Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Oklahoma pone fin a la era de Duncan y los Spurs

Los Thunder rompen los pronósticos y eliminan al favorito para disputar la final del Oeste (113-99)

Durant y Duncan se despiden tras el partido. Ampliar foto
Durant y Duncan se despiden tras el partido. AP

Kevin Durant y Russell Westbrook y el esplendoroso juego de los Thunder arramblaron con los Spurs, que perdieron con estrépito (113-99) y defraudaron por completo las expectativas que les situaban como máximos opositores a romper la hegemonía de los Warriors. El sexto duelo de la serie marcó un inesperado abismo entre los Thunder y los Spurs y estableció el definitivo 4-2. La paliza, solo suavizada en el tramo final, supuso el fin de trayecto de un equipo que ha marcado una época, cargado de figuras y de historia.

OKLAHOMA, 113; SAN ANTONIO, 99 (4-2)

Oklahoma Thunder: Westbrook (28), Roberson (14), Kevin Durant (37), Ibaka (8), Adams (15) –equipo inicial-; Kanter (7), Waiters (2) y Foye (2).

San Antonio Spurs: Parker (5), Green (9), Leonard (22), Aldridge (18), Duncan (19) –equipo inicial-; Mills (5), West (5), Ginóbili (5), Anderson (6), K. Martin (0), Marjanovic (2) y Miller (2).

Parciales: 25-19, 30-12, 36-34 y 22-34.

Chesapeake Energy Arena de Oklahoma City. 18.203 espectadores.

Semifinales de la Conferencia Este

Cleveland, 100; Atlanta, 99 (4-0)

Toronto, 99; Miami, 91 (3-2)

Semifinales de la Conferencia Oeste

San Antonio, 99; Oklahoma, 113 (2-4)

Golden State, 125; Portland, 121 (4-1)

Final

Golden State-Oklahoma

El admirable entramado de los Spurs de Gregg Popovich quedó hecho añicos. El dispositivo que se ha mantenido en la cumbre durante los últimos veinte años con cinco anillos y 19 presencias en los ‘playoffs’, y que también brilló esta temporada, la mejor de su historia con 67 victorias en la fase regular, se despidió con una derrota contundente, inapelable.

Tim Duncan, a sus 40 años, jugó probablemente el último partido de su excepcional carrera. Manu Ginóbili, a sus 38 años y pese a que tiene un año más de contrato, también podría decir adiós a los Spurs. Desde esa perspectiva, el batacazo fue incluso cruel. Pero San Antonio no tuvo la más mínima opción en el partido en que se jugaba la vida. Perdía por 24 puntos en la media parte (55-31) y llegó a acumular una desventaja enorme, de 28 puntos (66-38) cuando se habían disputado 27 minutos. Bien entrado el tercer cuarto, los suplentes de los Spurs solo habían anotado una canasta, de Marjanovic, en 12 intentos.

Los Spurs reaccionaron en el último cuarto y llegaron a situarse a 11 puntos (99-88) y con posesión, tras una falta flagrante a Danny Green. Faltaban menos de cuatro minutos. Duncan falló un intento de mate y, acto seguido, Kevin Durant culminó el contraataque y poco después Westbrook anotó un triple que puso el 104-90 ya a menos de dos minutos. La suerte estaba echada. Pero Popovich mantuvo en la cancha a Parker, Ginóbili y Duncan. No quiso dejar en el banquillo a ninguno de los componentes del ‘big three’ que tantos éxitos ha dado a su equipo.

Los Thunder arrasaron durante los tres primeros cuartos. En el último bajaron su rendimiento en picado, pero tuvieron suficiente con controlar los coletazos de los Spurs. Los 37 puntos y 9 rebotes de Kevin Durant y los 28 puntos y 12 asistencias de Russell Westbrook marcaron la diferencia. También fue clave en la resolución de la eliminatoria la superioridad de los pívots de los Thunder, que capturaron diez rebotes más en el partido. El neozelandés Steven Adams marcó la línea, con 15 puntos y 11 rebotes, secundado por Ibaka, con 7 puntos y 10 rebotes, y por Kanter.

Los Spurs acusaron las bajas prestaciones de Parker, con 6 puntos y 3 asistencias, y Ginóbili, con 5 puntos y eliminado tras haber estado solo 23 minutos en la cancha. Tampoco fue el mejor día para Aldridge, pese a sus 18 puntos y 14 rebotes, o Danny Green, con 9 puntos. Kawhi Leonard, con 22 puntos, 9 rebotes y 5 asistencias, y Duncan, con 19 puntos y 5 asistencias, fueron los únicos que estuvieron a un buen nivel.

Fue el final probablemente de Duncan, el hombre que ha ganado 5 títulos, que ha sido tres veces MVP de las finales, que ha obtenido 1.001 victorias con los Spurs, el que más enla historia de la NBA con un mismo equipo, el sexto máximo reboteador y el 14º máximo anotador en la historia de la Liga. El hombre que junto a Ginóbili y Parker desde 2002 ha formado el mejor ‘big three’ se va después de una carrera excepcional, coincidiendo con el adiós de otra estrella. Se van Tim Duncan y Kobe Bryant, dos jugadores que han marcado una época en la NBA.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información