Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kaspárov asombra a los 53 años

El excampeón logra un buen resultado en partidas rápidas frente a tres estrellas

Sólo seis de los 40 primeros del mundo tienen más de 40 años; y ninguno supera los 50. Gari Kaspárov, de 53, fue el jueves y el viernes un rival durísimo en un torneo de partidas relámpago (unos 7 minutos por jugador y partida) a 18 rondas que disputó en San Luis (EEUU) frente a tres rivales de élite, los estadounidenses Fabiano Caruana, Hikaru Nakamura y Wesley So.

Ajedrez
Gari Kaspárov lamenta uno de sus errores, frente a Wesley So, durante el torneo de San Luis

Era una liga a séxtuple vuelta, a un ritmo electrizante. Kaspárov superó a Caruana (2º de la lista mundial) por 4-2, y a Nakamura (6º) por 3,5-2,5; sólo fue dominado por So (10º) por 2-4 tras desperdiciar dos posiciones ganadoras. Nakamura ganó el torneo (11 puntos), seguido de So (10), Kaspárov (9,5) y Caruana (5,5).

El ruso, residente en Nueva York, que viaja con pasaporte croata para evitar represalias del Gobierno de Vladímir Putin, de quien es un furibundo opositor, aceptó el reto de enfrentarse en la modalidad relámpago a los tres primeros clasificados del Campeonato de EEUU, que terminó el martes con el triunfo de Caruana. “Estoy satisfecho con el resultado. Mi vida actual no me permite dedicar el tiempo necesario para preparar un repertorio de aperturas y defensas sólidas, las que están ahora de moda en los torneos de élite. Por tanto, debo elegir variantes agresivas, que implican mayor riesgo y gasto de energía. Haber superado en el resultado particular nada menos que a Caruana y Nakamura en esas condiciones tiene su mérito, sin duda”, manifestó tras terminar el torneo con sendas victorias sobre ellos.

Kaspárov, durante una entrevista tras las partidas de San Luis
Kaspárov, durante una entrevista tras las partidas de San Luis

Kaspárov se retiró del ajedrez profesional tras ganar el torneo de Linares (Jaén) de 2005 y después de ser el número uno del mundo durante 20 años. Desde entonces se dedica sobre todo al activismo político contra Putin, a quien califica como “un dictador disfrazado de demócrata”, preside una fundación internacional en pro de los derechos humanos, da conferencias sobre estrategia empresarial para altos directivos (como la que dará en Madrid el 1 de junio) y escribe libros. Además, intentó batir, sin éxito, en las elecciones de la Federación Internacional (FIDE) de 2014 a su ínclito presidente, el millonario ruso Kirsán Iliumyínov. Tras ser arrestado y golpeado varias veces en Moscú, emigró en 2013 a Nueva York, dejando en Rusia a su madre, quien le inculcó la obsesión de dedicar su vida a luchar por objetivos grandiosos.

Pero esa febril actividad no le impide jugar partidas rápidas nocturnas por Internet con frecuencia. Ello explica, en parte, que en 2011 y 2015 ganara en sendos duelos amistosos al francés Maxim Vachier-Lagrave (hoy, 5º del mundo) y al británico Nigel Short (subcampeón del mundo en 1993). Pero nunca desde su retirada había afrontado un reto tan exigente como el de San Luis. Sólo un animal salvaje de la competición dotado de un talento genial y una resistencia física y nerviosa impropias de su edad puede superar un listón tan alto.

Kaspárov, durante una de las partidas del torneo de San Luis
Kaspárov, durante una de las partidas del torneo de San Luis

¿Le anima este éxito a reaparecer, incluso en la modalidad clásica (partidas de cuatro o cinco horas)? “No. Aunque en este momento me siento eufórico por el resultado, sé que mañana, cuando me lo plantee con la cabeza fría, diré que no”, explicó Kaspárov, consciente de que, además de sus limitaciones biológicas, su ambición deportiva ya no es la de hace 31 años, cuando, a los 22, fue el campeón del mundo más joven de la historia.

La mayoría de los expertos consultados en diversos foros de Internet coinciden en que Kaspárov mostró el ajedrez de mayor calidad en San Luis, con independencia de los errores cometidos por la presión del reloj y el cansancio (EL PAÍS publica desde hoy una serie de sus mejores partidas de San Luis en la columna de ajedrez). Hubo incluso un incidente morboso, cuando Kaspárov movió un caballo frente a Nakamura a una determinada casilla, vio que era un error y lo llevó a otra. El ruso dijo después que no estaba seguro de haber soltado la pieza (en cuyo caso ya no podría rectificar el movimiento), y que si Nakamura hubiera reclamado él se hubiera rendido. Pero su rival tuvo el detalle de no protestar, que probablemente no hubiera tenido frente a un adversario de menor alcurnia.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información