Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fiesta en Catalunya; copa para Euskadi

Aduriz no perdona tampoco en el amistoso del Camp Nou presidido por el buen juego visitante y la reacción local

Piqué persigue a Toquero en el duelo del Camp Nou. Ampliar foto
Piqué persigue a Toquero en el duelo del Camp Nou.

La pelota no habla, no sabe contar y no entiende de colores. Sin embargo, el fútbol genera grandes parlamentos, funciona como analgésico en lugares olvidados de billetes, y, a veces, también busca reivindicar banderas. Aunque el Camp Nou estaba medio vacío (51.224 aficionados), las selecciones de Catalunya y Euskadi comparecieron en un duelo más simbólico que futbolero. El balón era una excusa. La hinchada, en cualquier caso, se lo pasó bien: cantó, hizo la ola y enseñó las estelades. El partido, como de costumbre, lo resolvió Aduriz, 10 goles en la Liga y un martillo también en los partidos entre ambas selecciones (4 tantos consecutivos).

CATALUNYA, 0 – EUSKADI, 1

Catalunya: Pau López; Aleix Vidal, Piqué, Bartra, Jordi Alba; Verdú, Busquets, Sergi Roberto; Piti, Sergio García y Víctor Rodríguez. También jugaron: Masip, De la Bella, Víctor Álvarez, David López, Javi Márquez, Gerard Moreno, Keita Balde, Montoya, Dídac Vilà, Álvaro y Jordán.

Euskadi: Iraizoz; Bóveda, Ansotegi, Íñigo Martínez, Yuri; Muniain, San José, Illarramendi, Xabi Prieto; Aduriz y Toquero. También jugaron: Riesgo; Balenciaga, Carlos Martínez, Agirretxe, Capa, Bergara, Etxeita, Rico, Roberto Torres, Aurtenetxe y Eraso.

Goles: 0-1. M. 40. Aduriz.

Árbitro: Xavier Estrada. Amonestó a Sergio García, Eraso y Dídac Vilà.

Camp Nou. 51.224 espectadores.

El Camp Nou se vistió para la ocasión: la fachada, el túnel de vestuarios, la sala de prensa y la zona mixta se prepararon para recibir a las dos selecciones. Hasta el balón se pintó diferente. Había buenos motivos: celebrar los 100 años del primer partido entre Catalunya y Euskadi; el primero, en una joven Catedral, aconteció el 3 de enero de 1915.

No hay consuelo para los dos seleccionadores de Cataluña: Gerard López lo está pasando mal al frente del filial azulgrana, que ocupa plazas de descenso en Segunda B, y Sergio González ya se cayó del banquillo del Espanyol. Los técnicos contaban con una especie de revancha al mando de la selección catalana; pero, ni eso. Con los onces de lujo sobre el campo, el control del balón era de los catalanes, aunque estéril. Sin pimienta en ataque y distraídos en defensa, los delanteros vascos desafiaron a Pau una y otra vez. El portero del Espanyol sacó un gran manotazo contra un tiro de Aduriz y después le negó el gol a Toquero hasta que en la tercera que tuvo el combinado vasco, el meta catalán no tuvo más remedio que ir a buscar el cuero a la red.

Euskadi tuvo más fútbol y ocasiones durante el primer tiempo mientras que en el segundo, el aluvión de cambios, provocó que a la larga el encuentro girara a favor de Catalunya. Euskadi cambió a los 11 jugadores, mientras que los entrenadores catalanes, tras el descanso, dejaron en el campo a Verdú, Sergio García, Bartra y Aleix Vidal, quien a la espera de debutar con el Barça, necesita minutos, pues su último partido fue con la Roja el 11 de junio. Intentó igualar la selección catalana, pero el partido ya llevaba el gol de Aduriz y el nombre de Pau. Los remates de Gerard Moreno no encontraron el marco.

Triunfo vasco en el Mini

Antes, en un Miniestadi con 4.106 espectadores, fue el momento de las chicas. La selección femenina de Euskadi se impuso a la catalana en la tanda de penaltis (3-4), después de empatar a uno, con goles de Naiara Beristian para las vascas y de Marta Corredera para la selección de Natalia Arroyo.

“Hay que repensar la fórmula y tomar decisiones en el futuro”

El partido fue presenciado por 51.224 espectadores en el Camp Nou. “Es un éxito total”, argumentó el seleccionador catalán Gerard López. “Lástima que no hemos podido brindarles la victoria ni tampoco un gol”.

“No está mal; hay que tener en cuenta la fecha —Sant Esteve— y que el Camp Nou es inmenso”, afirmó Artur Mas, presidente de la Generalitat, cuando se le preguntó por la afluencia de público en un partido que contó también con la presencia del lehendakari, Iñigo Urkullu. “Hay que repensar la fórmula y tomar decisiones en el futuro”, afirmó, por su parte, el presidente de la Federación Catalana, Andreu Subies. “En cualquier caso, es una buena noche para el fútbol catalán”.

Hubo una gran exhibición de estelades, muchos cánticos a favor de la independencia y se produjo un incidente menor entre aficionados de ambos equipos en el fondo norte.

“Creo que el gol de Aduriz se produjo en fuera de juego y a nosotros, en cambio, no nos han dado uno de Moreno que parecía gol. Por eso creo que el resultado es injusto”, zanjó Gerard López.