_
_
_
_
_

Buffon, de récord en récord

El portero de la Juve bate a sus 38 años el récord de imbatibilidad de la Serie A y se lo agradece a sus compañeros con un cariñoso 'uno por uno'

Buffon saluda a los hinchas d después de batir el récord de imbatibilidad.
Buffon saluda a los hinchas d después de batir el récord de imbatibilidad.ANDREA DI MARCO (EFE)

"+929. Gigi, numero 1, la leggenda". Con esta pancarta (leggenda es leyenda) recibieron ayer los hinchas de la Juve a su capitán, Gianluigi Buffon, en el estadio del Torino. El capitán bianconero, que esta semana superó a Andrea Pirlo como segundo jugador italiano con más partidos en las competiciones europeas (139) y a Zoff (que sumó 903 minutos imbatido), tiró otro muro. Uno bien alto. El que levantó Sebastiano Rossi en la temporada 1993-94. El entonces portero del Milan estuvo 929 minutos sin encajar un gol. Era el récord de la Serie A. 

Buffon lo batió ayer. Y con un margen no precisamente estrecho. 974 minutos ha estado el capitán de la Juve sin recibir un gol. Unas 16 horas y media. Diez partidos y medio. El último tanto, antes del penalti anotado por el jugador del Torino Belotti en el minuto 48, se lo había marcado Antonio Cassano el pasado 10 de enero. Poco tiempo le quedó a Buffon para para las celebraciones ya que tuvo que coger un tren rápido para irse a Florencia a la concentración de la selección italiana. Antonio Conte había fijado el toque de queda a la medianoche del domingo.

Más información
Buffon, siempre leyenda
Pirlo y Buffon, de Berlín 2006 a Berlín 2015
Buffon: "Bajar a Segunda me hizo volver a saborear el fútbol"

Sí le dio tiempo para colgar en su Facebook un mensaje de agradecimiento a sus compañeros. "No hay récord que se consiga de manera individual y no se llega a ser número uno sin el grupo. Así que quiero dar las gracias a: Neto [el portero suplente] por la tranquilidad que transmite al equipo cada vez que mete pie en el campo. Rubinho [el tercer portero] líder paciente y silencioso, Chiello [Chiellini] porque nunca se rinde. Cáceres, por el entusiasmo que muestra incluso en los momentos más complicados. Alex Sandro, porque da gusto verle cuando salta el rival en el uno contra uno. Barzagli, porque hay que clonarlo, ya. Bonucci, por su personalidad y porque siempre lleva la cabeza bien alta y la pone al servicio del equipo, Rugani, por saber escuchar, una virtud rara. Stephan [Lichsteiner], las piernas y los pulmones de este equipo. Evra, porque si no estuviera, habría que ficharle. Khedira, el hombre justo en el sitio preciso. Marchisio, el único jugador que conozco de color bianconero. Pogba, porque no vive el fútbol sino que lo inventa. Hernanes, porque cada equipo tiene que tener a su profeta. Lemina, simplemente uno de los nuestros. Padoin, porque donde le pones está, y está bien. Asamoah, porque sus ganas de fútbol superan cualquier lesión. Sturaro, porque lucha, se cae y siempre se levanta. Pereyra, porque la fantasía es lo que le da pimienta a este deporte. Zaza, porque ha nacido para marcar desde cualquier posición. Morata, porque a él siempre se le necesita. Cuadrado, porque cada vez que se va de un rival parece decir 'píllame ahora si puedes'. Mandzukic, porque es el primero que ataca y también el primero que defiende. Dybala, porque si después de Thuram, Zidane y Pirlo, el 21 en la camiseta lo lleva él... es que algún motivo habrá. El míster, un ganador en el templo de los ganadores".

"Me levanté con algo de fiebre, pero hoy no era día para tirar la toalla", dijo Buffon anoche. "Quiero darle las gracias al equipo por como defiende y como me defiende, empezando por los delanteros que se dejan el alma. Aquí hay ganas de compartirlo todo, incluso el sufrimiento", añadió el portero de la Juve antes de confesar que la Eurocopa de Francia será la última que juegue. Quiere, eso sí, llegar al Mundial de Rusia (tendrá 40 años).

Buffon, que debutó en la Serie A allá por 1995 en un Parma-Milan, lleva en la Juve 15 temporadas. No abandonó al equipo ni siquiera después del Moggigate [compra de árbitros por parte de los directivos del club, entre ellos, Luciano Moggi] cuando fue castigado con el descenso a Segunda. En la Serie B defendió Buffon la portería bianconera.

Lo explicó así en una entrevista con EL PAÍS. "Era un hombre feliz. Acababa de ganar un Mundial y el fútbol me dio una oportunidad para demostrar qué tipo de persona soy: quería hacer felices a millones de aficionados y ganarme el respeto de la gente como hombre, no sólo como futbolista". Ahora presume de un récord más. Y lo hace dedicando palabras cariñosas a cada uno de sus compañeros.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Eleonora Giovio
Es redactora de deportes, especializada en polideportivo, temas sociales y de abusos. Ha cubierto, entre otras cosas, dos Juegos Olímpicos. Ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS; ha sido colaboradora de Onda Cero y TVE. Es licenciada en Ciencias Internacionales y Diplomáticas por la Universidad de Bolonia y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_