Luis Enrique: “Me interesan los objetivos colectivos”

El entrenador asturiano, conforme con el juego de su equipo, resta importancia a su partido 100 como técnico del Barça y a igualar el récord de 28 partidos invictos

Luis Enrique, en el Ciutat de Valencia.
Luis Enrique, en el Ciutat de Valencia. Manuel Queimadelos Alonso (Getty Images)

El Barcelona anda de récords. Luis Enrique celebró su partido centenario en el banquillo -80 triunfos, 11 empates y 9 derrotas- y su grupo igualó el registro de encuentros sin conocer la derrota del Barça de Pep Guardiola de la temporada 2010-2011. Con 23 victorias y cinco empates, el asturiano calcó la marca del de Pep. “¿Cien partidos?”, le cuestionaron al preparador. “Está bien”, relativizó; “mejor llegar a 100 que a 50, pero la verdad es no que no dice nada. Solo me interesan los récords colectivos”. Y, en la misma línea, también minimizó la marca de 28 partidos sin perder. “Cuando acabe la temporada diré si ha servido de algo. Hay que esperar hasta el final. Son números y si sirven para conseguir títulos fantástico”, subrayó.

Economizando esfuerzos, venció el Barça al Levante en una de sus peores versiones, en un ejercicio más práctico que estético gracias al autogol de David Navarro y un último tanto sobre la bocina de Luis Suárez, que suma 36 dianas [20 en la Liga, por lo que es pichichi] en 34 partidos disputados. “Tengo la percepción de que el equipo ha hecho lo necesario. Estoy satisfecho del partido, del comportamiento, de la actitud de los jugadores”, estimó Luis Enrique, más pendiente del resultado que del juego, que por algo van líderes.

“Hemos sufrido mucho hasta el final. No hemos estado cómodos”

“Quisimos apretar en el inicio”, señaló Morales a pie de césped. “Sí, es que si no le pillas al principio al Barcelona, con el trascurso de los minutos es más complicado”, abundó Rubi, técnico del Levante. Ocurrió, sin embargo, que el Barça también salió mordiendo, con ocasiones de Neymar, Iniesta y un gol mal anulado a Messi. Luego, llegó el tanto en propia puerta de Navarro. “No tengo la impresión de que nos ha hecho más mal que bien. En este tipo de partidos conviene no regalar ni un minuto porque el rival va cogiendo confianza. Hemos hecho el gol pronto, pero hemos seguido teniendo ocasiones. Es lógico que el rival tenga que decir la suya. No creo que tenga nada que ver con el partido del Málaga”, convino el técnico asturiano.

El vestuario no coincidió tanto con Luis Enrique. “Hemos sufrido mucho hasta el final. No hemos estado cómodos”, resolvió Sergi Roberto, que jugó por Busquets en el eje.; “nos ha apretado y nos ha puesto las cosas muy difíciles, y por eso hemos tenido más problemas que otros días”. Se sumó al debate Mascherano: “Jugar mal y ganar. Es una clave para crecer. Este equipo sufría más en años anteriores cuando no hacia su mejor fútbol y hemos evolucionado en esa faceta”. Aunque tampoco quiso aceptar la versión rebajada del Barcelona y encontró en el viento una justificación: “No podíamos mover rápido el balón y eso hace todo más previsible y al rival le favorece. Más allá de eso, el equipo ha realizado un buen trabajo. Hemos estado sólidos”. E Iniesta completó: “Quizás no ha sido un partido súper espectacular, pero sí bueno y valioso. El Levante ha tendido sus opciones; nosotros también”.

Al Barça le sorprendió la táctica de Rubí, que dejaba a los dos delanteros arriba para tirar las contras y también a Morales de mediapunta, algo similar a lo que hizo el Dépor en el Camp Nou cuando firmó el empate antes de que el equipo viajara al Mundial de Clubes. “El rival dejó dos jugadores descolgados. Siempre es un hándicap. Los centrales en el Barcelona están acostumbrados a jugar casi hombre contra hombre en situaciones con mucho terreno por detrás”, señaló Luis Enrique. Los problemas del Barcelona y el espíritu combativo del Levante se extendieron por la grada del Ciutat de Valencia. “¡Sí se puede!”, fue el grito del levantinismo. Pero Suárez puso la puntilla al final para ahorrar el último minuto de sufrimiento. “Si no se hace un partido prácticamente perfecto es imposible ganar al Barça ante el que no hemos tenido ni suerte”, resumió Rubi.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS