_
_
_
_
_

Torres y Griezmann afilan al Atlético para la final de la Champions

Los de Simeone relegan al Celta a la sexta plaza con goles y el técnico ensaya con un once que apunta a la cita de Milán

Torres celebra su gol al Granada junto a sus compañeros.Foto: atlas | Vídeo: Gonzalo Arroyo Moreno (Getty Images) | ATLAS

Tercero en la clasificación y aclamado por su hinchada, el Atlético cerró una Liga que peleó hasta la penúltima jornada. La victoria ante el Celta le otorgó los 88 puntos con los que ha concluido el ejercicio. La cifra supone la segunda mejor marca de su historia, solo superados por los 90 que le dieron el título liguero en 2014.

Desde hace meses, Simeone, tan ferviente creyente de la incuestionable realidad que son los números, repite sin parar que el gran objetivo de él y su equipo es superarse a sí mismos. La posición es la misma que la del curso pasado, pero la puntuación es superior y eso le ha permitido disputarle el título al Barça y al Madrid hasta el penúltimo suspiro del campeonato.

Más información
El Madrid cae con decoro
Una fiesta compartida
El juego alrededor de Messi
El recorrido del campeón

No reservó a nadie Simeone para bajar el telón a la Liga y desde ese once se puede explicar la evolución del Atlético durante el campeonato. Con un plantel rejuvenecido, Simeone estrenó la temporada con Óliver en el centro del campo y Jackson y Vietto en la delantera para terminarla con un centro del campo compuesto por Saúl, Augusto, Gabi y Koke, cuatro mediocentros dinámicos, y Griezmann y Fernando Torres como pareja de ataque.

Lo que empezó como un intento por tener una relación mayor con la pelota ha terminado por una clara convicción de solidez y verticalidad. Donde se pretendía cocer un equipo preparado para la asociación de Óliver y el juego de espaldas de Jackson ha terminado por fraguarse un dique de cuatro volantes incansables y dos puntas que explotan en línea recta para festejo de Koke, que ha recuperado el pase fácil.

Incuestionable la solidez defensiva del equipo durante todo el campeonato, hubo una fase en la que mantuvo el pulso agarrado a los goles de Griezmann y a las paradas de Oblak, ganador del Zamora igualando la mejor marca de Liaño, establecida en tan solo 18 tantos encajados.

Una explosión clave

 Durante muchas jornadas el mérito de este Atlético consistió en plantarle cara al duopolio y garantizar con relativa comodidad la participación en la próxima Champions sin un nueve goleador. También una profundidad de banquillo solvente ha sido un factor determinante en el alcance de esos 88 puntos. Pero ha sido la explosión goleadora final de Torres la que le ha permitido al Atlético sostenerle el pulso a Barça y Madrid hasta hace una semana.

Fue Torres el que empezó a certificar esa última victoria del campeonato con una maniobra acrobática de cazagoles a la salida de un córner despejado al segundo palo. También fue suyo el remate al larguero que rebañó Griezmann con la cabeza para lograr su gol 22 y superar su mejor marca en Liga.

Ha encontrado Simeone una pareja de atacante justo en el tramo en el que se jugaban los títulos y con la final de la Champions a dos semanas vista. El once que presentó ante el Celta, al que relegó a la sexta plaza, tiene pinta de ser el que presente el próximo 28 de mayo en Milán con la variación de Giménez por Savic. El ensayo consistía en no estar tres semanas sin competir y en reafirmar el plan que le ha llevado a rozar la Liga y aspirar a la Champions.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

L. J. Moñino
Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_