Lorenzo sobre Rossi: “Mira hasta las marchas que pongo en cada curva”

El campeón del mundo señala que su compañero le utiliza para bajar los tiempos en Austin

Jorge Lorenzo, en su box, justo antes de la sesión de clasificación.
Jorge Lorenzo, en su box, justo antes de la sesión de clasificación. GETTY IMAGES (AFP)

Cuando Jorge Lorenzo empezó a deducir que su compañero de equipo le estaba copiando los reglajes de la moto, en el primer tercio de la temporada 2015, se mordió la lengua. Pero hubo un día que no pudo aguantar más y explotó: “Digamos que la compartición de datos, en este momento, está ayudando más en el otro lado del box que en el nuestro”, dijo el piloto de Yamaha a principios del mes de octubre, cuando la lucha por el título mundialista estaba al rojo vivo. El piloto menos rápido, Valentino Rossi, se beneficiaba los domingos –por su gran gestión de las carreras, dicho sea de paso– del trabajo de su compañero de equipo durante los días previos del fin de semana. Y aquello, a veces, molestaba al español, que a la postre acabó imponiéndose en Valencia.

El campeón del mundo parece no tener intención de morderse la lengua este curso. Ni el italiano de esperar a pasarlas canutas para recurrir al lado derecho del box de Yamaha. En Austin ya lo ha hecho. O al menos, eso es lo que cree Lorenzo. Lo que es obvio es que a Rossi le costaba horrores reducir distancias con los más rápidos y no fue constante ni en los libres del viernes, ni en la tercera sesión, el sábado. Sin embargo, logró hacer una gran clasificación, donde terminó tercero, eso sí, a medio segundo de Márquez, el más rápido.

Valentino estaba con dificultades y le costaba mucho bajar los tiempos, pero el intercambio de datos ha tenido un gran efecto esta vez Jorge Lorenzo, piloto de Yamaha

Así es como explicaba este sábado la mejora de Rossi del viernes al sábado –es más, del sábado por la mañana a la sesión de clasificación de la tarde: “Valentino, por la mañana estaba con dificultades y le costaba mucho bajar los tiempos, pero el intercambio de datos ha tenido un gran efecto esta vez, como hizo en muchas carreras del año pasado. No es ninguna novedad. Y no solo se intercambian los datos en cuestiones de reglajes, sino también incluso de las marchas que ponemos en cada curva”.

La denuncia del 99 no pasa de lamento. No aspira a ser siquiera una queja. Lorenzo sabe lo que hay, sabe que es la política de la casa. Y lo admite: “Está ahí, no se puede cambiar y de momento así está la cosa hasta final de temporada. En Yamaha nunca sucederá que se deje de compartir la información entre los dos pilotos”, dice. Pero se reserva el derecho a la pataleta. Y quiere que se sepa quién y en qué condiciones mejora.

Lorenzo, con buen ritmo y facilidad para lograr una vuelta rápida, se quedó a escasas 69 milésimas de la pole que logró Márquez. Lo consiguió merced a “unas vueltas muy concentrado, muy precisas, sin errores”. El mérito, explicó, lo tiene el trabajo que ha hecho durante estos días junto a su equipo y su jefe de mecánicos, Ramon Forcada: “Quizá en la electrónica faltaba mejorar unos detalles, pero si hubiésemos tenido que firmar antes de empezar el fin de semana estar solo a media décima de Marc, lo hubiéramos hecho”. El mallorquín asegura que la M1 es una moto muy equilibrada. “Quizá solo nos falte un poco de velocidad. En las rectas perdemos bastante con las Ducati, por ejemplo”. Y aspira a la victoria, aunque su compañero de equipo, que le sigue el rastro por el box, y un tal Márquez a quien nunca nadie ha vencido en Austin, también lo hacen.

Sobre la firma

Nadia Tronchoni

Redactora jefa de la sección de Deportes y experta en motociclismo. Ha estado en cinco Rally Dakar y le apasionan el fútbol y la política. Se inició en la radio y empezó a escribir en el diario La Razón. Es Licenciada en Periodismo por la Universidad de Valencia, Máster en Fútbol en la UV y Executive Master en Marketing Digital por el IEBS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS