Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia - Rusia: Máxima seguridad en París

Francia regresa al estadio de Saint-Denis por primera vez desde los atentados del 13-N con un amplio despliegue policial

Los jugadores de Francia, durante un entrenamiento.
Los jugadores de Francia, durante un entrenamiento. afp

Por primera vez desde los atentados de París del 13-N, Francia vuelve a pisar esta noche (a las 21.00 horas) uno de los escenarios de los ataques terroristas que acabaron con la vida de 130 personas. El conjunto de Didier Deschamps recibe en el Estadio de Saint-Denis a la selección rusa entre fuertes medidas de seguridad debido a la amenaza islamista. Unos 1.500 policías, militares y agentes de seguridad velarán por la protección de los 65.000 aficionados que se espera que asistan al encuentro amistoso en un despliegue policial reforzado, según informaron conjuntamente el Gobierno francés y la Federación de fútbol.

Portugal-Bélgica, con el atentado en el recuerdo

El partido entre Portugal y Bélgica se debía haber disputado hoy en Bruselas, pero los atentados del día 22 en la capital belga cancelaron el encuentro, al igual que sucedió con un Bélgica-España tras la matanza de París en noviembre. Finalmente se acordó disputar el duelo pero cambiando la sede, por lo que se disputará en la ciudad portuguesa de Leiria.

Dada la urgencia del traslado, la federación portuguesa anunció que aquellos que asistieron al partido del sábado ante Bulgaria podrán hacerlo hoy de forma gratuita. El resto de entradas saldrán a precios muy asequibles para llenar el estadio Magalhaes Pessoa, de 21.000 espectadores de capacidad.

El dispositivo de seguridad será en muchos puntos similar a aquello que fue realizado para los tres partidos de rugby que disputó Francia durante el reciente torneo de las Seis Naciones. Se desplegarán 400 policías y militares —unos estarán de paisano— en los aledaños del estadio, contra 300 uniformados en los partidos del XV del Gallo y 100 en tiempos normales. Se acordonará con un doble perímetro de seguridad el acceso al estadio en una zona en la que está previsto que se efectúe una primera serie de controles de los espectadores y de sus mochilas a través del uso de los chequeos corporales y de las cámaras de seguridad.

Dentro del estadio, la federación tiene previsto movilizar a unos 1.200 agentes de seguridad para velar por la tranquilidad de los aficionados. Otros 100 agentes estarán desplegados en un puesto de control situado antes de las taquillas. Un equipo de las fuerzas especiales de la policía también estará preparado para intervenir dentro del recinto desde un lugar confidencial del estadio. “La seguridad va a ser ejemplar”, prometió hace unos días el presidente de la federación Noël Le Graët. “No tememos por nuestra seguridad”, afirmó por su parte el futbolista de la selección y defensa del Arsenal Laurent Koscielny. “Vivimos momentos dramáticos, pero el Stade de France es nuestro estadio. Vamos para jugar un partido y para que la fiesta sea lo más bonita posible”, indicó el seleccionador, Didier Deschamps, en conferencia de prensa.

El pasado 13 de noviembre, tres suicidas hicieron estallar su cinturón de explosivos en las inmediaciones del recinto deportivo causando la muerte de un transeúnte mientras se celebraba el partido amistoso entre Francia y Alemania con la presencia del presidente François Hollande en las gradas. La investigación reveló a posteriori que los tres kamikazes quisieron entrar en el estadio, pero que se les fue denegado el acceso por los agentes de seguridad antes y durante el encuentro, evitando así una masacre multitudinaria. Estos ataques fueron los primeros de una cadena de atentados que sacudieron la capital francesa en una noche de terror que el los parisinos quieren dejar atrás, y el partido de esta noche es una oportunidad para ello.

Griezmann, el líder

En lo futbolístico se espera que Francia repita la buena imagen dada el pasado viernes en Holanda, cuando derrotó 2-3 a la selección oranje. Los dos delanteros titulares, Griezmann y Giroud, marcaron, lo que sirvió para atenuar un tanto el debate de si los bleus necesitan o no a Karim Benzema. Algunos medios franceses encumbran ya al atacante del Atlético de Madrid como el nuevo líder del combinado francés. Menos claro está si Deschamps seguirá apostando por Olivier Giroud para acompañarlo en la vanguardia. Es previsible que el técnico apueste por dar una oportunidad a Gignac, ariete del Tigres mexicano.

Rusia llega discretamente, pero no ha salido derrotada en sus dos últimas visitas a terreno francés, de hecho, fue la primera selección que derrotó a los bleus en Sant-Denis. El seleccionador, Leonid Slutski, volverá a contar con el portero Akinféev.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.