Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

En el ‘soccer’ mandan ellas

La selección femenina de Estados Unidos colecciona tres victorias en Mundiales y cuatro oros olímpicos

Dunn, de EEUU, ante Japón.
Dunn, de EEUU, ante Japón.

Tras el pase a semifinales en la Copa América, la selección de Estados Unidos ha reafirmado la ilusión de sus seguidores. En un torneo en el que sólo ha participado cuatro veces, el rival en semifinales es Argentina. Pero hasta ahora en este país, en materia de soccer mandan las chicas. La selección femenina estadounidense, con menos historia que la masculina, acumula un palmarés ejemplar.

Desde su primer partido oficial en 1985, el conjunto femenino ha conseguido tres Mundiales, cuatro oros olímpicos y siete Copas CONCACAF. Ocupa el primer puesto en la clasificación mundial de selecciones femeninas, algo que ya ha logrado en otras cinco ocasiones desde 2003.

Han recibido los elogios de Obama por ser un ejemplo de superación

La conquista de su último trofeo internacional, el Mundial de 2015, vino de la mano de dos victorias rotundas: la primera, en semifinales, 2-0 a Alemania, la entonces considerada número uno en el ránking mundial. En la final, las jóvenes superaron cómodamente a Japón por 5-2. Ese partido, disputado el 5 de julio, batió el récord de audiencia de cualquier partido de fútbol (hombres o mujeres) de la historia televisiva de Estados Unidos, con una media de 23 millones de espectadores.

El equipo masculino ha participado, sin mucha trascendencia, en 10 campeonatos mundiales en sus 100 años de historia. Su mejor resultado fue en 1930, cuando quedaron terceros. A la Copa América han asistido cuatro veces, y su mejor resultado ha sido la cuarta posición en 1995. Esta semana, su palmarés podría cambiar si consiguen derrotar a la Albiceleste de Messi.

Elogios de Obama

La selección femenina no sólo triunfa dentro del campo, fuera también. En Estados Unidos se han convertido en un referente para jóvenes mujeres, aspirantes a ser deportistas. Un mes antes del Mundial del 2015, las jugadoras crearon la iniciativa #SheBelieves (Ella cree) para motivar a sus seguidoras, sobre todo las niñas más pequeñas, para que se pongan grandes metas y luchen por sus sueños. A través de ese hashtag, las jugadoras propusieron a las fans que compartieran sus logros colgando mensajes o fotos en las redes.

El presidente Barack Obama, en referencia al equipo femenino, dijo: “Este equipo ha demostrado a todo Estados Unidos que jugar como una chica es jugar como el mejor. Habéis inspirado a millones de niñas a que sueñen en grande”.

Recientemente, en abril de este año, bajo el liderazgo de las dos capitanas, Carly Lloyd y Becky Sauerbrunn, el equipo femenino presentó una querella contra la Federación de Fútbol de Estados Unidos (USSF, siglas en inglés) por discriminación salarial. Según los abogados del equipo, ellas ganan un 40% de lo que ganan los jugadores del equipo masculino. La indignación de las deportistas, convertidas en activistas, es mayor dado su espectacular rendimiento en comparación al del equipo masculino.

En un país en el que el deporte ocupa una faceta central de la vida de millones de niños y niñas, y donde hay el mayor número de jóvenes jugadoras de fútbol en el mundo (alrededor de 1,7 millones), las mujeres de la selección de soccer son un referente para Estados Unidos.

Más información