Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Madrid se mide al Barça en un clásico entre espejismos en la Euroliga

El Madrid, con su peor contabilidad en 10 años, aspira a dejar en situación delicada al Barça

Tras un gran inicio, los azulgrana solo ha ganado uno de sus últimos seis partidos en Europa

Rudy y Llull se entrenan al margen del grupo
Rudy y Llull se entrenan al margen del grupo DIARIO AS

Después de 110 días de competición y a falta de un mes para que se dispute en A Coruña la Copa del Rey, el primer gran título de la temporada, Madrid y Barça calibran sus fuerzas en un nuevo clásico en versión europea (20.45, Canal+ Deportes), el segundo del curso, el 39º enfrentamiento entre los dos grandes del baloncesto español en cuatro años y medio (con un balance de 22-16 a favor de los blancos). Un pulso entre trampantojos de sensaciones y estadísticas.

El conjunto de Pablo Laso, que acumula 12 derrotas en 32 encuentros oficiales —tantas como en la temporada 2012-2013 al completo y solo dos menos que en todo el curso pasado—, confía en recuperar piezas progresivamente (Llull y Rudy) para fraguar la mezcla rumbo a la disputa de los trofeos; el Barça, con el refuerzo de un fulgurante Abrines, en retomar el pulso de su estreno en la Euroliga. “Lo más difícil de manejar es no contar con todo el equipo”, explica el técnico madridista que, obligado por los contratiempos, ha gestionado hasta 16 jugadores en este tramo en el que los blancos han firmado su peor arranque desde 2005, cuando con Maljkovic en el banquillo acumularon 15 derrotas en los 30 partidos iniciales. “A los cambios y a las lesiones les echo mucha culpa de la irregularidad del equipo. Muchos de los entrenadores contra los que he jugado me han dicho que es muy difícil hacer un equipo sin pretemporada y muchos jugadores no llegaron en agosto en la mejor situación. Esto son aspectos que ya sabíamos, las lesiones no. Lo obligatorio es hacer todo lo posible por sobreponerse e ir creciendo como equipo, sabiendo que iremos recuperando jugadores pero que tenemos que dar nuestra mejor versión porque la competición nos exige”, analiza Laso. Su Madrid, que en la ACB y la Euroliga presume de munición con 91,25 y 85,3 puntos a favor de media respectivamente, es al tiempo la peor defensa del continente con 82,15 puntos de media en contra. “Para ganar al Barça tenemos que mostrar nuestra mejor versión y en el clásico anterior no lo hicimos”, completa el técnico.

Llull será duda hasta el final

Sergio Llull, que se lesionó en el clásico del 27 de diciembre en Madrid, apura sus opciones para regresar al equipo una vez superados sus problemas en los isquiotibiales del muslo izquierdo. “No sé si lo vamos a poder recuperar. Estamos hablando de un tema muscular, que es siempre muy complicados. Él está mucho mejor, pero lo que sí tengo claro es que no vamos a forzarle si no está al cien por cien. El martes hizo algunos ejercicios con el resto del equipo pero toda la parte en la que no va a tope. Está mucho mejor y está entrenando fuerte, pero tenemos que esperar hasta el final”, explicó Pablo Laso. Sin el menorquín, cuya baja se unió a la ausencia de larga duración de Rudy Fernández, los blancos han perdido tres de sus últimos seis partidos.

Victoria del Barça en Liga

Enfrente, los blancos se encontrarán el muro del Barça. El mejor dique de contención de la Liga Endesa, que solo encaja 69,25 puntos de media (75,7 en la Euroliga), pero ya suma dos derrotas en tres jornadas del Top 16. “No pienso nunca en la derrota; lo único que tengo en la cabeza es ganar. Pero más allá de la clasificación hay que mirar dónde jugamos, porque perder ante Olympiacos, CSKA y Real Madrid fuera de casa no es lo mismo que caer en casa”, repasa Xavi Pascual, que espera a un “rival herido” tras la solvente victoria azulgrana en Madrid hace menos de un mes (84-91) y relativiza la presión de la cita. Tras quedarse sin títulos la temporada pasada, por primera vez en siete años, el Barça comenzó el curso agarrando la Supercopa. Sin embargo, el conjunto azulgrana que arrancó imponente la Euroliga (con seis victorias en las siete primeras jornadas), solo ha vencido en uno de sus últimos seis partidos en Europa.

“Sabemos de la importancia de ganar ante rivales como el Barça y la confianza que nos daría. Si lo conseguimos nos dará un gran empujón; pero si no, no será nada definitivo a estas alturas”, señala Sergio Rodríguez que, duplicando su cuota de protagonismo en ausencia de Llull, promedia 10,2 asistencias en lo que va de 2016. Con el clásico como unidad de medida y distintas hojas de ruta, Madrid y Barça se vigilan en el llano antes de la ascensión final. “Son competiciones diferentes y este partido tiene diferente importancia al de hace un mes. No es lo mismo una Liga de 34 jornadas que una de 14”, cierra Laso.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información