Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Monchi: “Unzué y yo bebimos de Bilardo”

El director deportivo del Sevilla fue compañero siete años del segundo de Luis Enrique en el banquillo del Barcelona

Monchi sobre la Final de la Copa del Rey Ampliar foto
Monchi posa en las oficinas del Sánchez Pizjuán. EL PAIS

“Estudioso, metódico y exigente. Muy profesional”. Así define Monchi, director deportivo del Sevilla, a Juan Carlos Unzué, quien fuera su compañero en el Sevilla durante siete años. Ahora, Unzué es la mano derecha de Luis Enrique y su hombre de confianza. Ambos, en sus respectivas parcelas, son parte esencial de la estructura de Sevilla y Barcelona, que juegan una final de Copa de altas expectativas.

Desde 1990 a 1997, Unzué y Monchi fueron compañeros en un puesto tan especial como el de la portería. Unzué llegó al Sevilla en el verano de 1990 como parte de la operación del traspaso de Nando al Barcelona. Con solo 23 años, tuvo la misión de sustituir en la portería a un mito como el ruso Dassaev.

Monchi, por su parte, también subió al primer equipo procedente del Sevilla Atlético. El club hispalense renovaba la portería de forma absoluta, pues junto a Dassaev también se marchó Fernando, portero malagueño que estuvo muchos años en el Sevilla.

“Juan Carlos y yo somos amigos. Aquí tengo en el móvil su mensaje después de ganar en Basilea. Mantenemos una gran relación”, aclara Monchi, cansado después de una semana intensa y de una mañana de reuniones en el Sánchez Pizjuán. Pase lo que pase en la final de Copa, el director deportivo comenzó a definir el nuevo proyecto del Sevilla en la Liga de Campeones.

MÁS INFORMACIÓN

“Luis Enrique sabe que tiene a su lado a una persona fiel y exigente. Es muy trabajador y muy constante. Recuerdo que los dos nos quedábamos siempre mejorando después de los entrenamientos. Juan Carlos era un portento a nivel físico. Nunca se cansaba”, recuerda Monchi, cinco años y medio de suplente de Unzué hasta que le pudo quitar el puesto a mediados de la temporada 95-96. “Nos llevábamos muy bien. Yo quería jugar, pero respetaba las decisiones de los entrenadores. Era muy profesional. Le gustaba el ciclismo y el golf, recuerdo. Cuando al final acabé jugando, se portó muy bien conmigo”, aclaraba Monchi.

En cuanto a la filosofía de Unzué, el director deportivo del Sevilla tiene claras cuáles son las fuentes en las que ha bebido el segundo del Barcelona. “Partiendo de la base de que todos queremos ganar, a Juan Carlos le observo detalles que me recuerdan mucho a Bilardo. Los dos bebimos de él y nos empapamos mucho de su filosofía. Recuerdo que él hablaba maravillas de Cruyff, al que había tenido en el Barcelona. A la influencia de Cruyff se le unió la de Bilardo, que nos impresionó, y todo eso confluye en Juan Carlos para bien del Barcelona”, señala Monchi.

Y es que para el técnico del pentacampeón de la Liga Europa, el puesto de portero ayuda mucho a analizar bien el fútbol. Y ejemplos son el propio Monchi, Unzué, Zubizarreta, Abel Resino, Palop, Lopetegui o Rubén Cousillas (segundo de Manuel Pellegrini). “Siempre he defendido que el portero tiene una visión privilegiada de lo que pasa en el campo. Además, durante los entrenamientos haces un trabajo específico y puedes entender el trabajo con más tranquilidad. Yo siempre captaba a la primera lo que los entrenadores querían transmitir. Y a Juan Carlos le pasaba lo mismo”, indicaba Monchi.

Inferioridad física

 Ganada la Liga Europa, el director deportivo del Sevilla reconoció que su equipo parte en inferioridad física ante el Barcelona. “Es evidente que no vamos a llegar al 100% en el aspecto físico. Tenemos a varios jugadores tocados y solo entrenaremos un par de ocasiones”, aclara Monchi, quien, no obstante confía en las posibilidades de su equipo en obtener el triunfo. Sobre todo después de la victoria de Basilea. “Ganar al Liverpool nos permite tener un margen de error, lo que significa que la final importante para nosotros haya sido la de Basilea. Nosotros queremos ganarle al Barcelona porque así lo marca nuestra filosofía. Es complicado, lo sabemos, pero vamos a por el triunfo”, reseña.

“Claro que el Barcelona es favorito. Tiene a jugadores que te ganan un partido en cualquier momento, pero el Sevilla ha demostrado que sabe jugar las finales”, refiere el director deportivo del Sevilla. El conjunto andaluz hará su último entrenamiento a lo largo de la mañana de hoy en su ciudad deportiva. Luego hablará Unai Emery y a las 15.45 tomará un AVE que le llevará a Madrid. Mañana, los andaluces jugarán la segunda final de la temporada.

 

Denegada la cautelar a Kolo

R. P:

El Comité de Competición sancionó el pasado miércoles a Kolo, defensa del Sevilla, con cuatro partidos por insultar al juez de línea durante el encuentro entre el Athletic y el Sevilla. Con esta sanción, el francés se pierde la final de Copa, algo que quedó definitivamente confirmado después de que el Tribunal Administrativo del Deporte denegara la suspensión cautelar de la sanción solicitada por el Sevilla. Kolo, que cumplirá el resto de la sanción en los dos duelos de la Supercopa de España y el primer partido de Liga, se une así al listado de bajas del Sevilla para la final de Copa. Junto al defensa, también es baja por sanción Nzonzi, mientras que Krohn-Dehli y Tremoulinas lo son por lesión.

La más sensible de las ausencias para el Sevilla es la de Nzonzi, que estaba completando un gran final de temporada. Lo más probable es que Unai Emery, entrenador del Sevilla, coloque en su lugar a Iborra. Reyes, baja en Basilea, se ha recuperado después de su operación de apendicitis. Puede ser el último partido de Reyes en el Sevilla.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información