Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bale no necesita cariño

El galés lleva 12 tantos: es el mejor cabeceador de Europa y lidera también las asistencias en Liga

Gareth Bale golpea balón durante el partido contra el Deportivo. Ampliar foto
Gareth Bale golpea balón durante el partido contra el Deportivo. EFE

Decían que era el jugador más afectado por la salida de Rafa Benítez. Zidane dijo que entendía que pudiera estar molesto y que le daría todo el apoyo y el cariño para que jugara bien. En realidad, Gareth Bale no necesitaba motivaciones extras, ni dosis especiales de mimos. El galés es el único futbolista de la plantilla que en los dos últimos meses ha mantenido nivel y ritmo de juego. De los 12 goles que lleva en Liga, ha marcado ocho en los últimos cuatro partidos.

El Bernabéu le regaló una atronadora ovación el sábado cuando Zidane le cambió en el minuto 73. Bale dio las gracias y luego apareció por la zona mixta con su gorra del revés y su inglés. Todavía no atiende a los medios en castellano. “Zidane me da la misma libertad que me daba Benítez”, dijo. El galés, que sigue en la banda derecha, acababa de marcar tres goles, su segundo hat-trick de la temporada. Dos de cabeza y otro con la zurda de primera a pase de Cristiano. Seis han sido los cabezazos que ha clavado en lo que va de temporada –Kroos y Carvajal ya sacan los córneres y los centros con los ojos cerrados-; nadie en las grandes ligas europeas tiene esos registros (Giroud, del Arsenal, lleva cinco de cabeza).

Bale no solo marca, sino que también asiste. En la Liga comparte récord de asistencias (siete) con Cristiano, Neymar y Soldado. “A Bale le pido lo mismo que a todos: cuando no tenemos el balón estar juntos y defender. Cuando lo tenemos, que abra el campo y a jugar. Estoy contento por lo que ha hecho hoy, porque no es fácil marcar tres goles en un partido”, comentó Zidane. Contra el Deportivo se le vio prodigarse también en defensa cuando Carvajal no replegaba a tiempo.

El galés ha sufrido dos lesiones musculares esta temporada: en el gemelo y en el sóleo. En total se perdió ocho partidos. Superados los problemas físicos (regresó contra el Sevilla en el Sánchez Pizjuán) ha alcanzado velocidad de crucero. Es el segundo máximo goleador del Madrid en Liga (Cristiano y Benzema llevan 14 tantos) y hasta parece hacerle sombra al portugués que el sábado terminó desquiciado por no haberse sumado a la goleada. “Hoy es imposible”, se le vio decir en los últimos instantes del partido cuando Jesé, generoso, le metió un gran pase y él se tropezó. Lo aprovechó Benzema.

Bale parece haberse convertido en la cabeza de la BBC que recupera por fin brillo. Debido a las lesiones, los tres sólo han jugado juntos diez partidos (de 26) esta campaña. Zidane puede contar de nuevo con ellos y con un Bale que empezó la temporada como si fuera a hacer una travesía en el desierto (dos goles ante el Betis a finales de agosto y luego nada hasta finales de noviembre) y que ahora parece haber encontrado su oasis particular. Se ha metido ahí dentro de cabeza.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información