Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Simeone: “Jugar dos finales no es casualidad”

El técnico rojiblanco defiende su modelo y alaba el fútbol de Guardiola: “Me ha dejado enamorado, no pudimos responder a ese juego”

Bayern vs Atlético.  Simeone, tras el partido.

Pitó el colegiado turco Cakir el final del partido y de la esquina de la grada superior donde se ubicaban los hinchas del Atlético tronó de nuevo, como minutos antes del partido, el nombre de Luis Aragonés. Un homenaje sentido camino de la tercera final de la Copa de Europa que aguarda al Atlético después de haber saldado una vieja cuenta. Sus jugadores salieron del vestuario para volver a agradecer a su hinchada, 2.800 aficionados que por la mañana habían tomado el centro de Múnich, tanta devoción y aliento.

Los rostros de los jugadores del Atlético, extasiados por el esfuerzo y el premio de ese viaje final a Milán, no distaban del de Simeone cuando apareció en la sala de prensa del Allianz. Antes también había vuelto al campo para recuperar el aliento en solitario y reflexionar consigo mismo y con algunos de sus allegados sobre la gesta lograda. El Cholo aún estaba impresionado por la primera parte del Bayern. “Desde que soy entrenador tengo que decir que en esos 45 minutos me he enfrentado al mejor rival que he visto. Intensidad, velocidad, juego aéreo, ganadores de la segunda pelota, ha sido maravilloso ese Bayern, me ha dejado enamorado, sobre todo por la continuidad que tenían. No pudimos responder a ese juego”.

Simeone piensa que hubo un antes y un después tras el penalti parado por Oblak a Müller. “Tras el penalti que tapa Oblak reaccionamos y en el descanso hablamos. Charlamos de los que somos y de lo que queremos ser. El equipo ya fue otro con la entrada de Carrasco también, empezó a competir, a ganar duelos en el juego aéreo y a tener posibilidades de hacer transiciones de contragolpe como el gol”, analizó Simeone, que redujo el partido a una visión global: “Un equipo ataca y otro defiende, pero quiero resaltar la reacción de mi equipo. No es fácil, tras el penalti fallado por Torres tuvieron que volver a reaccionar en campo visitante. Hemos eliminado a dos de los tres mejores equipos del mundo y en las dos eliminatorias en nuestro campo jugamos bien y en los contrarios, cuando tuvimos que sufrir supimos hacerlo”.

No quiso hablar Simeone de revancha, sino de “una nueva oportunidad”. “No es casualidad cuando un equipo juega finales de la Liga Europa, de la Copa, de la Supercopa, gana la Liga, y se clasifica para dos finales de Champions en tres años con una plantilla con diez jugadores nuevos respecto a la de Lisboa. Eso habla bien del club, de la gente que trabaja”, elogió el argentino. “Ahora somos un equipo más joven, en el de la otra final había jugadores más maduros, Arda, Villa, Raúl García Sosa…”.

En la zona mixta, Fernando Torres tenía los ojos cristalinos. Regresó al club para tratar de vivir lo que vivirá en Milán el 28 de mayo. “Cuando entré en el vestuario en mi regreso me di cuenta del potencial que había y la clase de compañeros que tenía”, dijo antes de engarzar su error en el penalti con la historia rojiblanca: “Habría sido el final del partido de haberlo marcado, no había tiempo para que marcaran más goles, pero es bonito ganar sufriendo”. Torres asistió a Griezmann, que describía así su gol: “Cuando me vi solo ante Neuer pensé en cruzarle la pelota y tuve la suerte de que pasó por encima de su pierna”, relató el francés.

Ese tanto de Griezmann terminó con el Bayern y con la posibilidad de que Guardiola cerrara su ciclo en Múnich con el título para el que fue contratado. Con los brazos cruzados y apoyados sobre el atril, desmenuzó la que ha sido su tercera semifinal perdida ante un equipo español. “El Atlético se merece la final, y nosotros también. Hicimos una buena fase de grupos, contra la Juve y el Benfica, también hemos hecho un gran trabajo contra equipos defensivos, pero no marcamos en Madrid aunque pudimos lograrlo… Estoy orgulloso, mi idea era la de atacar y tener mucha posesión, lo hemos logrado, peno no nos ha valido para llegar a la final”, advirtió Guardiola, que quiso dejar un mensaje: “Hemos hecho todo y si un equipo lo hace todo tiene que tener la cabeza alta y estar orgulloso”.

Si Guardiola fue respetuoso con el Atlético, Vidal no lo fue: "Han jugado el fútbol feo del Atlético contra el mejor fútbol del mundo. La única vez que vieron la pelota fue la del gol. De aquí a la final van a soñar con nosotros. No son justos finalistas”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información