Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Granada sobrevive en la locura

Un golazo de Rochina derrota al Getafe en un partido condicionado por unos minutos frenéticos en la segunda parte

El Arabi tras marcar el segundo gol.
El Arabi tras marcar el segundo gol. EFE

El Granada se metió en un lío pero consiguió salir a tiempo de él. Con un 2-0 a falta de 20 minutos y el Getafe rendido a su suerte, un incomprensible bajón del conjunto andaluz dio vida a su rival. Dos jugadas horriblemente defendidas pusieron un empate tan injusto como fugaz, ya que un tremebundo disparo de Rochina con la zurda puso el partido como siempre debía haber estado por los méritos de uno y otro, del lado granadino.

Granada, 3 - Getafe, 2

Granada: Andrés Fernández; Miguel Lopes, Babin, Lombán, Foulquier; Rubén Pérez, Fran Rico (Krhin, m.76); Edgar (Rober, m.66), Rochina (Javi Márquez, m.84), Success; y El Arabi.

Getafe: Guaita; Damián, Cala, Vergini, Yoda; J. Rodríguez (Stefan, m.57), Lacen; Pedro León (Wanderson, m.57), Sarabia, Víctor Rodríguez (Moi Gómez, m.71); y Alvaro

Arbitro: De Burgos Bengoetxea (Vasco). Mostró cartulina amarilla a los locales Fran Rico y Rochina, y a los visitantes Wanderson, Stefan y Cala.

Goles: 1-0, m.27: Fran Rico. 2-0, m.36: El Arabi. 2-1, m.70: Stefan. 2-1, m.73: Moi Gómez. 3-2, m.77: Rochina.

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésimo primera jornada de la Liga BBVA disputado en el Estadio Nuevo Los Cármenes ante 15.500 espectadores.

La cabeza de Sandoval dependía de este partido y sus jugadores no especularon con el puesto de su entrenador. Salieron a por los tres puntos los nazaríes desde el inicio, arrinconando a un timorato Getafe que apareció por Los Cármenes henchido por los tres triunfos anteriores y por la zona de confort en la que habita. Era una oportunidad importante para que los de Escribá oliesen los puestos europeos, pero tendrán que seguir en la zona donde no hay chicha ni limoná, que no es poco para un equipo modesto.

A pesar del claro dominio local, un trallazo de Lacen explotó en la escuadra de Andrés Fernández, una volea que de haber entrado hubiese sido carne de repetición continua. Pero no fue gol y al poco un cabezazo de Fran Rico inauguró el marcador tras un gran centro de Miguel Lopes. El lateral diestro portugués le ganó siempre la partida a Yoda, que cubrió el flanco defensivo izquierdo del Getafe.

No paró el Granada y siguió acosando a un Guaita que no encontraba mucha apoyo en su defensa. Bastante hizo el portero valenciano cuando despejó como pudo un duro disparo de Rochina, la mala suerte fue que cayese en las botas de El Arabi, que marcó a placer. Siguió mal el Getafe, que sin embargo pudo meterse en el partido antes del descanso si Álvaro Vázquez hubiese embocado a puerta vacía.

Los de Escribá andaban aturdidos y con las piernas encogidas, apenas pasaban de medio campo con el balón controlado y solo las paradas de Guaita impedían el festival granadino. Pero a falta de 20 minutos llegó la locura. Solo duró seis minutos, pero en ellos se concentró todo el jugo del partido, y se jugó el futuro de Sandoval. Primero un pelotazo de Cala fue controlado por Scepovic, solo, y batió a Andrés con una gran vaselina. Dos minutos después un centro de Sarabia desde la derecha encontró rematador en el segundo palo. Gol de Moi Gómez, solo. Dos fallos defensivos echaban por el sumidero todo el buen trabajo del Granada. El fútbol es cruel, pero no tanto. Por eso solo unos minutos después Rochina enganchó un zurdazo que mandó el balón a la escuadra y zanjaba el partido. La inmediata ocasión de Wanderson -remató a las nubes cuando estaba solo- fue el último signo de rebeldía del Getafe.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.