Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania solo compite

El campeón del mundo ha jugado seis amistosos tras el laurel de Brasil y sólo ha ganado uno, ante España

Vardy festeja el tanto del empate ante Alemania.
Vardy festeja el tanto del empate ante Alemania. REUTERS

Durante una hora, Alemania gobernó el balón y el duelo del pasado sábado frente a Inglaterra, hasta el punto de que marcó dos goles y le anularon otro a Mario Gómez —se desquitó después para festejar su primer tanto con la selección desde la Eurocopa de 2012— por un fuera de juego que no era. Pero luego los futbolistas se desconectaron, como si la cosa no fuera con ellos, para acabar perdiendo (2-3). “No nos pudimos sacar de la cabeza que se trataba de un partido amistoso”, reconoció Thomas Müller. Un pensamiento generalizado y casi histórico [la selección alemana nunca fue de partidos de prueba], remarcado en las últimas fechas, desde que fuera campeón del Mundo en Brasil. Así, desde el gran laurel, ha disputado seis amistosos y solo se ha impuesto en uno, frente a España (0-1) el 18 de noviembre de 2014. Empató, además, contra Australia (2-2) y cayó frente a Argentina (2-4), Estados Unidos (1-2) y Francia (2-0).

Para la Eurocopa sigue siendo la selección favorita, al menos así se describe en las casas de apuestas, que la ponen por delante de Francia y España. Pero la derrota ante Irlanda en la fase de grupos y el mal juego —extraño si se atiende a que con Joachim Löw siempre se mimó al balón— pone en entredicho a un equipo que sobre todo tiembla atrás. “No habría que cometer el error de buscar los fallos en el centro de la defensa. Hay otras causas”, sostuvo Löw tras la caída ante Inglaterra. Pero Alemania tiene grietas en la defensa. Lahm y Mertesacker decidieron abandonar la selección tras Brasil, Boateng sigue en la rebotica y Höwedes no juega. El único de la zaga que se mantiene en pie es Hummels, al que acompañan el vistoso y novel lateral izquierdo Jonas Hector (del Colonia pero de camino al Liverpool), los talentosos aunque inexpertos centrales Rüdiger (Roma) y Tah (Leverkusen), además del lateral derecho Emre Can (Liverpool), jugador todavía por cuajar.

El único titular de la zaga de Brasil que se mantiene en pie es Hummels

Del centro del campo (con Kroos y Gündogan en los mandos) hacia arriba no hay tantos problemas. Özil pone la diferencia con el último pase y Müller y Reus rompen desde la segunda línea. Fueras de serie que buscan el compinche ideal en la punta de ataque, ahora que Mario Gómez —“ha recuperado el olfato”, le elogia Löw— pide paso porque Göetze no acaba de funcionar, suplente por decreto en el Bayern. Pero no sobran los efectivos, con Podolski y Schürrle desbravados y los poco fiables Volland, Bellarabi y Kruse, expulsado de la selección por una juerga en el casino hace un par de semanas. “Se comportó de nuevo de forma poco profesional y no lo voy a aceptar”, resolvió Löw.

“En la Eurocopa, un partido así significa hacer las maletas. Pero creo que esto no le ocurrirá A Alemania en la Eurocopa”, aseveró Mario Gómez. Esta noche (20. 45. beIN Sports), el equipo tiene la reválida ante Italia en Múnich. Pero tampoco pasaría nada porque como dijo Löw —“enfada perder, pero una derrota en un amistoso no es tan difícil de encajar”, dijo tras el partido contra Inglaterra—, Alemania solo compite.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información