Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La lectura más profunda de La Roja

La selección pierde toque en el medio para ser más vertical en el ataque

Del Bosque da instrucciones a Busquets.
Del Bosque da instrucciones a Busquets. EFE

Temerosos del juego de España, sus rivales llevan tiempo poniendo en práctica un planteamiento que parece ideado en serie en la cabeza de los seleccionadores. La fórmula suele consistir en dejar a un solo delantero en punta y montar una línea de cinco centrocampistas por delante de los cuatro defensas. Todos, incluido el delantero, defendiendo de manera abnegada en su propio campo. Contra esa idea, también han tenido que combatir el Barcelona y el Bayern de Múnich de Pep Guardiola en los últimos años. La conclusión de los especialistas es la necesidad de abrir el campo, pero en situaciones de ventaja. Guardiola explicó, cuando se enfrentó al Atlético de Madrid, que utilizó ese mismo entramado defensivo, que “para llegar por afuera es necesario pasar por dentro”. “Llegar por afuera desde atrás es muy difícil, por lo que es necesario el fútbol interior en algún momento para después abrir a los costados”, razonaba el técnico de Santpedor para explicar las dificultades que le planteaba el dibujo de Simeone.

Primero la Republica Checa y después Turquía plantearon ese antídoto contra la superioridad técnica española. En ambos partidos, a España le costó encontrar la solución para que su fútbol tocado empezara fluir. “Los partidos, hay que madurarlos”, advierte Vicente del Bosque. La solución para romper esas barreras que plantan los contrarios delante de su área empieza por una cuestión numérica.

“A veces no se valora del todo, pero en cada partido tenemos que jugar con equipos con defensas que tienen a once jugadores detrás. Los laterales son fundamentales en el juego de España. Laterales que rompen líneas. Eso es primordial y nosotros tenemos tanto a Jordi Alba como a Juanfran, que lo hacen muy bien”, apunta Cesc. Cuando España ha detectado dónde y cómo hacer las superioridades y ha ajustado los pases ha emergido esa versión que tanto recuerda al equipo que conquistó las Eurocopas de 2008 y 2012 y el Mundial de 2010.

“Las superioridades y el juego entre líneas son fundamentales en el fútbol de hoy”, razona Del Bosque. “Mis jugadores son conscientes de lo que es más conveniente en cada momento. Saben leer muy bien los partidos”, prosigue el seleccionador. “Generar las superioridades es algo que está previsto. Por un lado van Juanfran, Cesc y Silva y por otro Jordi Alba, Iniesta y Nolito”. ¿Y cuando Iniesta y Cesc se juntan más? “Eso te lo da el partido y ellos lo ven, son soluciones para resolver esos problemás”, responde Del Bosque.

Contra el atasco

“Hay veces que los centrocampistas nos desesperamos y bajamos a buscar el balón porque si no parece que no estás interveniendo. Sin embargo, de lo que se trata es de perder toque y buscar más profundidad”, analiza Cesc. “No hay muchas opciones y si bajamos muy hacia atrás para buscar el balón te quedas atascado. Es en esos momentos cuando el fútbol de toque se hace más pesado. Lo que se necesita para romper esos esquemas son pases más profundos y verticales”, matiza Cesc.

“Tenemos que buscar soluciones para ese tipo de defensas. A veces tardamos en encontrarlas, pero tenemos recursos suficientes. Una vez que encuentras por dónde penetrar, ya sea por la banda de Juanfran o por la de Jordi Alba, es complicado que los rivales puedan frenarnos porque siempre hay un jugador nuestro de más. Y si no podemos ir por fuera vamos por dentro”, dice Bruno.

El partido contra Turquía confirmó a España como la selección que mejor juego ha desarrollado en lo que va de campeonato. Si para el seleccionador turco Fatih Terim, es una selección “especial e irresistible”, para el técnico vigente campeón del mundo, el alemán Joachim Löw, es la gran vedette del campeonato: “España tiene un equipo de gran clase. Eso es así siempre, no solo ante Turquía. En 2014 quedó eliminada, pero también ahí tuvo un juego de primera", afirma Löw. “Tienen una gran versatilidad. Y aplican ese juego de combinaciones rápidas de forma extraordinaria”, concluye Löw.

 

Más información