Simeone: una final con varios partidos a interpretar

El técnico también prepara al Atlético para dominar al intuir un Madrid a la contra en la final

Simeone, durante un entrenamiento previo a la final.
Simeone, durante un entrenamiento previo a la final.JUAN MEDINA (REUTERS)

“Otra vuelta, otra vuelta”, grita Diego Pablo Simeone. Parte del presunto once titular que dispondrá en Milán forma en un partidillo en el que los suplentes tratan de simular los movimientos del Real Madrid cuando el equipo de Zidane juega replegado. Esa “otra vuelta” que jalea el entrenador del Atlético es una invitación a sus jugadores a la búsqueda de una nueva jugada conservando la posesión. Intuye Simeone que, si no es durante todo el partido, al menos en varias fases el Madrid jugará al contragolpe en San Siro. El entrenador del Atlético ha tomado como referencia la eliminatoria que su rival disputó contra el Manchester City y también emerge de fondo el encuentro que disputó en el Camp Nou, donde se vio a Cristiano Ronaldo y a Bale situándose en defensa a la altura de los centrocampistas como dos interiores más. Zidane fue instruido en sus años en Italia en el arte del contragolpe y también en la selección francesa. La Francia que conquistó el Mundial 98 bajo la dirección de Aimé Jacquet era un equipo muy táctico y contragolpeador.

Más información
La gran revolución de la marca Atlético
Simeone, el león de San Siro
El Madrid llega a la final sin la presión de Lisboa

“Me imagino que el Madrid jugará como lo hizo contra el Manchester City, esperando. La presencia de Casemiro le da mucho poder defensivo y jugarán al contragolpe como vienen haciendo en Champions”, barrunta Simeone. Esa versión del Madrid está también muy presente en el vestuario rojiblanco. “Más o menos prevemos un Madrid esperando un poco atrás, intentado sorprender a la contra”, corrobora Diego Godín.

En el anuncio de Simeone de que el Madrid apelará al arma histórica del Atlético también había la intención de señalar que no solo su equipo juega a la contra; que una potencia futbolística y económica como su rival también trata de aprovechar los espacios para explotar la velocidad de Cristiano y de Bale. Este último llega con una soltura y un mayor peso en el juego del Madrid que en Lisboa.

El crecimiento de Bale

La progresión del galés está señalada en rojo por Simeone, que advierte que en los dos enfrentamientos de este año en Liga, Bale no estuvo. Su presencia en Milán y su estado de forma son motivos suficientes para hacerle pensar que el Madrid puede tirar mucho de contragolpe en la final.

 “Cristiano y Bale son jugadores que tienen unas características muy marcadas en ataque, son muy verticales y potentes. Está claro que cuantos más espacios tengan, mejor para ellos. Es normal que puedan apelar al contragolpe”, advierte el mediocentro Augusto Fernández.

“Más o menos prevemos un Madrid esperando un poco atrás, intentado sorprender a la contra

“Sí somos conscientes de que Bale, que es un jugador de clase mundial, llega en un gran momento y estamos preparándonos para ello, pero también para parar a las otras grandes individualidades que tienen”, afirma Godín. “Ellos han creado mucho equilibrio con Casemiro en el medio campo. Con él han mejorado en defensa y luego crean mucho peligro a la contra. Nos van a esperar atrás”, abunda Koke. Ante esa impresión generalizada entre el cuerpo técnico y el plantel de que el Madrid tratará de explotar el contragolpe, la pregunta es inevitable. ¿Y si el Madrid les cede el balón, que hará su equipo? “Jugaríamos con la pelota, eso está claro. Si la tenemos hay que jugarla”, responde sonriente El Cholo.

“Si nos ceden la pelota pues la cogeremos e intentaremos ganar, va a ser un partido de posesión parecida. Siempre que hemos jugado contra ellos han tenido un poco más el balón, pero sin llegar a desbordar mucho”, opina sin complejos el capitán Gabi. “Si nos esperan atrás y tenemos que llevar nosotros la iniciativa, la llevaremos”, asegura Koke.

Entrenando todo

Ni a Simeone ni a sus jugadores les agrada escuchar que el Atlético es un equipo que maneja mal el balón. Admiten que se pueden sentir más cómodos sin la pelota, pero también que han mejorado y que tienen calidad para saber qué hacer cuando un contrario les cede el campo y la posesión. “Este equipo está capacitado para jugar de cualquier manera y le considero un grande porque sabe en todo momento de qué manera tiene que jugar”, matiza Gabi. “Hay que buscar alternativas para sorprender al rival”, añade Godín. El mismo Simeone parece querer advertir que su equipo no tiene un solo estilo con el que imponerse en la final. “Nuestro estilo ahora es renovarnos”, concede el técnico.

Si nos ceden la pelota pues la cogeremos e intentaremos ganar
Si nos ceden la pelota pues la cogeremos e intentaremos ganar Gabi

“Intentaremos presionar lo más alto que podamos nosotros y nos deje el rival”, concluye Simeone, apuntando a ese otro partido que prepara robando la pelota lo más arriba posible para que el contragolpe sea suyo.

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino

Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS