Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

León, la cantera de Qatar

A falta de seis años para su Mundial el emirato ha convertido la Cultural en su semillero europeo de talentos

Tameen, Madibo y Sultan, jugadores de la Cultural Leonesa y de la selección sub-23 de Qatar.
Tameen, Madibo y Sultan, jugadores de la Cultural Leonesa y de la selección sub-23 de Qatar.

Pese a que está nevando, Tameen, Madibo y Sultan salen del vestuario camino al campo de entrenamiento de la Cultural Leonesa con una sonrisa. Son tres chicos cataríes de 19 años que tienen un sueño: ser competitivos en su Mundial, el que va a organizar Qatar en 2022. Ahora juegan al fútbol en Europa, en la Cultural Leonesa de Segunda División B, pero hasta ahora se habían formado en la Academia Aspire de Doha, el epicentro del proyecto nacional catarí para preparar a la selección nacional para el Mundial de fútbol.

El Gobierno de Qatar ha comprendido que sus jugadores tienen un déficit a nivel competitivo, así que ha emprendido una expansión por Europa para que sus futuros internacionales absolutos adquieran la experiencia necesaria para rendir al nivel exigido en una cita de tal calibre. Aspire ha comprado la Cultural y Deportiva Leonesa para que sea una extensión europea de su cantera nacional.

Juan Ferrando, entrenador de la Culural Leonesa. ampliar foto
Juan Ferrando, entrenador de la Culural Leonesa.

Madibo ha sido uno de los fichajes de invierno del equipo, cuenta que viene de Linz (Austria) y que en León la vida es mucho mejor: “Estamos muy contentos y perfectamente adaptados. La gente aquí es muy amable”, cuenta. Sus compañeros Tameen y Sultan llegaron en verano y explican que no les supone un problema vivir tan lejos de su casa, que el frío es secundario y que las ganas de aprender son más fuertes que cualquier otra cosa. “Nuestro objetivo es mejorar para el Mundial y estar en León es un paso más para conseguirlo”, argumenta Sultan.

Su entrenador, Juan Ferrando, tiene claro que lo mejor que tienen es su mentalidad. “Vienen pensando en trabajar, trabajar y trabajar. Entienden que un día sin entrenarse significa que han perdido un día de mejora”.

En Qatar viven más de dos millones de personas, pero solo el 20% (menos de 500.000) tiene nacionalidad catarí. Con ese volumen de jugadores seleccionables, el proyecto de formar un buen equipo para competir en un mundial de fútbol a seis años vista se antoja complicado.

Los qataríes de la Cultu se divierten en el entrenamiento. ampliar foto
Los qataríes de la Cultu se divierten en el entrenamiento.

El primer paso que dio Aspire fue crear un centro de formación de alto nivel, como el que tienen en Doha, y llenarlo de directivos y entrenadores europeos de primer nivel (el español Iván Bravo es el director general de la academia y el exportero de la Real Sociedad Roberto Olabe es director de fútbol). Hecho esto, la academia detectó un déficit en el nivel de sus jugadores, por eso han emprendido una expansión por Europa para que sus futbolistas adquieran experiencia al máximo nivel.

El asentamiento de Qatar en España está en León. La Academia Aspire compró la Cultural Leonesa en verano, después de haberse convertido en dueños ya otros dos clubes en Europa, el KAS Eupen de la Segunda División belga (con el que luchan por ascender a la Jupiler Pro League), y el LASK Linz de la segunda categoría de Austria.

Entre estos tres equipos, y otros con los que tienen convenios, como Villarreal o Red Bull Salzburgo, Aspire reparte a sus jugadores más talentosos para que compitan a nivel europeo.

Asiático sub-23 con hinchas leoneses

Los tres jugadores cataríes de la Cultural Leonesa, Tameen, Madibo y Sultan (y también Ali Almoez, que recientemente se ha incorporado a la disciplina leonesa) jugaron en el mes de enero el Campeonato de Asia sub-23, celebrado en su país. El resultado no fue el esperado, puesto que la derrota ante Irak en la prórroga del partido por el tercer y cuarto puesto les ha dejado fuera de los Juegos Olímpicos de Río el verano que viene, pero ellos destacan la experiencia adquirida y la comunión con un grupo de aficionados de la Cultural que viajó hasta Qatar para animarles. “Los Juegos eran un objetivo importante pero no el principal, todo está encaminado a que lleguemos preparados al Mundial y nos ha servido de aprendizaje”, dice Tameen.

La generación de los cataríes de León es la primera formada en Aspire, pero el trabajo con los jóvenes continúa. La cantera catarí tiene cada vez más nivel (el equipo sub-17 de Aspire Dreams ganó en febrero la Copa Internacional Al Kass, en la que participaron canteras como las de Real Madrid, PSG, Inter de Milán o Benfica) y el objetivo es conseguir un equipo competitivo para el Mundial 2022.

Antes de la llegada de Aspire a León, la Cultural atravesaba los peores momentos de sus 93 años historia, con una deuda de casi dos millones de euros y al borde de la desaparición. “Con los nuevos dueños”, que han asumido la deuda, “el club está saneado, al día de pagos con los acreedores y con los jugadores”, asegura el gerente del club, Felipe Llamazares.

En el plano deportivo, el entrenador Juan Ferrando explica que buscan aunar la formación de los jóvenes de Aspire (principal objetivo de la academia, propietaria del club) y las aspiraciones deportivas de la Cultural y su afición, que pasan por ascender a Segunda A (el equipo es sexto en la clasificación, a cuatro puntos de los puestos de play off de ascenso).

“Es difícil competir al máximo nivel y ayudar a jugadores que se están formando, pero son cosas compatibles. Fichamos jugadores que puedan ayudar, que aporten en los entrenamientos y que transmitan valores, aunque futbolísticamente nos den menos”, explica Ferrando. La actitud de los jóvenes del equipo también suma: “Queremos ayudar al equipo y que así también nosotros ganemos experiencia”, dice Madibo.

El gerente Felipe Llamazares explica que la propiedad quiere que el equipo compita: “Si ascendemos van a apoyar en todo. Al mismo tiempo, es nuestro objetivo como club que estos chicos sean internacionales”, explica.

Felipe Llamazares, gerente de la Cultural Leonesa. ampliar foto
Felipe Llamazares, gerente de la Cultural Leonesa.

Aprovechando el impulso del Mundial, Qatar quiere ir más allá y crear “un gran centro de formación de futbolistas en León”, dice Llamazares. “Se ha unificado la metodología de trabajo y el estilo de juego en todas las categorías. Se va a crear un grupo de élite con los mejores cadetes y juveniles, con un trato especializado e individualizado, y estamos formando entrenadores para que trabajen con la cantera”, explica.

El proyecto es fomentar el potencial de los jóvenes en Europa, en León, donde ya se sienten parte del proyecto futbolístico del emirato. Quedan seis años para 2022, pero el Mundial ya se está jugando en León.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.