Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zidane impone la normalidad para ganar la Champions

El técnico del Madrid, que ha organizado una barbacoa con las familias de los jugadores, no ha cambiado la preparación y ha decidido viajar a Milán el día antes

Zinedine Zidane en un entrenamiento del Real Madrid. Ampliar foto
Zinedine Zidane en un entrenamiento del Real Madrid. AFP

Decía Amancio (que con la camiseta del Madrid ganó una Copa de Europa, la de 1966) que un jugador es consciente de que juega una final cuando se monta en el avión para viajar al partido. Que hasta ese momento la cabeza no está puesta en eso. Zinedine Zidane, que finales ha jugado cuatro y que vivió otra, la de 2014, como ayudante de Carlo Ancelotti, ha impuesto la normalidad en los días que separan al equipo blanco de la cita con San Siro contra el Atlético. Al terminar la Liga en Coruña, la semana pasada, dijo que lo mejor era que los jugadores desconectaran uno días y dejaran de pensar en el fútbol. Les dio dos días de descanso y a la vuelta al trabajo, el pasado martes, no cambió costumbres ni rituales.

Lo que sí ha promovido es una barbacoa con las familias. Este sábado, después del entrenamiento, los jugadores comerán con sus parejas e hijos y con el cuerpo técnico en Valdebebas. Lo hizo también Carlo Ancelotti, el lunes previo a la final de Lisboa. Pero Zidane ha decidido alargar la invitación a los familiares de toda la plantilla. Una manera como otra para hacer grupo y cerrar filas. No que lo necesitara demasiado el técnico francés ya que el grupo se entregó a él desde el día uno después de la salida de Rafa Benítez.

Ancelotti puso un vídeo emotivo a la plantilla para recordarles cómo había sido su camino en Champions hasta llegar a la final de Lisboa. No hay constancia de que Zidane haya pedido algo parecido, también porque empezó con estos jugadores a mitad de temporada. De momento, lo que les ha estado poniendo son vídeos del Atlético.

El plan de preparación sigue siendo el mismo de siempre. Tanto es así que el domingo y el lunes la plantilla volverá a disfrutar de dos días libres. No hay doble sesión de entrenamiento ni un plan especifico de puesta a punto. Y Zidane no ha querido viajar a Milán el jueves, dos días antes de la final. El Madrid pondrá rumbo a Italia el viernes 27 para las ruedas de prensa oficiales en el estadio.

La mejor versión del tridente

El técnico está convencido, y lo repitió también en Coruña, de que el equipo está bien físicamente y que llega bien al partido más importante de la temporada. Sólo tiene a tres lesionados, ninguno de ellos titular (Lucas Vázquez y Arbeloa se están recuperando de un esguince de rodilla y James de una sobrecarga). A diferencia de la final de Lisboa, además, el técnico francés podrá contar con la mejor versión del tridente. Cristiano jugó cojo la final de 2014 por un problema en la rodilla y Benzema estaba tocado por un problema muscular. Bale, llegó sin ningún problema, igual que ahora, después de haber dejado atrás sus molestias en el gemelo.

Entre los futbolistas titulares de Lisboa, sólo Cristiano y Marcelo llegan este año a la final con más minutos en las piernas (4.172 por los 3.910 de 2014 en el caso del portugués y 3.263 por los 2.937 de 2014 en el caso del brasileño). Sergio Ramos llevaba entonces 4.232 y este año suma 2723, Benzema 3.978 por los 2520 de este año. Modric 3.940 por los 3.409 de este año; Pepe 4.230 por los 2.614 de este año, Carvajal llevaba entonces 3.243 y ahora suma 2.268, Bale llevaba 3.209 por los 2.261 de ahora.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información