Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Milik derriba la muralla de Irlanda del Norte

El mediapunta acaba con el defensivo equipo británico, aunque no oculta los apuros en ataque de Polonia, sin ideas

Milik marca el gol del triunfo de Polonia.
Milik marca el gol del triunfo de Polonia. AFP

Un gol de Milik derribó la muralla de Irlanda del Norte, un equipo con alma y muy digno, también con limitaciones. Polonia encontró en el fino mediapunta la llave para acabar con la resistencia de los irlandeses, incapaces de tirar a la meta rival en todo el encuentro. No fue fácil, sin embargo, para Polonia, que sufrió demasiado y jamás encontró a su líder, Lewandowski, perdido en el bosque irlandés, atónito ante la incapacidad de sus compañeros para leer sus continuos desmarques. Milik acabó con Irlanda, curiosamente cuando el equipo de O'Neill dio un paso adelante en el segundo tiempo para presionar la salida del balón de los polacos. A Irlanda le fue bien cuando no salió de su campo. Pereció cuando se estiró. Realmente, cuando se juega en busca del empate se acaba perdiendo, algo que no puede restar el entusiasmo de los irlandeses, aunque firmes candidatos al último puesto del grupo salvo un auténtico milagro.

Polonia

4-4-1-1

Adam Nawalka

1

Szczesny

20

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Piszczek

15

Glik

2

Pazdan

3

Jedrzejczyk

10

Krychowiak

7

1 goles Gol

Arkadiusz Milik

9

Lewandowski

16

Cambio Sale Grosicki

Blaszczykowski

5

Cambio Sale Jodlowiec

Maczynski

21

Cambio Sale Peszko Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Kapustka

1

McGovern

20

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Cathcart

4

Gareth McAuley

5

Evans

2

Conor McLaughlin

16

Norwood

8

S. Davis

10

Lafferty

17

Cambio Sale Dallas

Patrick McNair

6

Cambio Sale Ward

Baird

3

Cambio Sale Conor Washington

Ferguson

Irlanda N.

3-5-1-1

Michael O´Neill

En el fútbol, cada uno juega como sabe e intenta sacar partido a sus virtudes. 30 años después, Irlanda del Norte regresaba a un gran torneo de selecciones y lo hacía con dignidad ante un equipo superior, Polonia, que se encontró con los problemas habituales cuando un rival se entrega a un repliegue tan intenso como hizo Irlanda. Seguramente, los irlandeses no tienen detrás un país que les exija un estilo bonito. Contentos con estar en Francia, se metieron casi todos en su área a esperar las acometidas de Polonia. Los polacos son una buena selección, sin duda, pero sufren cuando tienen que desmontar defensas bien organizadas. Irlanda, más que una defensa, plantó una muralla, sin importarle las formas ni llegar nunca con peligro al área de Szczesny.

Polonia, que comenzó fuerte, se fue agobiando a medida que que Irlanda se encerraba en su propia área. Hay que tener mucha calidad para desmontar un entramado tan tupido y Polonia no dispone de jugadores capaces de filtrar un pase o romper líneas con conducciones en velocidad. El único futbolista que lo puede hacer es Milik, mediapunta del Ajax. Lewandowski, letal con espacios, fue bien tapado. El delantero del Bayern decepcionó en un primer tiempo flojo, donde nunca se encontró.

Más que nada por insistencia, el asedio polaco encontró premio en una buena acción del propio Milik. Se cruzó con calidad el área y definió mal. En el minuto 39, fue Kapustka el que realizó una brillante acción individual. Dos regates y un excelente disparo que sacó McGovern en un alarde de reflejos.

El golpe de Milik

 Irlanda del Norte dio un paso adelante en el segundo tiempo. En un balón largo, Piszczek llegó hasta la línea de fondo y centró atrás. Emergió Milik, que con mucha calidad batió ahora a McGovern. El talento del mediapunta abrió un escenario inesperado para Irlanda, obligada a atacar, con pocos recursos y sin demasiado talento. Le quedaba la opción de un balón parado que le permitiera el empate, puesto que Polonia no fue capaz de hacer el segundo que definiera el partido. Lewandowski decidió reservarse para los próximos duelos. Recuperar a su estrella es una labor obligada de su seleccionador, Nawalka.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información