explicó a EL PAÍS hace un año y medio.

Una lesión, una rotura de fibras en Berlín, le impidió obtener las marcas que pretendía durante la temporada invernal. Pero en ya en su primera competición al aire libre como español, en mayo, batió el récord nacional de la especialidad que le ha hecho grande. Ortega terminó tercero en la reunión que abría el circuito de la Diamond League, con un tiempo de 13,12s (viento: +1,4 m/s), 21 centésimas inferior a la plusmarca (13,33s) que en 2007 había fijado Jackson Quiñónez y 18 centésimas superior a su mejor marca, 12,94s.

A las ocho de la tarde, los espectadores presentes en el estadio Luis II guardaron un minuto de silencio en memoria de las víctimas del atentado de Niza, ciudad situada a 18 km del Principado.

Con el título de flamante campeona de Europa de 100 metros, la holandesa Dafne Schippers defendió su rango de subcampeona mundial al imponerse con tanta autoridad como en los continentales de Amsterdam. Su marca de 10.94s dejó muy atrás a la jamaicana Veronica Campbell-Brown (11.12s), campeona mundial en 2007.

El keniano Ronald Kwemoi rebajó en cinco segundos su marca del año para ganar el 1.500 con un tiempo de 3m 30,49s surgiendo incontenible en la recta final de una carrera lanzada a ritmo infernal por la primera liebre, el keniano Andrew Rotich, que pasó el 400 en 53,77s y el 800 en 1m 49,95s.

El campeón mundial, Asbel Kiprop, dio muestras de debilidad al paso por el mil, pero logró pegarse al marroquí Abdelaati Iguider con la esperanza de repetir victoria -el año pasado hizo aquí récord personal con 3:26.69-. Sin embargo, en la recta se vino abajo y terminó sexto, superado incluso por el británico Mo Farah, campeón mundial y olímpico de 5.000 y 10.000.

Kenia hizo doblete en el 1.500. El segundo puesto fue para Elijah Manangoi, subcampeón mundial, con 3m 31,19s, seguido del campeón olímpico, el argelino Taoufik Makhloufi, con 3m 31,35s. El nuevo campeón de Europa, el noruego Filip Ingebrigtsen, llegó décimo con 3m 33,72s.

En 800, nuevo triunfo keniano. Nicholas Kipkoech, de 19 años, ganó el 800 con 1m 44,47s pero con muchos apuros. Dos centésimas después llegó su compatriota Alfred Kipketer y a continuación, remontando en la recta, lo hizo el campeón de Europa, el polaco Adam Kszczot con 1m 44,59s.

La griega Ekaterini Stefanidi batió en salto con pértiga con una marca de 4,81, la misma que le dio el título europeo la semana pasada, a la cubana Yarisley Silva, campeona mundial, que se quedó en 4,71, dejando el tercer puesto a la brasileña Fabiana Murer (4,65), que volvía a la competición después de batir el récord sudamericano con 4,87.

En el círculo de peso, la alemana Christina Schwanitz, actual campeona del mundo y que venía de ganar el título europeo en Amsterdam, hubo de inclinarse ante la neozelandesa Valerie Adams, que con un tiro de 20,05 confirmó que está lista para defender su corona olímpica en Río después de un año de lesiones. La germana lanzó 24 centímetros menos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información