Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Osasuna y Girona se juegan el ascenso a Primera

El equipo catalán aspira a un logro inédito y el navarro a su retorno tras dos años en Segunda, este sábado, en Montilivi

Quintana le regala a Marc Soler su primera victoria como profesional

Girona quiere cambiar la historia. El equipo catalán, con casi 86 años de existencia, se juega hoy contra Osasuna en Montilivi (19.00, C + Liga 2) la posibilidad de subir a Primera División por primera vez. Osasuna, tras dos temporadas en Segunda A, busca mantener la ventaja conseguida en El Sadar (2-1). La expectación en la ciudad es máxima y el estadio estará lleno hasta la bandera. La Primera División pasa por Montilivi.

El vestuario catalán se muestra convencido de sus posibilidades. “Solo pensamos en ganar y en subir a Primera”, asegura Olivas, goleador en Pamplona. El técnico Pablo Machín, que cuenta con las bajas de Carles Mas y David Oliveros, confía en la remontada: “Haremos algo grande. Las finales solo entienden de equipos ganadores, y queremos ganar”.

Haremos algo grande. Las finales solo entienden de equipos ganadores, y queremos ganar

Pablo Machín,  técnico del Girona

Para conseguir la hazaña, el Girona necesita recuperar su mejor versión en defensa. En la liga fue el equipo menos goleado, pero en los tres partidos de playoff ha recibido cinco goles. “Es extraño”, admite Olivas; “pero si mostramos el nivel que hemos tenido durante el año, tenemos mucho ganado. El técnico, a pesar de reconocer cierta preocupación por los tantos recibidos, reivindica la solidez del equipo: “No nos han generado demasiadas ocasiones y ningún equipo nos ha avasallado. Competimos en cualquier circunstancia”.

El resultado de El Sadar (2-1) obliga al equipo catalán a plantear la vuelta con valentía: “Que nadie espere que especulemos. No tenemos nada que perder, porque venimos de muy abajo. El curso pasado era diferente”, avisa Machín. La profunda decepción de la temporada pasada, cuando el ascenso directo se escapó en el último minuto de Liga y el Zaragoza remontó un 0-3 en semifinales del playoff, también ha cambiado el prisma de los aficionados. “Nadie vendrá a ninguna fiesta, como parecía el año pasado, sino a ayudarnos”, analiza el preparador soriano.

Iremos a por el partido desde el primer instante”

Enrique Martín,  entrenador  Osasuna

Tampoco desde Osasuna se plantea un partido defensivo. “Iremos a por el partido desde el primer instante”, asegura el técnico Enrique Martín. El entrenador, que ha destacado la fortaleza mental del equipo, valoró la temporada: “No tenemos que pensar más allá. Es una bendición lo que ha sucedido este año a Osasuna, lo que ha hecho la plantilla y la afición. No hay lugar para la decepción”.

El equipo de Pamplona se clasificó para el playoff en la última jornada y en las semifinales de la fase final venció con sobriedad los dos partidos contra el Nàstic. El partido en Montilivi significará la despedida del joven Merino, formado en las categorías inferiores del club, y que jugará la próxima temporada en el Borussia Dortmund.

El entrenador reivindicó la participación de la cantera en el primer equipo y valoró el vínculo especial que mantiene el equipo con la afición: “Se está gestando una hinchada muy fiel y con un sentimiento de pertenencia brutal. Es el futuro del club”. Los navarros aspiran al retorno a Primera un año después de salvarse del descenso de Segunda B en el último suspiro. "Soy el más feliz del mundo", expresa Martín. El ascenso pasa por Montilivi.

Nueva etapa del Girona

El proyecto del Girona, que cuenta con unos 5.300 socios, recibió un fuerte empuje el pasado junio cuando la empresa francesa TV Sports Events, asesorada por el representante Pere Guardiola, hermano del nuevo técnico del Manchester City, adquirió el club después de salir del concurso de acreedores. Los nuevos propietarios, profesionales de la organización y explotación de eventos deportivos, confiaron la presidencia al exjugador Delfí Geli para iniciar la nueva etapa. “Queríamos un buen equipo para aspirar a todo, pero el objetivo de esta temporada era asentarnos en el club y ponerlo todo en marcha”, explica Geli, que también pasó por el Barça y el Atlético de Madrid, entre otros.

Con la llegada del capital francés, el club dejó atrás un período de incertidumbre económica. Parte de la plantilla denunció impagos durante la temporada pasada y algunos empleados estuvieron hasta cuatro meses sin cobrar. “Ahora se pagan las nóminas al día, también la deuda (era de más de 4 millones de euros). Los propietarios están invirtiendo porque saben que es un proyecto de futuro”, aclara el presidente. Pero el presupuesto para la plantilla no es abundante. “Tenemos el tercer o cuarto presupuesto más bajo de la categoría”, asegura Geli; “pero si subiéramos, los ingresos aumentarían mucho, aunque la viabilidad del club está garantizada tanto en Primera como en Segunda.

El futuro del club también se sigue con lupa desde el ayuntamiento. La alcaldesa Marta Madrenas (CDC), reconocida seguidora del equipo –“estos dos últimos años me he perdido muy pocos partidos, pero no me siento en tribuna”, explica– admite el impacto que la entidad tiene para la ciudad: “Queremos que Girona sea un destino turístico deportivo, y el ascenso a Primera sería un gran impulso. Además, sería un ejemplo para los jóvenes y daríamos visibilidad de la ciudad en toda España”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información