Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fútbol de Pékerman no se grita

El seleccionador ha transmitido a Colombia su personalidad y su idea del buen juego

José Pékerman, durante un partido en la Copa América Centenario.
José Pékerman, durante un partido en la Copa América Centenario. EFE

A sus 28 años José Néstor Pékerman se despidió del fútbol profesional. Fue un adiós forzado, la rodilla dijo basta. Entonces estaba en Medellín y después de 101 partidos en Independiente tenía que regresar a una Argentina incierta, dominada por la dictadura del General Videla. Pero la vida de José nunca se alejó de la pelota, ni siquiera cuando tuvo que conducir un taxi por las calles de Buenos Aires. “Mientras manejaba el taxi hacía mis proyectos y así llegué a las inferiores de Argentinos, compaginando el trabajo con los entrenamientos”, explicaba Pékerman. “José es uno de los grandes maestros del fútbol”, afirma su amigo y compañero Hugo Tocalli. “Es un gran formador, sí; pero, sobre todo, es un gran entrenador”, completa Diego Markic, ayudante de Pékerman en el Mundial 2014.

José es uno de los grandes maestros del fútbol

Hugo Tocalli, exseleccionador de Argentina

Antes de dar tomar las riendas de la selección absoluta argentina en 2004, Pékerman siempre había trabajado con los juveniles: Chacarita, Argentinos, Colo-Colo y Argentina, donde conquistó tres Mundiales sub-20 como primer entrenador (1995, 1997 y 2001) y dos más como coordinador del fútbol base en la AFA (2005 y 2007). “Ganamos cinco Mundiales, pero también cuatro Fair Play (reconocimiento entregado a las selecciones que fomentan la conducta deportiva). El fútbol es mucho más que enseñarles a los chicos a jugar a la pelota. Pero José se animó a dejar el fútbol formativo, algo que, por ejemplo, Griffa nunca hizo”, razona Tocalli.

31 victorias en 51 partidos

El entrenador consiguió sus mayores éxitos en el banquillo al frente de la selección argentina sub-20, con la que ganó los Mundiales de la categoría en 1995, 1997 y 2001.

En los clubes, su experiencia es más modesta, después de pasar por Leganés (España) y Toluca y Tigres (México).

Como seleccionador de Argentina, llegó a cuartos del Mundial de 2006.Con Colombia, repitió cuartos en el Mundial de 2014 y en la pasada Copa América. En total, Pékerman ha dirigido a la selección cafetera en 51 partidos, con 31 victorias, 11 empates y nueve derrotas.

“Es un tipo muy pedagógico y coherente. La gente cree que porque es muy tranquilo y no es así. Él no necesita no gritar para demostrar que tiene personalidad”, asegura Markic. Y, completa con una anécdota: “En el Mundial del sub-20 de Malasia en 1997, José nos dejó afuera de la final a mí, que era el capitán, y a Pablo Aimar, que era una de las figuras del equipo junto a Riquelme. Cualquier otro entrenador no se hubiese animado, pero él siempre piensa en lo mejor para el equipo. En ese momento no lo entiendes, pero con el tiempo le das la razón”. Y completa Tocalli: “Es un técnico con mucha personalidad y mucha decisión. Pero además, José tiene carisma, convence al jugador sin ser autoritario. Es un tipo pensante y vive todo el día con el fútbol en la cabeza”.

Enamorado de la Naranja Mecánica de Rinus Michels, Pékerman entiende el fútbol a través de la pelota. “Todos sus equipos tienen un denominador común: intentan jugar bien al fútbol”, explica Markic. “La selección argentina de Alemania 2006 jugaba muy bien al fútbol, pero también lo hizo Colombia en el Mundial de Brasil”, interviene Tocalli. En la Copa del Mundo de 2014, la selección cafetera alcanzó por primera vez en su historia los cuartos de final y James Rodríguez, su jugador franquicia, se calzó la Bota de Oro como goleador del torneo (6). “Esos dos equipos representaron el fútbol que siente José”, vuelve el segundo entrenador de Pékerman entre 1994 y 2001.

En los mejores equipos

Sin embargo, tras el éxito conseguido con Colombia en Brasil 2014, las dudas merodearon sobre la continuidad de Pékerman en la selección colombiana tras caer en los cuartos de final en la Copa América de Chile, el año pasado. “Es cierto que el equipo no jugó bien en Chile, pero quizás el equipo necesitaba un recambio que todavía no se había realizado. Hoy están muy bien, en los dos primeros partidos jugaron un gran fútbol (victorias ante Estados Unidos, 2-0; y Paraguay, 2-1). Hoy todos los futbolistas colombianos quieren jugar en su selección y están muy bien consideraros en el mundo, muchos en los mejores equipos del momento”, remata Tocalli.

José no necesita no gritar para demostrar que tiene personalidad

Diego Markic

Hoy Colombia se enfrenta al defensor de título, Chile, por un lugar en la final de la Copa América Centenario (solamente jugó dos finales: en 1975, cuando cayó ante Perú; y en 2001 en su casa, donde levantó la Copa). “Quizás dudaron de él los periodistas, pero la gente no. Todo el mundo lo ama en Colombia como también en Argentina”, remata Tocalli, que busca en Estados Unidos su primer título como entrenador en una selección absoluta.

Más información