Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las claves de la derrota de España frente a Croacia

La inseguridad y la falta de precisión con el balón, el afán por jerarquizarse de Sergio Ramos y la inocencia defensiva, especialmente en la acción final de Perisic, determinantes en el tropiezo frente a Croacia

De Gea abandona el césped de Burdeos cabizbajo. Ver fotogalería
De Gea abandona el césped de Burdeos cabizbajo. AP

La derrota frente a Croacia (2-1) fue muy dura, no solo por enviar a España a la parte más dura del cuadro, sino también porque se dio ante un rival que había prescindido de cinco de sus titulares, entre ellos Luka Modric, su mejor jugador. Por el contrario, España salió con el once fijo, que Del Bosque por sorpresa utilizó por tercera vez consecutiva. El objetivo era asegurar la primera plaza, pero para los suplentes el mensaje no fue bueno. Si Del Bosque introduce cambios con Italia, algunos de los titulares quedará señalado. A continuación, las claves del tropiezo español en Burdeos.

Errores desde los primeros momentos

Aunque hilvanó juego de altura en la primera media hora, incluida la jugada de gol de Morata, desde las primeras acciones se vio a España un tanto insegura en la salida del balón. Una mala entrega de Sergio Ramos que acabó en remate de Kalinic y la pifia de De Gea dejándose robar el balón previamente al lanzamiento al larguero de Rakitic evidenciaron esa inseguridad en el pase que hasta ahora España no había mostrado.

Menos agudeza con el balón

Con el gol a favor, España tuvo fases en las que rebajó su agudeza con el balón. Las circulaciones dejaron de ser afiladas e incurrió en pérdidas que permitieron crecer a los croatas. Todo ello generó la sensación de que no controlaba el partido por completo como había hecho ante la República Checa y Turquía. Recuperó el manejo del partido con la entrada de Bruno por Nolito y tuvo el partido en el penalti de Ramos.

Ramos no es un especialista

Sergio Ramos no es un especialista en el lanzamiento de penaltis, por mucho que haya marcado alguno decisivo, aunque también los ha fallado. Cesc era el primer lanzador e Iniesta y Silva tienen más calidad para ejecutar esos lanzamientos. A Ramos le pudo su afán por jerarquizarse más de lo que ya está. No necesita goles para aumentar un liderazgo que nadie le discute ni tampoco para agrandar una trayectoria que ya es digna de admirar. Del Bosque dijo que deciden los jugadores. Hay otros entrenadores que son más intervencionistas.

Una contra de equipo inocente

El gol de Perisic descubrió a un equipo inocente. España no supo manejar los últimos minutos del partido. De repente se tragó una contra con mucho campo por recorrer hacia atrás sin apenas jugadores que defender la carrera de Perisic. Le faltó cuajo para mantenerse fría y no ordenar un ataque menos masivo en una jugada que era la de las últimas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información