’La magia y los triples de Thompson y Curry resucitan a los Warriors

La espectacular remontada de los Golden State Warriors en Oklahoma (101-108) fuerza el séptimo y definitivo partido

Curry hace el gesto de que habrá séptimo partido.
Curry hace el gesto de que habrá séptimo partido.Maddie Meyer (AFP)

El inmenso talento, el indomable carácter y la asombrosa puntería en el momento crucial de Klay Thompson y Stephen Curry resucitaron a los Warriors cuando estaban contra las cuerdas en Oklahoma City. Su sensacional último cuarto, con un 18-33, les dio una victoria (101-108) que evitó su eliminación y forzó el séptimo y definitivo partido de la final del Oeste, el lunes en el Oracle Arena de Oakland.

OKLAHOMA, 101; GOLDEN STATE, 108 (3-3)

Oklahoma Thunder: Westbrook (28), Roberson (11), Kevin Durant (29), Ibaka (13), Adams (9) –equipo inicial-; Kanter (8), Waiters (3), Foye (0) y Morrow (0).

Golden State Warriors: Curry (29), Klay Thompson (41), Barnes (9), Draymond Green (14), Bogut (5), -equipo inicial-; Iguodala (8), Livingston (0), Speights (0), Barbosa (0), Varejao (0) y Ezeli (2).

Parciales: 23-20, 30-28, 30-27 y 18-33.

Chesapeake Energy Arena de Oklahoma City. 18.203 espectadores.

Final del Este

Cleveland, 113; Toronto, 87 (4-2)

Cleveland jugará la final de la NBA

Final del Oeste

Oklahoma, 101; Golden State, 108; (3-3)

Séptimo partido: Martes 31 (3.00)

Golden State Warriors sufrió muchísimo durante todo el partido. Fue casi todo el tiempo a remolque, llegó a ceder una desventaja de 13 puntos (41-28) y se plantó en los últimos cinco minutos con 7 puntos abajo (96-89). A partir de ahí, el parcial fue demoledor: 5-19 y la definitiva explosión de Klay Thompson y Stephen Curry con la inestimable ayuda en defensa de Iguodala y Draymond Green en el dispositivo de small ball –sin un pívot natural- que dispuso Steve Kerr.

El acelerón final de los Golden State Warriors contrastó con el desplome de los Thunder. Los errores de Kevin Durant y Russell Westbrook se acumularon en esos cinco últimos minutos. Ambos habían marcado el ritmo de los acontecimientos, pero tal vez exhaustos, y más exigidos por la defensa de los Warriors, se equivocaron en ese tramo final.

Más información
1º Oklahoma asalta la guarida de los Warriors
2º Los Warriors reponen su mejor versión ante Durant
3º Oklahoma les da un revolcón a los Warriors
4º Oklahoma deja a los Warriors al borde del abismo
5º Los Warriors se salvan de la quema ante los Thunder

Si los Golden State Warriors continúan con posibilidades de repetir la final de 2015 ante Cleveland es gracias sobre todo a Klay Thompson. Sumó 11 triples, récord absoluto en los playoffs, en los que nadie había ido más allá de nueve. El alero concluyó con 41 puntos, 19 en el último cuarto. Su pareja habitual, Stephen Curry, no empezó bien el partido. No estuvo fino en los lanzamientos y fue bien tapado por la defensa de los Thunder, por Westbrook pero también en muchas ocasiones por Roberson y Kevin Durant.

El gran mérito de Curry es que fue creciéndose a medida que transcurrían los minutos para concluir con un recital de triples y un manejo del balón y del escenario que exasperó a la defensa de los Thunder. Anotó 19 puntos en el tercer cuarto y su equipo empató a 99 gracias a dos triplazos suyos. Concluyó con 29 puntos, 10 rebotes y 9 asistencias.

La labor de Curry y Thompson resultó más vital que nunca para su equipo. Draymond Green sumó 14 puntos 12 rebotes y 5 asistencias, pero el resto de sus compañeros no estuvieron finos en ataque, en especial los jugadores que salieron del banquillo. Solo aportaron 10 puntos, 8 de ellos de Iguodala.

Klay Thompson.
Klay Thompson.Maddie Meyer (AFP)

Los Thunder dejaron escapar una grandísima oportunidad para eliminar a los Warriors y plantarse en la final por segunda ocasión en su historia. Westbrook sumó 28 puntos, 9 rebotes y 11 asistencias y Kevin Durant, 29 puntos, 5 rebotes y 7 asistencias. Pero entre ambos sumaron un 3 de 14 en tiros de campo en el último cuarto.

Serge Ibaka cuajó una notable actuación, con 13 puntos, 9 rebotes y 3 tapones. Pero los Thunder fallaron en los tiros de larga distancia. Su 3 de 23 en triples, contrastó con el magnífico 21 de 44 de los Warriors. Uno de los méritos del equipo californiano fue que supo sobreponerse a sus dificultades para estar a la altura en el juego interior, dado el flojo rendimiento de Bogut, Ezeli y Speights.

Los Thunder hicieron varios hack-a-Bogut y los Warriors respondieron con un hack-a-Roberson. La guerra estratégica puede ser otro factor capital en el séptimo encuentro de una serie que Oklahoma tuvo muy de cara cuando dominaba por 1-3. Pero cuando enfrente están Klay Thompson y Stephen Curry, cualquier ventaja puede ser insuficiente.

Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS