Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Curry pone a los Cavaliers entre la espada y la pared

Los Warriors, con 38 puntos de su estrella y otro récord con 17 triples, vencen (97-108) y dominan por 3-1

Final NBA Ampliar foto
Uno de los rifirrafes entre LeBron y Curry. AFP

Así te hemos contado en directo la final de la NBA entre Warriors y Cavaliers

CLEVELAND, 97; GOLDEN STATE, 108 (1-3)

Cleveland Cavaliers: Irving (34), JR Smith (10), LeBron James (25), Jefferson (3), T. Thompson (10) –equipo inicial-; Love (11), Shumpert (2), Dellavedova (2), Frye (0) y D. Jones (0).

Golden State Warriors: Curry (38), Klay Thompson (25), Barnes (14), Draymond Green (9), Bogut (0) -equipo inicial-; Iguodala (10), Livingston (8), McAdoo (2), Ezeli (0), Varejao (2) y Speights (0).

Parciales: 28-29, 27-21, 22-29 y 20-29.

Quicken Loans Arena de Cleveland. 20.562 espectadores.

El programa de la final.

(Warriors,3; Cavaliers, 1)

Golden State, 104; Cleveland, 89

Golden State, 110; Cleveland, 77

Cleveland, 120; Golden State, 90

4º Cleveland, 97; GoldenState, 108

5º Martes, 14 de junio (3.00)

6º Viernes, 17 de junio (3.00)

7º Lunes, 20 de junio (2.00)

Hora peninsular española. El quinto y el séptimo partidos, en Oakland; el sexto, en Cleveland. En directo por Movistar + #0 y Canal + Deportes.

Stephen Curry brindó su mejor versión en el cuarto partido (97-108) y propulsó a la victoria a los Warriors, que dominan la final por 3-1. Babe Face asumió el protagonismo que no tuvo en los tres encuentros anteriores y dejó a los Cavaliers contra la espada y la pared, ya sin posibilidad de error. Cleveland está obligado a una gesta monumental que nadie ha logrado en las 32 ocasiones que ha sido acometida: superar un 3-1 en el último escalón hacia el anillo.

El campeón está a un paso de repetir. Los Warriors no tropezaron dos veces en la misma piedra. Tras su gatillazo en el último encuentro en Cleveland, en el que fueron arrollados por una diferencia de 30 puntos, cuajaron una segunda parte espléndida y superaron todos los obstáculos, sobre todo la eficacia ofensiva de Kyrie Irving y la enorme clase de LeBron James, indomable, notable en todas las facetas del juego.

Los Warriors superaron el desafío en Cleveland con una completísima actuación, empezando por su demoledora puntería en los triples, con un 17 de 36. Un récord en una final de la NBA. También dominaron el rebote, especialmente en ataque, lo que les dio preciosas segundas opciones en momentos determinantes. Los Cavaliers fallaron 11 tiros libres, una de sus cruces en el partido.

Curry, que en los tres primeros encuentros no estuvo fino y no llegó a los 20 puntos en ninguno de ellos, alcanzó esta vez los 38 puntos, con un 7 de 13 en triples, además de 6 asistencias y 5 rebotes. Klay Thompson también sobresalió con 25 puntos y 4 triples. Green e Iguodala se encargaron del liderar el trabajo defensivo de su equipo. Green sumó 9 puntos y 12 rebotes; Iguodala, 10 puntos, 7 asistencias y 6 rebotes. Barnes también se dejó notar en ataque, con 14 puntos.

Los Cavaliers no tuvieron suficiente con los 34 puntos de Irving y los 25 puntos, 13 rebotes y 9 asistencias de LeBron. Love solo pudo añadir 11 puntos y Tristan Thompson y JR Smith, 10 cada uno. Al gran acierto de los Warriors en los triples, los Cavaliers respondieron con un pobre 6 de 25.

El partido tuvo un poco de todo, incluidos un par de piques entre las dos estrellas, entre Curry y LeBron. Se encararon un par de veces tras enzarzarse en una sucesión de empujones cuando uno trataba de zafarse del marcaje del otro. LeBron también se encaró con Draymond Green, en un partido en el que saltó un espontáneo a la cancha, rápidamente reducido por los numerosos miembros de seguridad apostados cerca del parquet.

Los Cavaliers contaron de nuevo con Kevin Love, ausente en el tercer partido a causa del golpe que recibió en la cabeza durante el segundo. Love no salió en el quinteto inicial. Con su concurso y la eficacia de Irving, los Cavaliers llegaron a dominar por 8 puntos nada más empezar el tercer cuarto (58-50).

A partir de ahí, Curry y Klay Thompson pusieron la directa. Iguodala defendió con una eficacia pocas veces vista y Green inyectó energía a su equipo. Los Warriors tomaron la delantera y se plantaron con 10 puntos de ventaja a falta de tres minutos. Resolvieron con la solvencia que les caracteriza. Los Warriors dispondrán de la primera oportunidad para rematar la final en la madrugada del lunes al martes en su cancha de Oakland.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información